Foto/Mónica Campos

Los claroscuros de la histórica candidatura trans de Alejandra Menjívar

Alejandra Menjívar ha pasado a la historia de El Salvador como la primera mujer transgénero en competir por un cargo de elección popular. Con una agenda LGBTIQ, Menjívar busca un escaño en el Parlamento Centroamericano con el FMLN, un partido que ella considera la única opción de izquierda, pero al que las organizaciones de la diversidad sexual le reclaman la falta de apoyo a sus demandas. Menjívar se reconoce histórica en una elección en la que cuenta con el apoyo de parte del movimiento pero carga con la crítica de activistas que señalan la falta de consulta con las organizaciones LGBTIQ y otros que la han denunciado por el manejo irregular de fondos de una oenegé.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Por Karen Moreno

Por Karen Moreno

Mónica Campos

Mónica Campos

Alejandra Menjívar es la primera mujer transgénero en la historia de El Salvador en participar como candidata a un cargo de elección popular. Nació en la ciudad de Santa Ana, en 1985, y actualmente es estudiante de la carrera de Sociología en la Universidad de El Salvador. En 2016 se graduó de la Escuela Centroamericana de Liderazgos LGBTIQ del Victory Institute y en las elecciones de este 28 de febrero busca un escaño en el Parlamento Centroamericano (Parlacen) de la mano del FMLN, al que considera el único partido de izquierda en el país. “Somos parte de un partido político tradicional que, de una u otra manera, ha sido la vanguardia en la defensa de las luchas de los movimientos sociales y los derechos humanos”, declaró.

Mejívar identifica avances en el interior de su instituto político, que en 2018 dio iniciativa de ley a la propuesta de identidad de género en la Asamblea Legislativa. A la fecha, solo el FMLN tiene un colectivo LGBTIQ, que aunque no está estipulado en los estatutos, se ha mantenido activo y ha sido reconocido por la Comisión Política. La misma Alejandra ha liderado el colectivo como secretaria nacional y ha trabajado para que se convierta en una secretaría con reconocimiento formal en el partido. “Claro que hay resistencia todavía, por supuesto. No podría decirte en qué niveles, porque hay jóvenes, hay adultos y hay veteranos que todavía no logran entender el tema de la diversidad y consideran que es una cooptación del sistema capitalista, una moda impuesta por el sistema neoliberal”, explicó a GatoEncerrado

Menjívar ha sido una de las primeras candidatas que ha hecho campaña con el pañuelo verde, símbolo transnacional de la lucha por el aborto legal. En El Salvador, las organizaciones civiles han promovido la interrupción del embarazo en cuatro causales, pero Alejandra va más allá: “Para mí debería ser sin necesidad de las cuatro causales, por el derecho a decidir de las mujeres”, consideró. Otra de las particularidades de Menjívar son sus planteamientos transfeministas. “Yo creo que es importante el transfeminismo porque el cuerpo es político y una vagina no te define si sos o no mujer. El rollo del transfeminismo tiene que ver con la deconstrucción del cuerpo como una herramienta de lucha. Es decir, lo que vos sos es lo que vivís, cómo vos te ves, cómo luchás”. 

Alejandra Menjívar, la primera candidata trans por el partido FMLN, durante una entrevista con GatoEncerrado.

Desde muy temprana edad, Alejandra Menjívar supo que era diferente a sus compañeros y compañeras de escuela, pero no fue sino hasta los 13 años de edad que escuchó por primera vez, gracias a un tío que era gay, conceptos relacionados a la diversidad sexual. A los 18 años asumió su identidad e inició su transición con el apoyo total de su grupo familiar, en su mayoría compuesto por mujeres, que lejos de rechazarla, tomó la noticia con preocupación debido a la sociedad machista.

“Como cualquier familia de cualquier trans, con incertidumbre, con miedo, con preocupación de lo que nos puede pasar, de cómo la sociedad es de machista, que nos matan a diario, que nos vulneran derechos”, relató, consciente de que en El Salvador la esperanza de vida de las mujeres trans es de 33 años. 

