La sugerencia de Costa Rica para resolver la crisis del zoológico salvadoreño

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp


La presidenta de Fundazoo aseguró a GatoEncerrado que Costa Rica logró superar su crisis en el zoológico con mucha inversión. Y por esa razón recomienda lo mismo para El Salvador y sugiere no sacar los animales, sino transformar y modernizar su recinto. La ministra Suecy Callejas dice que aún debe hacer cuentas para saber cuánta inversión necesita el zoológico.


Por Carolina Amaya y Ezequiel Barrera

La ministra de cultura, Suecy Callejas, llegó a las instalaciones del Parque Zoológico Nacional, este 26 de julio, para anunciar cambios en la administración, informar de irregularidades que supuestamente ha encontrado sobre la gestión del gobierno anterior y confirmó la muerte de una leona y un tapir en la última semana. En los primeros días de su gestión, la funcionaria dijo que quería seguir los pasos de Costa Rica con el "cierre de zoológicos". Así que GatoEncerrado le tomó la palabra y preguntó en Costa Rica sobre su experiencia con los zoológicos

Lo primero que encontramos es que Costa Rica intentó cerrar sus zoológicos desde 2012, pero no lo hizo. En cambio, invirtió grandes montos de dinero y transformó los parques en lugares menos hostiles para los animales. La fórmula al parecer funcionó, ya que en marzo de este año el Zoológico y Jardín Botánico Nacional Simón Bolívar, en San José, obtuvo una certificación internacional de bienestar animal, otorgada por el programa global de la organización internacional American Humane.

Con eso en cuenta, GatoEncerrado buscó a Fundazoo, quienes son los administradores del parque zoológico y jardín botánico, para preguntarles sobre su experiencia y qué recomiendan a El Salvador.

Yolanda Matamoros, presidenta de Fundazoo, recomendó: “no sacarlos (animales) del parque, porque están acostumbrados a la dieta y el cuido” y agregó que para salir de la crisis en el zoológico, Costa Rica ejecutó un Plan Maestro de Desarrollo: “Solo Fundazoo ha invertido casi $1.000.000”, dijo Matamoros y añadió que una de las cosas más difíciles para superar la crisis han sido las críticas de quienes, sin fundamento científico y sin tomar en cuenta las condiciones de los animales, opinan que los zoológicos se deben cerrar sin pensarlo dos veces.

Para la especialista en zoológicos, “El Salvador puede salir adelante con inyección de dinero del gobierno para modernizar la infraestructura del parque”.

En resumen, la experta sugiere más fondos y un mejor presupuesto para el zoológico. Cuando esta revista le preguntó a la ministra Suecy sobre los fondos que el gobierno de Bukele va a destinar a estos cambios que anunció en el zoológico, se limitó a decir que aún le hace falta hacer cuentas.

“Tenemos que hacer mediciones para saber de cuánto va ha ser la inversión”, dijo la ministra.

 

Suecy Callejas, ministra de cultura, en el zoológico durante la conferencia de prensa. Foto Gabriel Aquino.

Un día de cambios

Suecy llegó con prisa a las instalaciones del Parque Zoológico Nacional, a las 10:00 de la mañana, este viernes 26 de julio. Es decir, sobre la hora en que había convocado a la prensa para informar cambios en la administración y manejo del parque. Sus asistentes, apurados, abrieron la oficina de la dirección. Suecy entró con un vestido blanco y salió con botas, jeans y una camisa celeste con puntos blancos de mangas largas.

Afuera de esa oficina, que fue ocupada cuatro años por el herpetólogo Vladlen Henríquez, estaban reunidos varios empleados del parque, con incertidumbre. Lo único que sabían hasta ese momento era que el director fue despedido y que la ministra Suecy estaba en el lugar para anunciar la nueva dinámica de trabajo.

Cuando Suecy salió de la oficina, se reunió con un grupo de personas que ya la esperaban a unos metros del anfiteatro del zoológico. Entre esas personas estaba el ministro de medio ambiente, Fernando López Larreynaga, y el veterinario Alex Hasbún, quien fue director de la Fundación Zoológica de El Salvador (Funzel).

A las 10:15 de la mañana, finalmente la ministra de cultura y el ministro de medio ambiente se sentaron para la conferencia de prensa. Suecy relató que en menos de una semana han muerto un tapir y una leona.

“El tapir es una especie herbívora y se le había administrado de forma negligente alimento de bovino… La leona presentó una peritonitis infecciosa”, denunció Suecy y agregó que tras la necropsia que hicieron veterinarios del MARN, hay una investigación abierta para determinar si los animales fallecieron por negligencia del personal del zoológico.

De hecho, sobre el exdirector Vladlen Henríquez dijo que "tenía un pensamiento de que los animales solo sirven para dormir, comer y parir", y que por esa razón tuvo que ser separado del cargo. La ministra detalló que conoció su pensamiento desde que el ahora presidente Nayib Bukele era el alcalde de San Salvador.

