Foto referencia/Internet

Solamente en 2015 se registraron 6,653 muertes a causa de la violencia; esto equivale al 18.2 homicidios por día. Durante  2016 han asesinado a cinco miembros LGBTI. En 2015 se contabilizaron 1,403 denuncias en contra de la PNC, y 251 casos de violación a los derechos humanos por parte de la FAES


Por Marvin Díaz

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), sentó postura sobre la escala de violencia que atraviesa El Salvador. Desde el 2010 hasta el 2015 se han registrado aproximadamente 20 mil personas ha perdido la vida a causa de la delincuencia y la violencia social, así, lo afirmó el titular de la PDDH, David Morales. Estos datos sitúan al país como uno de lugares más violentos a nivel mundial.

Según la PDDH, solamente en el 2015 se registraron 6,653 muertes a causa de la violencia; esto equivale al 18.2 homicidios por día. Durante ese mismo año la tasa anual fue de 115.8 asesinatos por cada de 100,000 habitantes.

Los datos de las muertes el año pasado muestra que el 91.2 % correspondió al sexo masculino; mientras que 8.8 % a mujeres. La tasa nacional promedio de asesinatos por cada 100,000 mujeres ascendió en 2015 al 16 %. Estos datos fueron considerados una de la más alta a nivel mundial, según un Informe Mundial de Feminicidios.

Niños, niñas y jóvenes entre las edades de 0 y 17 años también fueron abatidos por el flagelo de la violencia, así lo afirmó el procurador Morales. “El 10.9 % representa las victimas durante el año 2015, esto hace un total de 632 casos, aumentando en 201 hechos violento registrados en el año 2014”, aseguró el funcionario.

En los primero nueves meses del año pasado el 42.0 % de hombres tenían entre las edades de 18 a 30 años perecieron por la violencia y el 38.0 % de mujeres fue el total de victimas entre las edades mencionadas.

Mientras tanto la comunidad LGBTI ha perdido durante el año 2016 a cinco de sus miembros, esto como parte de la discriminación, rechazo e intolerancia que culminan en asesinatos por odio hacia mujeres trans. Para el representante de la PDDH, esto es un claro ejemplo que la violencia que está llegando a sectores más vulnerables del país.

“La población más vulnerable es la que está sufriendo por la ola de violencia y escalada delictiva que afecta a El Salvador. Estos crímenes están siendo provocados especialmente por pandilla que operan en diversos lugares”, repudió David Morales.

Las instituciones que velan por la seguridad nacional también tuvieron su parte en los alto índices de asesinatos en el país. 2015 reportó 51 policías de la Policia Nacional Civil (PNC) asesinados y 16 de la Fuerza Armada del El Salvador (FAES). También hasta el mes de septiembre del 2015 fueron abatidos en enfrentamientos policiales 40 adolescentes y 126 adultos pertenecientes a estructuras criminales, esto hace un total de 201 vinculadas a pandillas, esto según datos de la PNC.

A la luz de la PDDH, existen otros generadores de violencia que han sido denunciados en reiteradas ocasiones por presunta violaciones a los derechos humanos ante la institución. Durante 2015 se contabilizaron 1,403 denuncias en contra de la PNC y 251 casos de violación por parte de la FAES; para estas fechas hubo un incremento de 270 casos entre las dos instituciones de seguridad a comparación del 2014.

Financiamiento para el tema de seguridad

El Ministerio de Seguridad Pública recibió $422.7 millones, acrecentando su presupuesto en 18.7 %; este monto económico destinado a esta cartera del Gobierno, solamente el 1.1 % fue dirigida a funciones de prevención, participación y reinserción social; mientras tanto que 90.5 % de este presupuesto iba encaminado para labores de represión y combate al delito.

David Morales se refirió a este tema como desproporción de recursos económicos. “Existen una desproporción, no podemos reducir los costos y los gastos necesarios para la represión, pero hay que aumentar notablemente la inversión en prevención”, señaló Morales.

La PDDH considera que el financiamiento para poder echar a andar las políticas de seguridad deben enfocarse a la recaudación tributaria del Estado, una reforma fiscal en donde opere la justicia tributaria y que se controle a los evasores de impuestos para sacar fondos que se destinen a seguridad.

Añadió el procurador “solo en la evasión del IVA, dicen los experto, que nos acercamos a $1,000 millones anuales de pérdida, esta política de financiamiento es necesaria incrementar el ramo de seguridad”.

Atención a las víctimas y el control de las instituciones de seguridad

Otro énfasis al que se refirió la institución de derechos humanos es la atención a las victimas producto de la violencia, según para el titular de la PDDH, hay serios problemas económicos para atender a estas personas; también se carecen de planes específicos destinados para la población vulnerable en el tema de seguridad.

“Hay miles de familias que no estan siendo atendidas por el Estado. Las víctimas deben ser primero”, concluyó David Morales al referirse a este tema.

El fortalecimiento de los controles internos de la PNC y la FAES, centros penales y las instancia de auditoria interna del Órgano Judicial y el Ministerio Público es otra de las observaciones que señaló el procurador para mejorar la seguridad del país.

David Morales recalcó que se necesitan controles interno de las instituciones de seguridad para evitar los abusos de los derechos humanos. “Hemos demostrado que se están dando abusos, incluso  muertes arbitrarias por parte de la PNC y FAES; se han registrado dos casos de desapariciones forzadas a manos de estas instituciones entre el año 2015 y lo que va en el 2016”, indicó el funcionario.

Finalizó lamentando que dentro de estas instituciones no existe controles internos y que el avanece deben de tener un contrapeso que responda a la necesidad de la seguridad en el país.

El procurador hizo un llamado vehemente a los partidos políticos a dejar la agenda partidaria el tema de seguridad; este mismo condenó que se aborde un tema tan primordial para la sociedad como ataques de un adversario hacia otro.

“Lamento como procurador los abordajes en el tema de seguridad de parte de las dirigencias políticas. Estos tienen como característica la polarización, la desacreditación de los adversarios y la legitimación de la posición propia”, dijo David Morales.

Aseguró la PDDH que la Asamblea Legislativa, la PNC, la FAES, y los partidos políticos no podrán trabajar en el tema de seguridad si lo hace por su propia cuenta, es por eso que se hizo un llamado en reiteradas ocasiones a la unidad nacional para combatir los altos índices de violencia.

Comenta