A la violencia machista y transfeminicida se suma la violencia institucional. En el país no existe una Ley de Identidad de Género, esto incide en que los crímenes contra mujeres trans no sean rastreables en el sistema de justicia, por lo tanto, no hay cifras oficiales de los transfeminicidios. Comcavis Trans, una organización que ha observado la situación de manera independiente, reportó que de 2019 a 2021 hubo 11 asesinatos contra personas trans. Entre las pocas conquistas de las organizaciones LGBTI está la reforma al Código Penal, que incluyó el agravante por crímenes de odio en 2015; sin embargo, solo se ha reconocido en la condena de un caso, en 2017.

En cuanto a la violencia social, las personas trans son excluidas al punto de abandonar estudios, no encontrar oportunidades de empleo formal ni espacios de desarrollo en el deporte o la política. Este es el panorama en el que Menjívar ha logrado sortear las barreras institucionales del sistema político electoral y se integra a la lista de las pocas mujeres trans en política en los países de América.

Mujeres trans que han hecho historia

Kátia Tapety
Primera política transgénero en ser electa en Brasil. Tapety ganó las elecciones para ser consejal del municipio de Colônia en Brasil.
Alejandra González Pino
Primera persona trans en ganar una elección popular en Chile en 2004, cuando se convirtió en consejal en las elecciones municipales de la comuna de Lampa.
Tamara Adrián Hernández
Primera diputada transgénero electa de la Asamblea Nacional de Venezuela y de América Latina, por el Movimiento de la Unidad Democrática.
Danica Roem
Primera mujer transexual en ser electa legisladora en el Estado de Virginia, Estados Unidos.
Christine Hallquist
Primera mujer transgénero en ser candidata a la gobernación de un Estado en Estados Unidos. Ganó las primarias demócratas en el Estado de Vermont.
Sarah McBride
La primera mujer trans en ganar un escaño en un senado estatal de EEUU.
Karla Coronado Grijalva
La primera mujer transexual en competir como candidata a diputada federal en México con el Partido Acción Nacional (PAN).
Alejandra Menjívar Guadrón
Primera mujer transgénero en ser candidata a un cargo de función pública en El Salvador. Mejívar compite por una diputación en el Parlamento Centroamericano con el partido FMLN.
1992
2004
2015
2017
2018
2020
2021
2021

Indicación: Deslice para ver los perfiles.

De ser electa, aseguró que buscará “que los Estados miembros del Parlacen suscriban y ratifiquen convenios y tratados internacionales en materia de derechos humanos en sectores históricamente excluidos y de las personas LGBTIQ”. Para ella, hay temas urgentes como la Ley de Identidad, la despenalización del aborto, la educación sexual y el matrimonio igualitario. Pero también ha contemplado en su plataforma otros temas que no son específicos de la población LGBTIQ, como derechos de los migrantes, de los pueblos originarios y afrodescendientes y, en medio ambiente, ha propuesto impulsar la firma del Acuerdo de Escazú. 

El Parlacen ha sido una institución regional criticada por su inoperancia. Alejandra, sin embargo, es optimista, piensa transformar esa entidad y está convencida de que puede incidir desde ahí en la política salvadoreña. “Creemos que por eso es importante la decisión de haber participado en el parlamento, porque cualquier persona defensora de derechos humanos, de la diversidad, de los movimientos sociales, podrá votar por esta candidatura”, dijo.

La candidatura de Menjívar ha sido ampliamente cubierta por medios internacionales, ya que es histórica en un país conservador como El Salvador. El pasado 8 de febrero, en la presentación de su plataforma, asistió la activista Ruby Corado, fundadora de Casa Ruby, un espacio que acoge a migrantes LGBTIQ en Washington D.C. “Para mí es un orgullo, como mujer salvadoreña que vive en el extranjero, poder estar aquí. Porque sabemos que nunca vamos a poder tener el acceso a lo que necesitamos si no somos parte de la política y para mí este es un logro mundial. En Estados Unidos soy Ruby Corado desde hace más de 20 años, pero entro a El Salvador y no se me reconoce eso y para mí es un abuso a mi identidad”, dijo a GatoEncerrado en la presentación de la plataforma de Menjívar.

Corado conoció sobre la candidatura de Menjívar en un periódico de Washington y acordó reunirse con ella para el lanzamiento de su plataforma. “Yo le dije: te tengo que conocer, porque yo soy una mujer adulta de 51 años, ya debería de estar muerta, pero el día de hoy puedo ser testiga de un evento histórico a nivel mundial”, comentó.

Alejandra Menjívar y la activista Ruby Corado se conocieron el día de la presentación de la plataforma de la candidata. Corado supo de la postulación por la prensa internacional.

