Con 24 años de edad, es un joven religioso y fundador de una de las iglesias más singulares de El Salvador. Fue ordenado como presbítero protestante por un obispo gay en Buenos Aires, Argentina. Su iglesia impulsa en El Salvador, una reforma a la política de drogas que permita luchar contra el narcotráfico y salvar la vida y salud de quienes consumen sin educación, a través del consumo regulado.


Por Mario Beltrán

No está en El Salvador actualmente porque asegura haber recibido amenazas en su contra. El reverendo Martín Díaz, pastor y presidente de la Iglesia Evangélica Protestante de El Salvador (Iepes) y miembro de la Misión Sacerdotal Tercermundista (MST), accedió a una entrevista con GatoEncerrado a través de Skype, en donde habló sobre los dos principales temas que como iglesia protestante salvadoreña están impulsando. No son temas nada habituales ni del agrado de muchos, pero bajo la óptica de Martín “son liberadores y del Reino de Dios”. Hablamos de la despenalización del aborto, y una reforma a las leyes contra el narcotráfico en El Salvador.

—Nuestro lema es “Provocando el encuentro y demoliendo dogmas”. Creemos que las respuestas que dan en la actualidad se basan en respuestas a problemas del siglo 16 ante problemas del siglo 21. Estamos convencidos que seguir el camino de Jesús es estar con las personas oprimidas, o los apartados de la sociedad por alguna creencia o actividad que al final es parte del libre albedrío de cada uno de nosotros. Por ello trabajamos con jóvenes, pastoral de Derechos Humanos, despenalización del aborto porque somos consientes que la mayor causa de muerte a nivel mundial en jóvenes mujeres, son los embarazos precoces; son alrededor de medio millón de adolescentes al año por no tener información adecuada de la educación sexual y reproductiva, derecho que todos tenemos—.

El reverendo Díaz dice además que como iglesia trabajan por los derechos de las comunidades LGBTI pues asegura que si es amor, no hay porqué entrometerse en la vida de otras personas.—En la Biblia no se habla en ningún momento de estas prácticas sexuales; a lo que la Biblia se refiere es a la sodomía como humillación sexual, no como un acto de amor entre personas del mismo sexo. Al final el libre albedrío está, y no debemos juzgar la vida de los demás— argumenta.

***

Con respecto al consumo de drogas ¿Cuál es su postura como iglesia? 

Desde el año 2011 empezamos trabajando con un enfoque de Pastoral de Reducción de Riesgos de Buenos Aires, Paraguay, Uruguay y El Salvador. Somos la única iglesia miembro del Consorcio Internacional de Políticas de Drogas (IDPC  por sus siglas en Inglés). En ese sentido, sabemos que el uso de sustancias recae en el libre albedrío de cada persona, y como dice el maestro Antonio Escohotado: "de la piel para adentro es jurisdicción de cada persona" y creemos que el Estado no debe meterse en qué consume o qué no consume una persona tomando en cuenta que no hay daños a tercereos. El Estado no le puede prohibir a usted que consuma en su casa un cigarrillo de marihuana o tenga una planta de cannabis porque está en su propiedad, y no hay daños a terceros.

¿Qué tipo de labor hacen entonces al respecto?

Trabajamos con el tema de la regulación de las sustancias. En el caso específico de El Salvador como parte del Triángulo Norte Centroamericano, y esto no solamente recae en la individualidad de cada persona, sino en un tema de seguridad nacional que toca múltiples aristas sociales, económicas, de salud pública, entonces hemos trabajado desde 2013 en El Salvador, hicimos el primer simposio sobre políticas de drogas con el apoyo de la Fundación Open Society y otras organizaciones, y que lo organizamos para funcionarios de Seguridad, Centros Penales y Defensa.

Ahí salió la Declaración de San Salvador como un documento marco con el que hemos trabajado los últimos años. Por otro lado hemos realizado el primer Festival por una política de drogas, marchas, recolección de firmas, etc.

Tienen nombre de iglesia conservadora pero están a favor de respetar el derecho de consumo de cualquier persona que así lo decida.

Sí, no estamos a favor del consumo directamente, sino de la libertad y el derecho que si una persona decide consumir sustancias, lo puede hacer en la privacidad de su casa, sin tener temor que el Estado pueda llegar a capturarlo, y salir diciendo que eso es combate al narcotráfico, porque lo que se hace es capturar a consumidores para inflar las estadísticas. El Estado de El Salvador oficialmente no reconoce que operan organizaciones de tráfico de droga, y todo el tema de narcotráfico se le atribuye a las pandillas, pero en El Salvador operan carteles del narcotráfico y no se lucha contra ellos; no hay un narcotraficante de verdad que esté preso en El Salvador.

