Constructoras y empresarios que depredan el medio ambiente aparecen entre los principales financistas de algunos partidos políticos que están en campaña presidencial. Una ambientalista y un experto en financiamiento político, consultados por GatoEncerrado, coinciden en que el interés de los grandes financistas es incidir políticamente para que sus negocios no se vean afectados, a pesar de que el medio ambiente sea dañado.


GatoEncerrado iba a publicar, originalmente, solo los nombres de los financistas que están relacionados con daños al medio ambiente, pero ya que teníamos la lista completa, decidimos colocar a todos los financistas. De esa forma, esta herramienta puede servir como consulta en general.

Por Wendy Hernández y Ezequiel Barrera

Grandes empresas, constructoras y personas naturales denunciadas públicamente, por afectar al medio ambiente, aparecen entre los principales financistas de algunos partidos políticos que están en la contienda presidencial, como ARENA, PCN y PDC; quienes además suman mayoría en la Asamblea Legislativa y están detrás de la fórmula presidencial de Carlos Calleja y Carmen Aída Lazo. Esto según los informes de donantes y montos que los institutos políticos tienen que revelar por orden de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). 

Una de las empresas que más donaciones ha inyectado es la Compañía Azucarera Salvadoreña S.A. de C.V. (CASSA), quien ha financiado a tres de los partidos de derecha: ARENA, PCN y PDC. 

Solo en 2017, esta empresa donó al menos $725,000 (casi tres cuartos de millón) a los tres institutos políticos: $430,000 fueron para ARENA, 200,000 para el PCN y 95,000 para el PDC. Según su página web, esta empresa procesa la caña que le proveen más de 2,500 productores de todo el país y así genera sus ganancias.

La UNES publicó en 2016 un estudio denominado "Impactos de la expansión de la industria del azúcar en territorios marinos costero de El Salvador", en el que señala que el cultivo masivo de caña provoca sequía, sobre todo en las costas de El Salvador. Cuando los habitantes de los lugares cercanos a los cañales van a sus pozos, no encuentran agua porque los cañeros utilizan toda la que está a su alcance. Los agricultores artesanales tampoco pueden continuar sembrando en sus tierras, porque los agrotóxicos que los cañeros rocían desde avionetas afectan la tierra. El estudio también indica que las quemas de los cañales dañan la vegetación y los bosques cercanos.

Carlos Flores, del Foro del Agua, explica el estudio de UNES. Este audio es de 2016 y fue subido a internet por Colectiva Shumpul.

Otra de las empresas que ha realizado una de las más grandes donaciones es Calleja S.A. de C.V. (Super Selectos). En 2017, donó al partido ARENA $871,780.01. Uno de sus exdirectivos, y ahora candidato presidencial Carlos Calleja, donó a título personal $1,901.00.

Esa empresa y el candidato Calleja han sido cuestionados, por ambientalistas, de tener vínculos con uno de los magnates de la minería: Frank Giustra, principal accionista de Ocean Gold (Pacific Rim). Por su parte, el aspirante a la presidencia ha dicho en varias ocasiones que se considera sí mismo como un "ecologista", y que si gana las elecciones no procurará revivir la minería que fue prohibida en marzo de 2017. Una de esas ocasiones en que ha dicho que es un "ecologista" fue en el conversatorio presidencial de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), el 13 de noviembre.

GatoEncerrado también reveló que la cadena de supermercados Selectos se abastece de la carne que le provee la granja porcina El Progreso. Esa granja, según la investigación, arroja las heces de los cerdos en el río Titihuapa de Cabañas. 

La compañía Dueñas Hermanos LTDA también aparece como uno de los financistas de Arena y PCN. La empresa se dedica al rubro de la construcción y está vinculada con Desarrollos Inmobiliarios Urbánica, misma que ha deforestado gran parte de la finca El Espino para construir urbanizaciones como: Portal del Casco Norte, Puerta La Castellana, Puerta Los Faros y el centro Comercial La Gran Vía. Su aporte como persona jurídica es de $10,000 para el partido Arena y $15,000 para el PCN.

