Soy inocente, nunca tuve intención de hacerle daño a mi bebé: Evelyn

Esto es lo que ocurrió el primer día del nuevo juicio en contra de Evelyn Hernández, la joven de 21 años acusada de homicidio agravado tras una emergencia obstétrica.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Por Ezequiel Barrera

Evelyn Hernández fue más que puntual. Su juicio estaba programado para las 8:30 de la mañana de este 15 de julio, pero antes de las 8:00 ya estaba afuera del Centro Judicial Integrado de Ciudad Delgado. Desayunó pupusas, en un comedor del otro lado de la calle, junto a su madre, parte del equipo de defensores y la feminista Morena Herrera. 

En la acera del centro judicial, los periodistas nacionales y de la prensa internacional comenzaron a reunirse para documentar todo. También llegaron decenas de mujeres organizadas, desde varias ciudades del interior del país, para apoyar a Evelyn y exigir justicia en el caso, con consignas y cantos.

Cuando Evelyn terminó su desayuno, se levantó y cruzó la calle. Los periodistas la rodearon y las mujeres organizadas comenzaron a gritar, a una sola voz, "¡justicia! ¡Justicia!".

Evelyn se detuvo, giró hacia las cámaras y micrófonos, mientras algunas mujeres organizadas se colocaban detrás con rótulos que rezaban "#JusticiaParaEvelyn".

"Yo solo quiero decir que soy inocente, yo estudiaba antes y fui violada por un hombre. Yo solo pido que se haga justicia y sé que todo va a salir bien. Nunca tuve intención de hacerle daño a mi bebé", dijo Evelyn, nerviosa. 

Luego entró y tuvo que esperar hasta el mediodía para que su juicio iniciara, ya que el juez de Sentencia de Cojutepeque llegó tarde y la sala de audiencias estuvo ocupada toda la mañana.

Antes de iniciar el juicio, el juez mandó a decir a los periodistas que la vista pública la iba a realizar a puerta cerrada. Es decir, no iba a permitir a ningún periodista en el desarrollo de la diligencia judicial. Argumentó que la sala era muy pequeña para la cantidad de periodistas que estaban congregados afuera. Lo único que permitió fue que los fotoperiodistas y camarógrafos llegaran por 30 segundos a tomar imágenes.

El equipo de defensores de Evelyn informó, cuando el juez concedió un receso a la 1:30 de la tarde, que solamente una testigo pasó a declarar. No revelaron mayores detalles, excepto que se trataba de una promotora de salud ofrecida por la Fiscalía General de la República. También dijeron que Evelyn no hizo uso de la palabra y solamente escuchó. 

La abogada Bertha María Deleón explicó que en el desarrollo del juicio, la fiscalía mantuvo su acusación en contra de Evelyn de homicidio agravado en perjuicio de su recién nacido, pero bajo la figura de "omisión". 

"Lo que vemos es una situación desesperada de parte de fiscalía, de querer mantener una acusación sin pruebas y sin fundamento. Porque de manera sorpresiva y alejados del principio de congruencia vienen ahora a plantear que se está atribuyendo el delito en comisión por omisión. Eso es algo totalmente diferente a lo que se había venido considerando. Entonces, sí creemos que es parte de la desesperación que tienen porque no van a poder acreditar el delito de homicidio agravado", dijo Deleón.

La abogada reiteró que hasta la fecha el ministerio público no ha podido demostrar que hubo dolo o intención de Evelyn para dañar al recién nacido. De hecho, según señaló, la prueba histopatológica y la autopsia que demuestran que el fallecimiento del bebé fue por circunstancias ajenas a Evelyn. 

Al final del día, el juez decidió suspender la vista pública y retomarla hasta el 26 de julio, para continuar escuchando a los testigos.

Las fiscales del caso prefirieron no dar declaraciones a los periodistas y por eso fue imposible saber su versión de la vista pública y por qué ahora hablan de un homicidio por omisión.

El caso

Evelyn Hernández, quien ahora tiene 21 años, realizaba labores domésticas el 6 de abril de 2016, cuando sintió ganas de ir al baño. Así que fue a la letrina de su vivienda, ubicada en una zona rural del departamento de Cuscatlán. Fue tan grave el malestar que experimentó, que se desmayó. Cuando su madre la encontró, estaba inconsciente y rodeada de sangre. Inmediatamente la trasladó al Hospital Nacional de Cojutepeque. Cuando los doctores la examinaron, se enteraron de que tuvo un parto extrahospitalario y luego la denunciaron. Cuando le dieron el alta, fue arrestada y comenzó a enfrentar un proceso judicial en su contra. Eso a pesar de que ella, según ha declarado, no sabía que quedó embarazada tras ser violada. 

Las pruebas científicas determinaron que el bebé falleció tras aspirar meconio y no por intención o negligencia de Evelyn, según los abogados. 

Cuando el proceso judicial finalizó, en un juicio, Evelyn fue condenada a 30 años de prisión. Pero sus abogados apelaron y la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) dio instrucciones para que una cámara anulara la pena y ordenara un nuevo juicio para revisar de nuevo las pruebas. Ese nuevo juicio es el que comenzó este 15 de julio.

La legislación salvadoreña dice que una persona no puede pasar más de dos años detenida sin una condena en firme, por esa razón Evelyn es procesada en libertad. Cumplió dos años en prisión mientras era procesada. 

LE PUEDE INTERESAR:

Comenta