La ministra también anunció un cierre temporal del recinto para su transformación en un ecoparque, aunque no ofreció detalles. Asimismo reveló que el Gobierno está gestionando la compra de una reserva natural para trasladar a algunos de los animales, pero dijo que no podía dar más información porque todavía no ha cerrado el trato para la compra del terreno.

A inicios de su gestión, en una entrevista radial, Suecy habló de un asocio público-privado con Furesa, pero ahora su discurso es: “no es un asocio público-privado, es una compra de una reserva natural. Hasta ahí te puedo decir”, según dijo en la conferencia.

El anuncio del posible traslado de animales ha levantado la voz de varios biólogos salvadoreños. Entre ellos Néstor Herrera, quien aseguró que por las condiciones ambientales que tiene el país, el único lugar que reúne las condiciones inmediatas para alojar a estos animales es “Furesa y si no es Furesa, es el Safari Chapín o el Zoológico La Aurora en Guatemala…”.

El biólogo agregó que llevarlos a esos recintos “significaría que los animales que no son geriátricos, los animales fuertes y saludables, a todos esos animales, la nueva administración lo que estaría haciendo es privatizando, y ahí hay un conflicto porque esos animales son un patrimonio del Ministerio de Cultura, son como una pieza arqueológica, tienen un número de inventario, tienen un valor por haber sido adquiridos por el Estado. Entonces, el Ministerio de Cultura estaría privatizando la exhibición, la tenencia, el uso de esos animales”, concluyó. 

Reestructuración

A pesar de que Suecy recalcó, en la conferencia, que va a respetar los puestos de los empleados del zoológico, ya despidió al cuidador del tapir, Luis Salguero, y luego a Vladlen Henríquez, director del parque.

Los cuidadores del parque han sido criticados durante años bajo el argumento de que son adultos mayores que han trabajado toda su vida en el zoológico, pero carecen de los conocimientos técnicos para tratar animales exóticos o de la vida silvestre.

Ivonne Hernández, activista animalista y fundadora de Casa Roly, considera que muchas de las muertes por negligencia vienen por el mal trabajo de los cuidadores.

“Ahorita en el zoológico hay mucha gente vieja, obsoleta. Le llamo obsoleta porque no tienen vocación. Ahí todavía hay mucho empleado que vio en eso una fuente donde ganar dinero. Entonces, ven su trabajo burócrata, de tal a tal hora y me voy, y si es posible no me acuerdo”, dijo.

La activista también reconoce que el exdirector Henríquez intentó hacer cosas buenas por el parque, pero señala que el Sindicato Nacional de Trabajadores del Ministerio de Cultura (SITRAMEC) "le dobló la mano" al Ministerio de Cultura.

La ministra Suecy no reveló el nombre de quién estará a cargo del parque y se carcajeó cuando GatoEncerrado le consultó si sería Alex Hasbún, un veterinario salvadoreño que ha criticado por años el funcionamiento del zoológico.

Una fuente cercana a GatoEncerrado reveló que Hasbún es el nuevo director de Vida Silvestre del MARN.

El machismo en Zoo

En 2008, durante la gestión de Elías Antonio Saca se remodeló parte de las instalaciones del parque y se contrató a 8 mujeres, la mayoría biólogas. Algunas de ellas bajo el cargo de jefe de área, que tienen como subalternos a los cuidadores de cada recinto.

Una de las jefas de área contó a GatoEncerrado cómo el machismo de los cuidadores afecta a los animales, pues no acatan las órdenes que les dan. Como ejemplo, narró la discusión que sostuvo con un cuidador que lavaba la cocodrilera. El cuidador estaba moviendo a un cocodrilo a fuerza de agua. 

La especialista explicó que los cocodrilos no controlan bien su narina (fosas nasales) para el flujo interno del agua y se les dificulta respirar si reciben agua directamente. En otras palabras, se pueden ahogar.

Este es el diálogo que ocurrió entre ella y el cuidador, según contó:

—Deje de mover al cocodrilo así porque se puede ahogar, para eso están las barras— dijo la jefa de área.

—Usted qué va a saber, si yo tengo más tiempo de estar aquí, usted qué va a saber—reclamó el cuidador.

—Pues sí, pero me va ahogar al cocodrilo.

—¿Cómo va a creer? Si los cocodrilos pueden aguantar dos horas bajo el agua.

—Pero ellos controlan su respiración y usted no lo está dejando respirar, simplemente deje de hacerlo.

—Y usted qué va saber, vieja loca

“Ay, me enojó. Llamé al jefe, llamé a la administradora. Se le hizo una sanción y hoy lo que hace es tirar habladas en la cocodrilera sobre mí. Pero si se muere el cocodrilo de quién va ha ser la culpa después, mía”, relató la jefa de área a GatoEncerrado.

Comenta