 Otra de las empresas de la construcción que se destaca como donador del partido ARENA es METROCENTRO, S.A. DE C.V. En 2017 aportó $427,000, y eso la posiciona en el tercer lugar del ranking de los 25 mayores financistas del partido.

Esta empresa es parte de la cadena de centros comerciales del Grupo Roble y a su vez forma parte del conglomerado empresarial del Grupo Poma. José Ricardo Poma Delgado es el presidente de la compañía y también ha sido miembro de la junta directiva de ARENA.

GatoEncerrado ha revelado que este conglomerado empresarial no solo ha construido con permisos irregulares en Santo Tomás, sino que también ha intimidado a ambientalistas y defensores de derechos humanos que protestan en su contra por los proyectos residenciales que construye. 

María Florence Gladys Hill de Mathies forma parte de los financistas del partido ARENA como persona natural. En 2017 aportó $16,000. La empresaria también fue parte de los fideicomitente del Fideicomiso para el Desarrollo del Proyecto de Mejoramiento del Sistema de Abastecimiento de Agua Potable (FIHIDRO).

El FIHDRO fue un proyecto de asocio público-privado que prometió beneficiar a unos 80, 000 mil pobladores del sur de Santa Tecla, Antiguo Cuscatlán, Nuevo Cuscatlán, Zaragoza y San José Villanueva, con el abastecimiento del agua potable. Pero que hasta ahora no se ha cumplido. Excepto en nuevas zonas urbanísticas como: Miramar, La Hacienda, Tuscania, Los Sueños, Palo Alto Town Houses y el campo de golf El Encanto.

RIESGOS

El experto en financiamiento político y representante de la organización Acción Ciudadana, Eduardo Escobar, le dijo a GatoEncerrado que una de las razones por las que grandes empresas, señaladas de dañar al medio ambiente, tienen interés en financiar partidos políticos es porque así se aseguran de que sus negocios seguirán funcionando sin ningún obstáculo legal.

"Los grandes donantes de los partidos tienen un interés particular en hacer esa donación, y en este caso es recibir como mínimo un beneficio de la gestión pública del funcionario que financiaron, o al menos que este funcionario no se meta con los intereses que tengan estas empresas", dijo Escobar.

La ambientalista de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES), Carolina Amaya, también explicó a esta revista que en el financiamiento político existe el riesgo de que los empresarios quieran incidir en las decisiones del gobierno o de la Asamblea Legislativa para que sus empresas, en vez de ser sancionadas por daños al medio ambiente, reciban incentivos.

"No le podemos pedir manzanas a un palo de aguacate. Quien paga la canción es quien dice qué canción va a poner. En este caso hay una conducta recurrente, que quienes ganan las elecciones responden a sus financistas. Porque ellos son los que le están dando la plata para hacer sus campañas electorales. Sin embargo, nosotros como ambientalistas demandamos transparencia, porque a la hora de que ellos se conviertan en funcionarios públicos deberán responden al pueblo y no a intereses privados", dijo Amaya.

Financiamiento político e intereses ambientales

Escobar agregó que por ahora solamente es público el dato de los financistas y los montos hasta 2017. Sin embargo, los partidos podrían revelar sus financistas al final de cada mes y en plena campaña presidencial, pero no lo hacen porque "persiste la práctica del ocultamiento de información". El representante de Acción Ciudadana detalló que los partidos justifican su tardanza en revelar los financistas amparándose en que legalmente están obligados a transparentarse después de cada año fiscal.

El artículo 26 de la Ley de Partidos Políticos dice que los partidos están obligados a revelar sus financistas, sin necesidad del consentimiento de sus donantes, al final de cada ejercicio fiscal. Escobar también comentó que los partidos incluso se toman hasta tres meses de gracia para finalmente revelar sus financistas. 

"Todo lo recibido por los partidos en 2018, y especialmente durante la primera parte de la campaña presidencial (octubre, noviembre y diciembre) se va a saber hasta marzo 2019. Es decir, cuando las elecciones ya se hayan celebrado. La segunda parte (enero y febrero, si hay segunda vuelta) lo van a revelar hasta 2020, aunque bien podrían hacerlo cada mes", acotó Escobar.

Comenta