Los auditores de la Corte de Cuentas no lograron profundizar en su investigación financiera sobre los viajes de Funes. Solo encontraron que viajó 24 veces, algunos los pagó en efectivo y que en varios días de su gestión viajó sin dejar al designado presidencial a cargo del país. Uno de los regresos de esos viajes coincide con la madruga en que un vehículo Ferrari se accidentó en el redondel Masferrer.


Redacción Gatoencerrado

Los auditores de la Dirección Uno de la Corte de Cuentas de la República (CCR), que obligados por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) hicieron una investigación especial para verificar el control y resguardo de la información en Casa Presidencial (CAPRES) sobre los viajes del expresidente Mauricio Funes, la exprimera dama Vanda Pignato y sus comitivas, encontraron varias irregularidades. Estas son tres de esas irregularidades.

El informe de la CCR fue entregado a la CSJ a pedido de la Sala de lo Constitucional luego de que este tribunal tuviera por no cumplida una sentencia que obligaba a Casa Presidencial a revelar esa información de manera oficiosa en su portal web.

CAPRES no tiene registro

El día en que los auditores llegaron a Casa Presidencial a pedir toda la información contable sobre los viajes de Funes, Pignato y sus comitivas, el jefe de la Unidad Financiera Institucional de la Presidencia les dijo que eso no estaba en los registros o en los archivos. De hecho, les dijo que si esos registros existieran, él igual no les diría nada y les negaría el acceso. El jefe financiero argumentó su postura diciendo que podría incurrir en el delito de revelar secretos de seguridad nacional.

Con la respuesta del financiero de Presidencia a los auditores, quedó confirmado lo que CAPRES ya había dicho a la Sala de lo Constitucional en febrero de 2016, cuando explicó que "esa información había sido extraviada". En ese mes, la Sala le pidió a la presidencia ese registro porque los magistrados estaban discutiendo sobre una demanda en contra del Instituto de Acceso a la Información (IAIP) y en contra de CAPRES por declarar como "información reservada" todo lo relacionado con los viajes del exmandatario.

Viajes pagados irregularmente

Después de que los auditores no encontraron nada en CAPRES, buscaron a una agencia de viajes que gestionó los boletos aéreos para pedirle las facturas. Cuando los auditores recibieron las facturas, se enteraron de que en total, entre enero 2012 y mayo 2014, fueron 24 viajes los que realizó Funes, la exprimera dama y sus comitivas. Los auditores advirtieron que podría haber más viajes además de esos 24, solo que ellos no encontraron registros.

Algunos de esos viajes fueron pagados en efectivo. La presidenta de la Corte de Cuentas, Carmen Elena Rivas, dijo que ese tipo de pagos era irregular, ya que por lo general la presidencia paga a través de cheques o cuentas que pueden ser rastreadas. De acuerdo con los auditores, rastrear el origen del dinero en efectivo es casi imposible. Así que lo único que les quedaba era rastrear el dinero con que se pagaron unos boletos a través de cuatro cuentas del Banco Agropecuario de Fomento (BFA). Pero, después de que lo auditores insistieron, el banco no les envió el informe financiero sobre esas cuentas.

Funes viajaba sin dejar a nadie a cargo de la presidencia

Los auditores encontraron que en al menos 11 viajes, es decir casi la mitad de los viajes que encontraron, Funes viajó sin acuerdo de encargo de despacho. Es decir, viajó a Guatemala, Honduras, Estados Unidos, Nicaragua y Panamá sin dejar al primer designado a cargo de la presidencia del país. En total, fueron 8 viajes en 2012, uno en 2013 y dos en 2014.

Actualmente, Mauricio Funes, su hijo Diego Funes y su compañera de vida, Michelle Guzmán son asilados políticos del gobierno de Nicaragua desde el 2 de septiembre de 2016. Tanto el expresidente como su hijo, fueron encontrados culpables el pasado 28 de noviembre por el delito civil de Enriquecimiento ilícito. Deberán devolver $419,145.09 al Estado y no podrán postularse a cargos público por los próximo 10 años.

Comenta