El presidente Nayib Bukele se comprometió con las víctimas y sus familiares de la masacre El Mozote a iniciar las reparaciones que esperaron durante gobiernos anteriores y de las que solamente llegaron algunas.


Por Yessica Hompanera

“Hoy por fin llegó la reparación que ustedes tanto pidieron”, fueron las palabras que el presidente de la República, Nayib Bukele, declaró la mañana del martes 18 de junio, durante una reunión con las víctimas y familiares de la masacre de El Mozote. Esa reunión ocurrió en Casa Presidencial, donde reiteró su compromiso para apoyar la aprobación de la Ley de Reconciliación que beneficie a los afectados del conflicto.

En una amplia mesa, decorada con rosas, una comitiva de la Asociación Promotora de los Derechos Humanos de El Mozote se sentó con Bukele para la búsqueda de un compromiso por parte de la presidencia. Llevaron una serie de solicitudes para el beneficio de los programas sociales que no logró culminar el gobierno del expresidente Sánchez Cerén.

El mandatario les prometió que El Mozote y los lugares aledaños afectados durante el conflicto, se convertirán en un “ejemplo de país” a través de programas gubernamentales.

“Vamos a invertir en la comunidad, no solo lo que nos están pidiendo (…). Hoy sí hay voluntad, hoy por fin llegó la reparación que ustedes tanto pidieron”, dijo Bukele.

Dorila Márquez, represente de la Asociación, observó con urgencia que la sentencia de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) debe de ser acatada y solicitó al presidente que la propuesta de las víctimas, enviada a la Asamblea Legislativa, sea apoyada desde Casa Presidencial.

“Queremos pedirle que siga trabajando con nosotros, en coordinación con todas las víctimas como lo mandata la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Porque desde los 90, que empezamos a luchar por la justicia y reparación en El Salvador, nos fue negada. La esperanza nuestra es que usted como presidente continúe trabajando para que se den las medidas de reparación”, señaló Márquez.

Igual postura comparte el exprocurador de Derechos Humanos, David Morales, quien publicó en su cuenta de Twitter que una de las demandas es que el Estado debe de “colaborar con la justicia para localizar y poner a disposición archivos militares relacionadas a la Masacre de El Mozote y sitios aledaños”.

Otra de las solicitudes de las víctimas fue no respaldar la propuesta de la Asamblea que iba a ser aprobada en la sesión plenaria del 23 de mayo, ocho días antes de que Bukele asumiera la presidencia. Ese día, varias víctimas del conflicto, organizaciones sociales, organismos internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos y hasta la misma embajada de los Estados Unidos en El Salvador, externaron su preocupación por la posible aprobación. Luego de eso, los diputados dieron marcha atrás.

“Nosotros de verdad vamos a trabajar para hacer esto lo más inmediato posible. Yo sé que han esperado muchísimo tiempo para estas reparaciones. Hay gente que ha fallecido esperando y nunca tuvieron la alegría. Pero el tiempo no se puede retroceder, hay que ver para adelante y hay que hacerlo ya con más urgencia", señaló.

El exprocurador Morales acotó que de ser aprobada, deberá de contar con los estándares establecidos con la sentencia y propuesta de la víctimas. Morales aplaudió el compromiso que mostró Bukele con los afectados y solicitó no respaldar la ley de Reconciliación Nacional que, según las organizaciones sociales, beneficia a los perpetradores de masacres y crímenes de lesa humanidad, ocurridos en los 12 años de conflicto armado.

Bukele, por su parte, llevó a varios de sus delegados gubernamentales, entre ellos el ministro de Gobernación y Desarrollo Territorial, Mario Durán, quien recibió otras peticiones y quien se comprometió a darle seguimiento y finalización a la construcción de escuelas y una Casa para el Adulto Mayor, que beneficiará a los pobladores de esta zona.

Bukele respaldó al ministro de gobernación y dijo a las víctimas y familiares: “yo le dije (al ministro) démosle favorable a todas ellas, y vamos a ir trabajando para implementarlas (…), cuenten con ello, cuenten con nosotros, incluso si podemos hacer otras cosas más que no nos han solicitado en el tema de jóvenes, arte cultura, talleres, lo haremos”.

La comitiva también le solicitó a Bukele que realizará una visita a la zona, para que observe las condiciones en las que vive la comunidad después de 38 años de ocurrida la masacre.

El 9 de diciembre de 2017, durante la conmemoración del aniversario de la masacre, el presidente Sánchez Cerén reiteró el apoyo para la población en la construcción de escuelas e infraestructura. Sin embargo, las victimas y pobladores manifiestan que los proyectos no se completaron y que esperan que el nuevo gobierno le dé continuidad.

Comenta