Por ejemplo "Chepe diablo" (José Adán Salazar Umaña) está considerado como uno de los narcotraficantes más buscado por los Estados Unidos, y vive tranquilamente en El Salvador. Según la División Antinarcóticos, en El Salvador solo viven colaboradores de los carteles del narcotráfico, y eso es totalmente falso. El 90 % del 80 % total de cocaína, pasa con Centroamérica hacia Estados Unidos.

Es necesario que se cambie el lenguaje. Una persona no es adicta; una persona padece de un uso problemático.

¿Consideras que El Salvador podría replicar la regulación del uso de la marihuana que hizo Uruguay como alternativa al narcotráfico?

Creo que es lo más saludable y sensato que podríamos decidir como país. Tal vez no calcar el modelo de Uruguay, pero podemos ver los ejemplos de Israel, el estado de Colorado, etc, y creo que es preferible que el Estado tenga el control sobre este mercado, a que lo tengan grupos del crimen organizado armados. Creo que es más factible luchar contra algunos males sobre regulación del mercado, a luchar contra grupos armados.

Hay que tomar en cuenta que la mayoría de muertes por consumo de sustancias se debe a la adulteración de la sustancia, más que a la sustancia misma. Entonces regular el mercado garantiza un proceso de control de calidad y ayuda para que no se financien organizaciones criminales, y para saber qué está consumiendo la persona, pues la idea falsa de vivir en un mundo sin drogas es imposible, porque droga es toda sustancia que modifica o altera nuestra percepción.

Hay que considerar que vivimos en un El Salvador demasiado conservador y muy polarizado ¿Crees que este tema sea utilizado con fines políticos de partidos a favor y en contra de la regulación de drogas?

Hay partidos que pueden decir que regular el consumo es permitir la drogadicción en el país como argumentos típicos de grupos fundamentalistas no solo de derecha, porque entender la regulación o no, no te hace de derecha o de izquierda. Es un tema complejo porque cualquier persona que esté a a favor del prohibicionismo, consiente o inconscientemente está apoyando al narcotráfico.

En el caso de El Salvador entre el 2014 y 2015, hicimos una investigación exploratoria con ayuda de una ONG  donde nos dedicamos a entrevistar a grupos de poder para explicarnos a nosotros mismo esta pregunta, y encontramos la sorpresa que muchos funcionarios están abiertos a una reforma, y están de acuerdo que es necesario un debate serio sobre el tema, y los más reacios piensan que si se demuestra realmente que previene la violencia, o el uso medicinal e industrial del cannabis va a ayudar a generar ingresos al país, estarían dispuestos a reformar. Nuestro país acciona lamentablemente en concordancia con las "grandes potencias"

¿Crees que Estados Unidos presionaría política y económicamente a El Salvador para que se oponga a la regulación de uso de drogas?

No lo creo. El viraje que está teniendo Estados Unidos en su política interna cada vez hay más aprobación al tema de regulación de drogas, y el Gobierno Federal no ha intervenido en estados donde se ha legalizado el uso de cannabis tanto para consumo personal, como medicinal. El presidente Obama fue el primero en visitar una cárcel de máxima seguridad y hablar con personas presas por tenencia de drogas, y el mismo presidente dijo que él pudo haber sido uno de esos reos porque uno de cada tres afroamericanos está preso por tenencia de drogas.

A Estados Unidos le conviene internamente por la crisis que tiene con la epidemia de heroína. Hay policías como la de Nueva York, que en su equipo cotidiano tienen antídotos para sobredosis de heroína. La situación es grave, y la forma de palear eso no es con represión, sino con políticas de drogas desde los derechos humanos y la gestión de riesgos.

Después del viraje que se dé en Ungass 2016 (Asamblea Mundial de Naciones Unidas sobre políticas de Drogas), El Salvador no podrá quedar aislado solo en la represión. ¿Cuándo el Estado tomará conciencia? llevemos años en donde las pandillas utilizan a menores de edad para el narcomenudeo de marihuana y cocaína en las escuelas. El Salvador debe darse cuenta que esto es grave para que haya una nueva política de drogas y un verdadero combate al narcotráfico.

Desde la perspectiva médica ¿No habrá la posibilidad de que haya una oposición por el tema de sobredosis y daños a la salud ocasionados por el consumo de drogas?

No. El Colegio Médico de El Salvador es parte de los firmantes de la Declaración de San Salvador. Solo un mínimo porcentaje de consumidores tienen problemas de consumo problemático de drogas, y quienes lo tienen es por el policonsumo, no por consumo de una sola sustancia. Entonces, se necesita dentro de una nueva política, educación de consumo de drogas porque la gente desconoce los efectos y contenidos de una sustancia. No creo haya una resistencia muy grande de parte de los médicos, más allá de algunos fundamentalistas.