Derechos LGBTI: ausentes en elecciones 2021

La candidatura de Menjívar ha surgido en un contexto en el que la mayoría de partidos políticos están en contra de los derechos de las poblaciones LGBTI. La Federación Salvadoreña LGBTI, conformada por 12 organizaciones, ha monitoreado la campaña electoral legislativa y municipal 2021, y ha detectado que no hay propuestas concretas. 

La mayoría de los candidatos y candidatas no están a favor de derechos como el matrimonio igualitario o la aprobación de la Ley de Identidad de Género, según la Federación; a excepción de unos cuantos postulantes a diputados para la Asamblea Legislativa, como Bertha De León y Erick Iván Ortiz, del partido Nuestro Tiempo, y Daniela Genovéz, del FMLN. 

Nidia Diaz, de la Comisión Política del FMLN, mencionó a esta revista que su partido está a favor de la Ley de Identidad de Género, pero que actualmente no existe la correlación en la Comisión de la Mujer de la Asamblea Legislativa para su estudio y aprobación. En relación al matrimonio igualitario, expresó que debe existir un debate serio en el país para que las poblaciones LGBTI alcancen ese derecho. 

Para Karla Guevara, directora de Colectivo Alejandría, si bien el FMLN es el partido que más ha apoyado históricamente al movimiento LGBTI, nunca tiene una postura y propuesta concreta en relación al matrimonio igualitario. 

El partido Vamos, de ideología humanista cristiana, no está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo pero se mantienen "abiertos" al debate. De la misma manera, partidos conservadores como el PDC y el PCN. 

Guevara también indicó que el Plan Cuscatlán, del ahora presidente Nayib Bukele, hace referencia a la importancia de la promoción de espacios inclusivos para el movimiento LGBTIQ, pero criticó que los candidatos y candidatas del partido de Bukele, Nuevas Ideas, no llevan propuestas legislativas relacionadas. 

Menjívar ha manifestado que defenderá los derechos LGBTI si logra un puesto en el Parlacen y que su plataforma de campaña es “de creación colectiva”, con la consulta de 453 organizaciones de sociedad civil, a través de grupos focales y reuniones virtuales. Sin embargo, Mónica Linares, directora de la Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano (ASPIDH), criticó que la candidata no se reunió con la Federación para crear su plataforma y compromisos de trabajo.

Menjívar alza la bandera LGBTIQ y Trans al recibir el documento de la Plataforma Legislativa de Juventudes, un documento entregado a candidatos y candidatas de todos los partidos políticos en contienda el pasado 27 de enero.

La mancha en el perfil

El perfil de Menjívar como candidata tiene una mancha. La Red de Jóvenes Positivos, una organización conformada en 2014, participó ese mismo año para financiar su proyecto con la subvención del HIV Leaders Young Fund. El proyecto resultó ganador y fue realizado por jóvenes activistas, entre ellos Joel Barrera y Alejandra Menjívar Guardón. Según Joel Barrera, quien en ese momento era secretario general de la organización, la Red buscó a una organización que fuera receptora del dinero, pues todavía no tenían personería jurídica. Fue así como acordaron con la Asociación Fraternidad Sin Fronteras sirviera como receptor legal del dinero de la subvención. 

En marzo de 2015, la Asociación Fraternidad Sin Fronteras, por petición de Barrera, denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) a Mejívar por el delito de hurto. En el acta de denuncia está detallado que a Menjívar se le entregó cuatro cheques por un total de $7 mil para la compra de equipo que incluía computadoras, cañón y cámaras digitales, pero que ella cambió los cheques y abrió una cuenta para depositar el dinero. 

La investigación no avanzó, según Barrera, porque Fraternidad Sin Fronteras se desligó del caso. “No avanzó nada el proceso, y no podía seguir yo empujando porque de nuevo me dijo la fiscal del caso que no era yo el ofendido realmente y que debía ser Fraternidad Sin Fronteras los que lo empujaran y al final se desenmarcaron, les importó poco”, comentó.

Jaime Quijano, quien figura como representante de la Fraternidad Sin Fronteras en el acta presentada ante la FGR, explicó: “Yo no fui el afectado, sino otras partes que no hicieron nada porque también no tenían pruebas. Cuando entregamos el dinero, ya no éramos nosotros los ejecutores. Así que entre ellos tuvieron problemas. En todo caso no fuimos afectados”.

