OPINIÓN| Bolivia, golpe de Estado y pseudo cristianos antievangélicos

Bolivia, golpe de Estado y los pseudo cristianos antievangélicos

Opinión por reverendo Héctor Fernández*


 ¿Qué otra cosa es la riqueza cuando no se piensa en Dios? Un ídolo de oro, un becerro de oro. Y lo están adorando, se postran ante él, le ofrecen sacrificios. ¡Qué sacrificios enormes se hacen ante la idolatría del dinero! No sólo sacrificios, sino iniquidades. Se paga para matar. Se paga el pecado. Y se vende. Todo se comercializa. Todo es lícito ante el dinero (Homilía 11 de septiembre de 1977, I-II p. 214).

En los años de gobierno de Evo Morales, son  evidentes los avances económicos sociales documentados por el Banco Mundial y otros organismo expertos y con reconocimiento internacional, estos avances pueden resumirse en una economía en crecimiento, fortalecida sostenidamente y lo que es más importante, en  beneficio principalmente de los grupos históricamente más vulnerables, beneficio del cual también tuvieron parte algunos grupos empresariales.

Bienestar para todos. Aun así, para el gobierno norteamericano el periodo de Evo no fue de sus agrado pues a pesar de los avances económicos sociales, no identifico ese gobierno como de su órbita y beneplácito ideológico político ya que no fue un gobierno incondicional sometido a los planes de Donal trump y los grupos ultraconservadores norteamericanos.

El tema de expresiones cristianas invertidas o seudo cristianas y anti evangélicas es muy complejo y amplio para agotarlo en un breve artículo. Recordemos que esos problemas vienen incubándose desde hace varias décadas, actualmente  están evidenciándose en Brasil, con el presidente Bolsonaro, y ahora surgen con mucha fuerza en Bolivia, pero también están presentes en países centroamericanos y por supuesto en los Estados Unidos, Trump se auto proclamó como “el elegido” y un líder de ultra derecha conservadora lo ha descrito como “rey de Israel”.

Los seudos cristianos desde Estados Unidos  inciden, mediante sus contactos, en los países latinoamericanos.   Y ¿por qué caracterizarlos como anti evangélicos? Baste recordar las actitudes de Bolsonaro ante los incendios de la selva amazónica, su perspectiva de desprecio hacia  los sectores indígenas y Trump encarcelando niños y separándoles de sus padres y madres eso solo para mencionar algunos aspectos anti vida. El tema necesita ser tratado con detenimiento y con la finalidad de aportar a que los sectores cristianos realmente evangélicos logren revisar y posicionarse en sus trabajos y esfuerzos por la defensa y promoción de la vida en todas sus expresiones.

Lo que por el momento  pretendo es abordar una pequeña parte de la situación de Bolivia y en ese sentido para que recordemos que en el caso particular de personas que confiesan su fe cristiana e intentan ser coherentes en la práctica con esa confesión, es que en todo conflicto o situación complicada en perspectiva de iluminar con posibles soluciones evangélicas, el parámetro es Jesús de Nazaret.  ¿Cómo actuaria Jesús ante la situación? Y de paso recordar que evangélico significa portador de buena nueva buena noticia para los que más sufre, ser pues persona que actúa a la manera de Jesús, desenmascarando el pecado social y estructural y anunciando las buenas noticias a los empobrecidos. 

A la presente fecha podemos afirmar que el  golpe de estado en Bolivia fue planeado con suficiente anticipación por el gobierno norteamericano en colusión con un grupo empresarial y un sector militar boliviano, de paso mencionar que el jefe militar que se presto al juego de los norteamericanos el cual  “sugirió” a Evo renunciar, ya huyo rumbo a Estados Unidos con un beneficio de un millón de dólares según fuentes de noticias internacionales y cargando sobre las espaldas traición al pueblo.

Lo del día a día en Bolivia desde el golpe, es la inestabilidad y la confrontación entre los grupos que dieron el golpe y los amplios sectores que no están a favor del golpe ni del gobierno golpista. El golpe a puesto en mayor evidencia la lucha de clases, el oscurantismo y el racismo, entre otras muchas situaciones negativas. En todo el proceso golpista se hace notorio, entre los sectores golpistas, el  componente religioso seudo cristiano, contrario al evangelio de Jesús, y por ello anti evangélico.

 “Bolivia para Cristo. Nunca más volverá la pachamama al palacio de gobierno” dijo Luis Fernando Camacho Vaca, El Macho, abogado de la rica y preponderante región oriental de Santa Cruz 

Jeanine añez “Tras su autoproclamación y después de su rápida presentación en la Asamblea Legislativa Plurinacional, Áñez se dirigió a la casa de Gobierno, conocida como Palacio Quemado. Al llegar al edificio, llevaba una Biblia de gran tamaño entre sus manos: «¡Gracias a Dios, ha permitido que la Biblia vuelva a entrar al Palacio!», expresó.” 

"Han matado al pueblo humilde usando la Biblia. Han venido a matarnos como los españoles, con la Biblia y la espada" dijo una mujer en El Alto.

Quemar, ofender la wipala, símbolo esencial de la plurinacionalidad boliviana es un acto racista y eso han hecho los golpistas la wipala es un emblema de las naciones andinas y representan su filosofía de vida.

Las actitudes de golpistas  seudo cristianos anti evangélicos es preocupante evidentemente para el pueblo boliviano, pero son también una amenaza para todos los pueblos del planeta ya que manifiestan posturas de fanatismo anti vida y por ende anti evangélica ya que promueve   la supremacía blanca que genera y desarrolla las acciones racistas que se están desarrollando con lujo de barbarie y violencia, de la misma forma que alienta la lucha entre clases, que en Bolivia son dos situaciones que van unidas: lucha de clases y racismo. 

Una clase privilegiada que pretende ampararse en un falso ídolo que no es el dios de vida y amor, sino un ídolo falso que está a favor de las perversiones anti evangélica, esto no tienen nada de nuevo ya que en el transcurso de la historia, como seres humanos, hemos experimentado  el nazismo y la conquista de España con toda la saña y brutalidad con la cual se desarrollaron ambos fenómenos. En ambos casos en la religión de una clase privilegiada se amparaban los crímenes y asesinatos en cada momento de su desarrollo, priorizando la riqueza material en detrimento de la vida.

El Dios que nos mostró Jesús es por su parte y en esencia, un Dios de amor que no hace exclusión de personas por color de piel o clase social, pero que manifiesta su preferencia por los más empobrecidos, excluidos, y mantiene un llamado permanente de conversión a aquellas personas que en su esquizofrenia paranoide van tras un falso ídolo violento clasista y racista.

Los cristianos que se identifican con el Dios mostrado por Jesús en esta hora difícil y complicada de Bolivia deben tener seguridad que les acompaña en sus trabajos y esfuerzos por promover y defender el dialogo, la participación y el bienestar de todos en los procesos socio políticos y económicos, principalmente de los ciudadanos más vulnerables.

Y nos convoca a todos a reforzar nuestra solidaridad con el pueblo boliviano y todos los pueblos del mundo que trabajan en función de sociedades que intentan reflejar los valores del reino de Dios y no los anti valores de falsos ídolos.


*Hector Fernández, exvicerector de la Universidad Luterana de El Salvador y actualmente director del Instituto Ecuménico Diaconal Esteban. Columnista de la Revista GatoEncerrado.

Comenta