Policías y custodios de centros penales miembros del Movimiento por los derechos de los policías, se concentran frente a Casa Presidencial en San Salvador para ser escuchados por el presidente Sánchez Cerén,y exigirle un aumento salarial de hasta $1,000 dólares por sus labores, considerando -según ellos- que sería un salario justo en vista de trabajar los siete días de la semana y las 24 horas del día, en un país donde los ataques a policías y sus familias es un hecho de casi todos los días. En lo que va de 2015, 26 policías han sido asesinados en El Salvador presuntamente por grupos de pandillas.

Comenta

Publicidad