Mirando con pesar el río contaminado se encuentra el líder Gustavo Blanco  y el Dr. Vladimir Pacheco en el cantón San Sebastián. Foto por Alfredo Carías.

La multinacional minera de capital estadounidense Commer Group es la responsable de la explotación de metales en la comunidad, pero en los años 80 se retiró del país dejando el legado de contaminación y muerte en la zona


Por Alfredo Carías

El río San Sebastián ubicado en el municipio de Santa Rosa de Lima al oriente de El Salvado, está sin vida a consecuencia de la contaminación con metales pesados producto de la explotación minera. Así lo revela un nuevo informe elaborado por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), con colaboración de expertos nacionales e internacionales y las instituciones Asprode, la Universidad de Aarhus de Dinamarca y SalvAide.

Este hecho opaca la celebración del Día Mundial del Agua en El Salvador que es uno de los países  con menos disponibilidad de agua potable, en donde los recursos hídricos están severamente contaminados a causa, en parte, de la total ausencia de tratamiento de las aguas residuales según datos oficiales.

"Esta situación de contaminación la padecen la población del cantón San Sebastián que han vivido desde hace décadas con el drenaje ácido sobre el río San Sebastián a causa de la explotación minera", denunció Vicente Hernández poblador de dicho cantón.

“Ustedes donde viven si tienen agua son felices, nosotros tenemos agua contaminada porque nosotros hacemos pozos artesanales pero encontramos el agua de color amarillo, los animales no beben agua de ese río; el río está muerto”, concluyó Hernández.

El legado minero y sus afectaciones

El drenaje ácido puede durar décadas según revela el experto en hidrología, Julio Quiñonez.

“A causa de la implementación de diversos metales para la extracción del oro, queda un remanente que sigue deteriorando la corteza geológica, con el paso del tiempo sigue ese flujo, y es un agua que no podemos utilizar en años”, sostiene el especialista Quiñonez.

La multinacional minera de capital estadounidense Commer Group es la responsable de la explotación de metales en la comunidad, pero en los años 80 se retiró del país dejando el legado de contaminación y muerte en la zona, aseguró el procurador de Derechos Humanos David Morales.

“No es aceptable en las condiciones medio ambientales, poblacionales, económicos, sociales de El Salvador la práctica de la minería, genera muerte y destruye la naturaleza. La población de San Sebastián en este momento no tiene un goce a su derecho humano al agua, no tiene acceso a agua de calidad”, señalo el procurador.

“Dentro de una generación o dos generaciones el daño a la salud de los pobladores será notoria a causa de la contaminación con metales pesados, es una bomba de tiempo, los efectos que se sufrirán  con la contaminación del río San Sebastián, por lo tanto es urgente la intervención del Estado”, advirtió Vladimir Pacheco Cueva, experto en cierre técnico de minas.

La contaminación del río San Sebastián se prolonga hasta el golfo de Fonseca dañando la salud de poblaciones de otros municipios pero se desconoce la magnitud del impacto de cuanta población es la afectada ante la falta de estudios que lo comprueben por parte de las autoridades salvadoreñas de salud y medioambiente.

Comenta