El nuevo director de la PNC tuvo reuniones esta semana con agentes y exagentes inconformes con las decisiones de la administración anterior. Los agentes del extinto GRP, luego de la reunión, están a la espera de ser reagrupados y reintegrados a unidades élites. Los policías que fueron destituidos por protestar y exigir mejores prestaciones laborales también tienen la esperanza de ser restituidos. En medio de todo eso, el IDHUCA se pronunció en contra del nombramiento de Arriaza Chicas.


Por Yessica Hompanera/Ezequiel Barrera

El nuevo director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza Chicas, se reunió este viernes 7 de junio, a las 2:00 pm en el cuartel central conocido como "Castillo de la policía", con agentes que fueron trasladados a distintas delegaciones, después de la disolución de su unidad, el Grupo de Reacción Policial (GRP), tras la desaparición y asesinato de la agente Carla Ayala. Esto con el objetivo de revisar su situación, reagruparlos y reintegrarlos paulatinamente a unidades élites, según aseguraron dos fuentes a GatoEncerrado.

Entre las conclusiones de esa reunión fue no revivir el GRP, sino reagrupar a los agentes en unidades élites. Eso concuerda con lo que Arriaza Chicas aseguró a GatoEncerrado, el martes al salir de una entrevista de televisión en TCS, cuando dijo que "el GRP, eso ya es historia".

Una de las fuentes, quien pidió no ser identificada para evitar problemas por tener información de lo ocurrido en esa reunión privada y filtrarla, detalló que el director se comprometió a revertir la medida que la administración anterior les impuso al separar a los agentes y reubicarlos en distintos puestos policiales, para realizar labores de un rango menor al que tenían.

Algunos de esos agentes reubicados dijeron, a periodistas cuando ocurrió la disolución del GRP, que estaban frustrados porque el traslado suponía que dejarían de recibir las prestaciones que tienen los policías en unidades de élite.

El caso Carla Ayala fue el más escandaloso cometido por agentes del exGRP, el 29 de diciembre de 2017, después de una fiesta de fin de año en las oficinas de esa unidad policial.

El juez Roberto Ortuño, del Juzgado Sexto de Instrucción de San Salvador, dijo que las investigaciones en el caso Carla Ayala daban indicios de que agentes del GRP tenían un cementerio clandestino en Usulután. Ortuño fue uno de los jueces que conoció el caso. Actualmente el caso está en el Juzgado Especializado para Una Vida Libre de Violencia para las Mujeres.

El principal sospechoso, Juan Josué Castillo "Samurái", sigue prófugo. La versión oficial es que logró escapar a pie, descalzo y desarmado, de sus compañeros que lo perseguían en vehículos y con armas de fuego.

Antes de ese caso, víctimas o sus familiares, junto con organizaciones de derechos humanos, denunciaron que agentes de esa unidad élite cometieron supuestas torturas y ejecuciones extrajudiciales. Uno de esos casos fue el que ocurrió en la finca San Blas, de La Libertad, donde los agentes asesinaron a ocho jóvenes y luego dijeron que todo se trató de un enfrentamiento con pandilleros, según una investigación periodística de ElFaro.

El nuevo director de la PNC era el subdirector de áreas especializadas en el momento en que ocurrió el caso Carla Ayala y otros que fueron denunciados. Es decir, era el jefe del jefe del GRP.

Restitución

Arriaza Chicas también se reunió, el pasado martes 4 de junio, con los policías que fueron destituidos después de organizarse y protestar por sus derechos, en 2016.

Marvin Reyes, secretario del Movimiento de Trabajadores de la Policía y quien estuvo en la reunión, dijo a esta revista que el acercamiento con el nuevo director de la PNC ha dejado esperanza entre los que fueron destituidos.

"Los procesos disciplinarios serán revisados con un equipo jurídico para su respectiva anulación y se suspenden de ahora en adelante. Y la persecución política se termina”, dijo Reyes a GatoEncerrado.

Reyes, sin embargo, dijo que espera que lo dicho por el nuevo director no sea solo discurso y lo cumpla. Agregó que el movimiento de policías estará vigilante.

"No a todo le vamos a aplaudir, no con todo vamos a estar de acuerdo, pero por ahora nosotros lo vemos positivo. Falta que ver que se concretice lo que hemos hablado", dijo Reyes.

Cuando el nombre de Arriaza Chicas comenzó a sonar entre las filas de la policía, como el posible nuevo director de la institución, el movimiento de policías se pronunció y dijo que no era el idóneo para el cargo. Ese pronunciamiento, según Reyes, fue luego de hacer un sondeo en el que al menos 8 de cada 10 agentes decían que no estaban de acuerdo con que Arriaza Chicas asumiera la dirección.

"Nosotros no podemos saber, ni tenemos idea de cuál es el parámetro que utilizaron para escogerlo a él, pero no era la persona más indicada. Eso se dijo a través de la página del movimiento, eso recoge el sentir de la mayoría", dijo Reyes.

A pesar de eso, ahora Reyes y el movimiento le han dado el beneficio de la duda a Arriaza Chicas.

IDHUCA

El Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA) también se pronunció esta semana en contra del nombramiento de Arriaza Chicas.

"Consideramos que el comisionado Arriaza no es la persona más indicada, porque es de estas primeras promociones de la PNC. Ha tenido cargos, en particular, sobre los cuales pesaba la responsabilidad de inspeccionar y supervisar algunos grupos como la GRP, las FES, que son los grupos que han estado involucrados en ejecuciones extrajudiciales", dijo José María Tojeira, director del IDHUCA.

Comenta