Arcatao será el cuarto municipio de Chalatenango en realizar un referéndum municipal para establecer una ordenanza con respecto a los permisos de exploración y explotación minera metálica. El alcalde de Arcatao, José Avelar, es enfático en decir que Chalatenango no sería el único afectado si se establece la minería en sus tierras. 


Por Marvin Díaz

Diversas organizaciones sociales en conjunto con la Alcaldía Municipal de Arcatao, Chalatenango, dieron a conocer los por menores de la cuarta consulta popular en contra de la minería metálica a realizarse el 8 de noviembre de este año. La consulta lleva como objetivo elaborar y aprobar una ordenanza municipal medio ambiental que prohíba la explotación minera en dicho municipio.

José Avelar, alcalde de Arcatao, expuso la problemática y el deterioro del medio ambiente que están viviendo diversas comunidades a causa de las prácticas mineras. “estamos convencidos que San Salvador consume agua de los cerros de Chalatenango y por ende si el tema de la minería llega ser efectivo en nuestro municipios, seguramente los primeros afectados son San Salvador y nuestras comunidades”, expresó el edil.

El funcionario lamentó las malas decisiones de gobiernos anteriores que dieron los permisos a empresas mineras canadienses para explotar estos recursos. “Las mala decisión que tomaron los gobiernos anteriores la pagaremos todos. Si los gobiernos hubieran consultado antes a la población de tomar una decisión y autorizar permisos de exploración en el país no tendríamos la necesidad de estar en este tipo de problema”, aseguró Avelar.

Avelar afirmó que los pobladores de 15 comunidades pertenecientes a al municipio de Arcatao están en contra de la minería metálica. “Estamos esperando que voten 1,000 personas. En la última consulta emitieron su sufragio 1,600 personas pero esperamos que todos los habitantes de Arcatao emitan su voto”, dijo el alcalde.

El presidente de Asociación para el Desarrollo de El Salvador (CRIPDES), Bernando Belloso , destacó los esfuerzo de información, sensibilización y educación en las comunidades afectadas por la explotación minera. “En las comunidades hemos desarrollados discusiones y análisis de la problemática ambiental y en particularmente en el tema de la minería para que en  el momento que las personas emitan su voto vayan consiente de lo que quieren”, indicó Belloso.

Ana Dubón, representante de la Asociación de Comunidades para el Desarrollo en Chalatenango (CCR), expresó que harán todo lo posible (en el marco de la ley) para detener la minería metálica en la zona. “Mientras que en El Salvador no haya una ley que prohíba la exploración y explotación minera, seguiremos apostándole a cualquier mecanismo que exista para que se detenga los procesos de extracción minera en el municipio y a nivel nacional.”, expuso la representante.

Para asegurar la transparencia de la consulta popular, El Salvador contará con la observación de organizaciones internacionales que verificarán todo el proceso de votación en las comunidades.

“Estamos con un grupo de observadores internacionales que acompañaremos todo el proceso de las consulta, la idea es que sea una votación imparcial, transparente y que el sufragio sea consiente y libre”, mencionó Catie Johnston, observadora internacional.

Johnston destacó la participación democrática que El Salvador ha implementado en materia de consultas populares en el tema de la exploración y explotación de la minería metálica en el país.

Actualmente El Salvador libera un juicio ante el Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial, tras ser demandado por la antigua Pacific Rim (hoy Oceana Gold) por más de $300 millones de dólares, alegando que el Estado salvadoreño le impidió explotación minera en algunas zonas del país.

El Salvador no cuenta con una ley que prohíba definitivamente la actividad minera metálica, por lo que varios municipios de las zonas más asediadas por estas empresas, han decidido establecer ordenanzas municipales para prohibir la minería en sus localidades.

Los municipios de San José las Flores, San Isidro Labrador y Nueva Trinidad en Chalatenango, ha realizado esta consulta popular en contra de la minería, obteniendo resultados del 99% a favor de la prohibición de la explotación minera.

Lea también: Arcatao: el Pueblo Vivo que podría morir por la minería 

Se rebelaron contra la minería en El Salvador y sus asesinatos aún están impunes


Comenta