El FMLN solo le ganó a Vamos, un partido al que los votos recibidos no le alcanzan para sobrevivir. Perdió el ejecutivo, luego de haber perdido diputados y alcaldes, y se convirtió en la tercera fuerza política del país.


Por Stanley Luna

Hugo Martínez, el candidato presidencial del FMLN, se planta al frente de en uno de los salones de “La Casona”, el edificio del partido ubicado en la exclusiva colonia Escalón de San Salvador. Su compañera de fórmula, Karina Sosa, lo acompaña. De hecho, es la única a su lado, pues la dirigencia no está detrás respaldándolo.

Son las 9:30 de la noche, de este 3 de febrero, y los resultados preliminares que salen del Tribunal Supremo Electoral (TSE) ya son irreversibles. Así que Martínez está aquí para aceptar la derrota del partido de izquierda en las elecciones presidenciales de 2019. Aunque en realidad, no solo tiene que aceptar esta derrota, sino aceptar que el FMLN ha tocado fondo.

Un pequeño grupo de militantes que estaban atrás de los periodistas celebraron su llegada.

—¡Viva el FMLN!— gritó Martínez, como si hubiera algo que celebrar. Como quien se cae, pero dice, sin que nadie se lo pregunte, que está bien.

—¡Qué viva!— replicó el grupo de militantes.

“Queremos decir que somos demócratas y que nosotros respetamos las instituciones y respetamos también el veredicto del pueblo. Por lo tanto, somos respetuosos de lo que el pueblo ha dicho este día y reconocemos esos resultados como los resultados que el pueblo ha decidido dar en esta ocasión, este 3 de febrero, a nivel nacional", dijo, mientras Sosa callaba a su lado.

El FMLN no solo perdió un tercer periodo en el ejecutivo, sino que en menos de un año dejó de ser la primera fuerza política del país y descendió hasta el tercer lugar. Perdió nueve diputados en la Asamblea Legislativa y 15 alcaldías en las elecciones de 2018. En las elecciones de 2019 al único partido que le ganó fue a Vamos, quien está a punto de desaparecer porque los votos (un poco más de 20,000) que recibió no le alcanzan para sobrevivir como institución política.

A las 10 de la noche, el TSE declaraba que los resultados preliminares iban así: con el 87.7 % de las actas escrutadas, Bukele lideraba las elecciones con el 53.78 % de los votos, le seguía la Alianza por un Nuevo País (ARENA, PDC, PCN y DS) con 31.62 %,  y luego el FMLN, con el 13.77 %.

Las elecciones de este domingo también se caracterizaron por la baja participación de la población. El TSE informó que de los 5,268,411 ciudadanos inscritos en el padrón electoral, asistieron a las urnas 2,397,02, lo que equivale al 45 % de participación. Estas elecciones solo superaron en abstencionismo a las elecciones de 1999, cuando ganó la presidencia el fallecido expresidente Francisco Flores, con la participación del 38.57 % de los salvadoreños.

La derrota

Martínez dijo que el partido tenía “directrices claras” sobre los resultados electorales, pero no ahondó si tras la pérdida del ejecutivo el FMLN realizará cambios. Se limitó a decir que había lecciones aprendidas y medidas a tomar, las cuales tampoco precisó.

“Cada quien irá planteando sus posiciones. A nosotros como fórmula presidencial nos corresponde, porque fuimos y hemos sido los que hemos estado al frente, decir al pueblo salvadoreño que como fórmula presidencial y en una discusión también con la dirección del  partido y como demócrata que somos, reconocemos los resultados”, dijo Martínez tras preguntas de la prensa.

El diputado Carlos Ruiz dijo, mientras caminaba por uno de los pasillos de la Casona: “Yo no puedo andar promoviendo opiniones en nombre de la colectividad. Si el colectivo todavía no ha hablado, entonces esperemos que hable”, dijo al referirse a la alta dirigencia del partido, sobre qué pasará luego de estos resultados.

El 5 de marzo del año pasado, tras los resultados de las elecciones de alcaldes y diputados, el secretario general del FMLN, Medardo González, también habló de lecciones aprendidas y de reflexiones profundas. Once meses después, el partido oficialista perdió el ejecutivo luego de dos periodos de tenerlo.



Comenta