La Concertación Regional para la Gestión de Riego (CRGR), criticó fuertemente los acuerdos aprobados en la COP21 porque consideran que estas decisiones no van enfocadas a garantizar la reducción de gases del efecto invernadero que provocan cambios climático en la regio centroamericana.


Por Marvin Díaz

La Concertación Regional para la Gestión de Riego (CRGR) de los países de El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Honduras, considera que los acuerdos alcanzados en la convención del COP21 realizada recientemente en París, Francia, en relación al cambio climático, no contribuirán para apalear la seria crisis medioambiental que vive Centroamérica.

Para la organización, las decisiones que se tomaron en la COP21 dejan grandes vacíos en temas prioritario como las emisiones de gases del efecto invernadero, la no declaración de la región centroamericana como zona altamente vulnerable a los cambio climáticos, la exclusión de “obligaciones y compensaciones” por pérdida y daños resultado de la crisis medioambiental en el mundo, entre otros.

Magdalena Cortéz, miembro CRGR, El Salvador, mencionó que los acuerdos logrados en relación a la emisión de gases que generan los países desarrollados, no generó un aporte positivo para los países subdesarrollados. “En el tema de las emisiones de gases de efecto invernadero no existe un posicionamiento claro de cómo se va a medir y cuándo se va a cumplir este acuerdo; estamos hablando que iniciará la discusión de este acuerdo hasta el año 2020”, dijo Cortéz.

Si se aumenta la emisión de gases en el mundo, esto conllevará a que los casquetes polares se derritan rápidamente generando así que exista mayor concentración del calor en la tierra, y produzca los diversos cambios climáticos que son percibidos por la población.

Agregó “Nos preocupa de qué será de las comunidades que actualmente viven los estragos del cambio climático y esto se puede profundizar”

Mientras tantos, Pablo Maldonado, miembro CRGR, Guatemala, considera que la única manera de sobrevivir como países centroamericanos es adaptarnos a los cambios que generen el efecto invernadero. “Es importante la adaptación para los países centroamericanos, no tenemos otra opción y no podemos quedarnos con los brazos cruzados”, concluyó el guatemalteco.

Denis Meléndez, miembro CRGR, Nicaragua, recalcó que las decisiones tomadas en COP21 solo vienen a empeorar la difícil situación ambiental que viven la región centroamericana. “Los problemas no son los gases, sino los niveles excesivos y que consecuentemente están colocando al planeta en una situación dramática. Para países como lo nuestro las condiciones son pero muy adversas, por eso decimos que los acuerdos de Paris no satisface nuestra expectativas”, expusó Meléndez.

La organización creen que los mayores beneficiados con los acuerdos alcanzados, son las grandes empresas y los 42 países de primer mundo que generan altas emanaciones de gases de efecto invernadero. “En la primera parte de los acuerdos de París, lo primero que aparece es el tema de las contribuciones voluntarias, es decir, se sacudieron la responsabilidad los países industrializados y trasladaron a todos los países la responsabilidad. La respuesta es que cese la emisiones de gases invernadero y la fuente”, agregó miembro nicaragüense.

El Salvador ha sido testigo de diversos acontecimientos del cambio climático como la sequía, inundaciones, pérdida de tierra, generadas por el aumento del agua en los mares; y estragos en los cultivo entre otras. Todas estas problemáticas son generadas por las actividades empresariales de los países desarrollados o de primer mundo.

Los miembros de la CRGR, concordaron que es necesario trabajar en conjunto para poder reducir los impactos del cambio climático en sus países. También crear políticas que apoyen a la adaptación local de las comunidades más afectadas por este fenómeno ambiental.

Comenta