Para escuchar la versión de Menjívar sobre este caso, GatoEncerrado la contactó a través de su jefe de comunicaciones, Francisco Ascencio, quien inicialmente concedió una entrevista presencial. Pero, durante la tarde de ese mismo día, Menjívar llamó a las periodistas pidiendo que dejaran de hacer preguntas acerca del caso a personas del partido FMLN. Las preguntas que las periodistas estaban haciendo eran parte del proceso necesario para la verificación de la denuncia y los documentos a los que esta revista tuvo acceso. Horas más tarde, Ascencio canceló la reunión y esta revista ofreció la opción de cambiar la hora de la reunión, contestar por escrito o incluso responder por llamada telefónica. El jefe de comunicaciones, sin embargo, cuestionó a las periodistas y las acusó de querer dañar la candidatura y dijo que percibía un “dolo personal” en la inclusión de este tema en el reportaje y que “eso no debería de ir”. Al cierre de esta nota, y a pesar de pedir su versión de los hechos, Menjívar y su jefe de comunicaciones ya no respondieron.

Un tema conocido

Yeimi Muñoz, actual candidata a alcaldesa por el FMLN, era directora general del Instituto Nacional de la Juventud (Injuve) cuando Joel Barrera le envió un correo electrónico para anunciarle que Menjívar, quien participaba en actividades del Injuve, había sido denunciada ante la Fiscalía por hurto. Barrera también advirtió que fue “expulsada de tres espacios de los que formaba parte en cargos de representación o participación por actos que están en contra de los principios (...) y que comprometen los proyectos financiados por cooperación en beneficio de jóvenes”, según detalló el 24 de agosto de 2015, en el correo.

Muñoz dijo a GatoEncerrado que no informó nada de lo que conoció en el correo electrónico porque “en ese momento (Menjívar) no tenía participación en una estructura del partido”, y aseguró que cumplió los requisitos que establece el artículo 19 del Reglamento General para la Elección de Candidaturas a Cargos de Elección Popular para el período 2021-2024, como contar con cinco años de militancia. 

La diputada Nidia Diaz, también integrante de la Comisión Política del FLMN, agregó que la candidatura de Menjívar es un avance del partido en su lucha por la inclusión, la igualdad y los derechos del movimiento LGBTI, sectores históricamente discriminados. Elogió la entrega de Menjívar por el proyecto político del partido y le restó importancia a los señalamientos en contra de la candidata por el supuesto mal uso de fondos en organizaciones civiles, porque el caso no trascendió y se trató solo de una acusación.

Según la Constitución de la República, en el artículo 75, solo pierden sus derechos de ciudadano, como participar en elecciones, aquellos que han sido condenados por delito. De acuerdo con el artículo 126, para ser diputado se requiere tener notoria honradez. 

Sobre el caso y la candidatura de Menjívar, las activistas de organizaciones LGBTIQ tienen opiniones encontradas. “Yo sé que no tiene buena relación con las organizaciones de la sociedad civil”, dijo Mónica Linares, quien agregó que las organizaciones estaban dispuestas a escucharla, pero nunca se acercó durante la campaña. También lamentó que Erick Iván Ortiz, quien forma parte de la Federación, no se reunió con las organizaciones. 

A pesar de los señalamientos, Linares consideró que no hay que perder de vista que su candidatura es histórica, y que el hecho de que “lo esté haciendo de manera equívoca, eso ya es otro asunto”.

Para Karla Guevara, en cambio, lo que debe rescatarse de la candidaura de Menjívar es que se trata de un hito que abre la puerta para que se vuelva realidad la participación de más candidatas y candidatos trans en elecciones populares. Por esa razón, reiteró que si Menjívar no logra ser diputada, de cualquier forma “ya ganó”. 

Ambar Alfaro, de la Asociación Feminista de Personas Trans, también coincidió en el significado de la candidatura: “Esto realmente da una esperanza de inclusión, no solo como votantes, porque la mayoría de los partidos nos miran como votos.”, comentó y añadió que, “en lo personal, tal vez esta persona no me representa a mí como persona porque han habido cosas, pero reconozco que ha abierto camino, es una punta de lanza, eso claro que se reconoce. Más allá de eso creo que ninguna persona es culpable hasta que sea vencida en juicio”, concluyó.

Más de GatoEncerrado

Publicidad

Publicidad