Si tuvieras en frente a las autoridades que podrían cambiar esto y acceder a su enfoque ¿Qué reflexión le harías a estas personas?

Qué está en sus manos mejorar la calidad de vida de las personas y basarse en la justicia, en la ciencia y en los hechos. Es su responsabilidad porque el pueblo los ha elegido para que actúen en concordancia a los hechos, a la justicia y a la ciencia.

Con respecto a la despenalización del aborto ¿Cómo una iglesia evangélica se anima a tener este discurso en un país tan conservador?

No somos la única iglesia que tiene ese discurso. A nivel espiritual y religioso hay muchas tradiciones. Desde la teología, a los tres meses, no ha encarnado el alma en la persona. Desde la ciencia, aún no se considera un ser humano a ese embrión de tres meses.

¿A los tres meses, el embrión no es considera ser humano?

No, la ciencia lo respalda. Además creemos que las mujeres tienen el derecho a decidir sobre su cuerpo. Las muertes que hay en la práctica del aborto, es igual que por las drogas, es debido a la clandestinidad. Las chicas van a donde un "carnicero" y mueren desangradas. Por otro lado, se debe tomar en cuenta que a mi como pastor me ha tocado acompañar varios casos de mujeres que tomaron la difícil decisión de abortar, y no creas que es una gracia, no es una decisión fácil. No es como dicen las "pro-vida" que se rasgan las vestiduras pensando que abortar es como un deporte para las mujeres; no es así.

Si se toma esa decisión es por salud, porque no pueden traer a esa persona al mundo; o en el caso de las violaciones que si el bebé nace, tampoco tendrá una calidad de vida decente, entonces por esos temas -sobre todo la salud-.

En Uruguay, desde la aprobación de la ley, ya no hay muertes por abortos. Nuestro país es muy prohibicionista; tener por 30 años a mujeres que abortaron por problemas de salud, eso no es justo. Así hay casos como por ejemplo una de "Las 17" que el marido le pegó con la cacha de la pistola, perdió al bebé, y a ella le dieron 30 años de cárcel, y al marido tres años por posesión ilegal de arma de fuego.

¿Han tenido problemas o enemigos creados a partir de este tipo de pensamientos?

Sí, tú sabes que cuando trabajas en contra del narcotráfico o a favor del derecho de las mujeres te metes con fuerzas oscuras bastante poderosas. Sobre todo en nuestro país. Constantemente recibimos amenazas pero con el tema de drogas se complicó más. Le quemaron el auto a un miembro de la junta directiva de nuestra iglesia, nos han amenazado de muerte, nos han perseguido desde autos polarizados sin placas, nos dijeron que dejáramos de hacer todo esto.

Todo ello me empujó a salir del país a través de ACNUR a este país, sin embargo desde acá hacemos investigaciones con respecto a la evolución de la ley de consumo de droga en Uruguay, y que presentaremos en diciembre de este 2015.

Después de todo lo vivido, hemos perdido el miedo a la muerte violenta, y lo hemos superado como equipo.

*** 

Martín, como líder religioso, no descarta que en más de alguna ocasión miembros de su feligresía hayan consumido sustancias prohibidas, sin embargo, es del pensar que como iglesia no juzgan a nadie, sino más bien se le abren las puertas, pues según dice, la religión ve a los usuarios problemáticos o marginados sociales como "gente a quien cambiar", cuando lo que realmente necesitan es atención médica y acompañamiento espiritual.

Dice además que como Iepes, han dado capacitaciones en reducción de daños y gestión de riesgos a grupos en El Salvador de usuarios de cannabis que padecen situaciones como la falta del papel adecuado para el cigarrillo, la falta de pipas de cristal que son as recomendadas, y terminan consumiendo con artefactos que no son los adecuados para la salud como el papel periódico, papel higiénico, etc. "Nosotros los capacitamos con toda esta información para disminuir riegos".

Dice que su papel como iglesia es capacitar e informar los usos correctos del consumo de sustancias, y todo lo que conlleva como por ejemplo prácticas sexuales,  bebidas alcohólicas. "Como iglesia, en los festivales de cervezas hemos repartidos 5 mil preservativos. Lo que podemos hacer como iglesia es educar y tratar de reducir los daños que se pueden provocar por estas prácticas riesgosas.

Como Iepes, participarán en la Conferencia Internacional para la Reforma de Políticas de Drogas en Washignton, donde Martín expondrá la situación de El Salvador y el Triángulo Norte, y el trabajo de la reforma de política de drogas en países adversos a desarrollarse en noviembre de 2015.

Usted puede participar en el Primer estudio sobre políticas de drogas y Derechos Humanos en El Salvador. Ingrese aquí para acceder a la encuesta.

Comenta