Una investigación de Focos tv reveló que el candidato es presidente de una organización religiosa internacional, y que en diciembre pasado intentó pasar la presidencia a su hermano menor. Por esa razón fue demandado, ya que la Constitución prohibe que ningún líder religioso puede optar a un cargo público.


Por Mario Beltrán

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) admitió una demanda de inconstitucionalidad en contra del candidato a la presidencia del partido Vamos, Josué Alvarado, por los señalamientos de que ha sido pastor, ministro religioso o reverendo de un determinado grupo religioso, inscrito en el diario oficial.

De acuerdo con el demandante, la candidatura de Alvarado viola el artículo 82, inciso 1, de la Constitución de la República que prohibe a los ministros de cualquier culto religioso pertenecer a partidos políticos y optar a cargos públicos. Además, según el demandante, viola el artículo 73, en el ordinario 3, que se refiere al derecho de sufragio pasivo.

El artículo 151 de la Constitución exige que las personas que opten a cualquier cargo público, como la presidencia de la República, sean parte del sector seglar, es decir que no sean líderes religiosos.

La Sala también aclaró que la admisión de la demanda no va acompañada de ninguna medida cautelar, por lo que el candidato podrá participar en las elecciones del 3 de febrero. Sin embargo, en el caso de que gane la presidencia y que la Sala determine que su candidatura fue inconstitucional no podrá asumir o continuar ejerciendo el cargo.

El especial de investigación de Focos tv, denominado "Laberinto", reveló que el candidato Alvarado ha sido presidente de una organización religiosa internacional, y que el 5 de diciembre pasado llegó al Ministerio de Gobernación para solicitar que fuera cancelado su cargo como presidente de esa organización. Además, Focos también ha revelado que el candidato ha tenido un pasado con el partido Arena y PDC.

Comenta