El Gobierno central ha iniciado una serie de acciones encaminadas a reducir los índices de violencia en el país. A raíz de la iniciativa, las dos principales pandillas han implementado una cese de homicidio con el fin de detener las nuevas presiones del ejecutivo. Raúl Mijango, mediador de grupos de pandillas, considera que medidas represivas no serán la solución.


Redacción Gato Encerrado

El gobierno salvadoreño en los últimos días ha implementado medidas extraordinarias en diferentes centros penales del país, esto con el fin de detener los delitos planificados desde las cárceles. Raúl Mijango, uno de los mediadores de la extinta proceso de tregua durante el 2012, concluyó que este tipo de medidas vendrá a incrementar los niveles de violencia en El Salvador.

“Soy partidario de que este tipo de medidas no resuelven. En algunos casos medidas como esta son como especie de palos que se le da al panal, y lo que hará es aumentar el problema de la violencia”, dijo Mijango a GatoEncerrado.

Entre las iniciativas que el Ejecutivo ha puesto en marcha durante estos días  son los estados de emergencia, el encierro total de los reclusos, suspensión de visitas, la presencia permanente de la Policía Nacional Civil (PNC) en los centros penales, entre otras medidas. Estas acciones buscan desarticular los cometimientos de delitos que son ordenados desde las cárceles a través de las llamadas telefónicas.

Asimismo, 342 cabecillas de las dos principales estructura pandilleriles han sido trasladado desde diferentes centro penales al Centro Penal penal de Quezaltepeque, esto para impedir comunicación con sus miembros en el exterior.

Mijango considera que el Gobierno salvadoreño ha caído en un círculo de represión y "manodurista" al momento de presentar iniciativas para combatir la violencia. El mediador reconoció la labor impulsada durante el proceso de la tregua y lamentó a la misma vez el abandono por parte del Ejecutivo.

“La única medida que expresó resultado inmediato y eficaz fue el proceso de tregua que se llevó a cabo junto a monseñor Colindres; este proceso hizo que se redujera durante 15 meses los homicidios en el país”, expuso Raúl Mijango

La tasa de homicidios que El Salvador ha experimentado durante los últimos meses ronda entre los 23 asesinatos diarios. Hasta el 5 de marzo de 2016 la PNC reportaba 2036 asesinatos en El Salvador; Mijango concluye que esta situación es producto del abandono total al proceso de tregua que se inició durante la gestión del expresidente Mauricio Funes.

“Hoy lo que estamos viviendo no es el costo de haber pactado la tregua, como alguno falsamente quieren hacer creer, lo que estamos viviendo es haber abandonado ese proceso y esfuerzo”, aseguró el mediador de la tregua.

También afirmó que si el proceso se hubiera seguido, hoy en día no se viviera un ambiente de zozobra como hoy lo están percibiendo miles de salvadoreños. “Si se hubiera seguido el proceso de tregua, hoy en día estuviéramos consolidando la reducción de homicidio y se estuviera empezando a reducir de manera significativa como el delito de extorsión”, añadió Mijango.

Ante las medidas tomadas por el Gobierno central para reprimir a los grupos pandilleriles, las pandillas hicieron circular dos videos entre el 26 y el 29 de marzo en las redes sociales en donde se comprometían a reducir los homicidios a cambio de que no se implementarán las medidas anunciadas por el Ejecutivo.

Desde esa fecha, el promedio de homicidios en el país cayó de 23.3 diarios a 8.5 diarios. Ante esta abrupta caída en el número de muertes violentas, el Ministerio de Justicia y Seguridad afirmó que se debía al resultado del trabajo que realizaban y a la puesta en marcha de las primeras medidas de seguridad implementada en centros penales.

"Nosotros hemos continuado trabajando y reprimiendo el delito y promoviendo la prenvención en el país", dijo el viceministro de Seguridad Roberto Flores Hidalgo.

A juicio del mediador, es lamentable que por una parte existan acciones para reducir los homicidios, y al otro extremo haya mecanismo para reprimir a los grupos pandilleriles. “Yo lamento que se estén dando dos acciones contrapuesta, un lado las pandillas que están haciendo el esfuerzo por cesar hostilidad y por el otro lado el Gobierno desarrollando una serie de medidas que tienen como centro la acción represiva”, enfatizó Mijango.

Raúl Mijango advirtió que estas medidas no vayan a convertirse en “cachetadas de payasos” que por debajo de la mesa estas medidas tenga entendimiento y que el público desconoce.

“El Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), no será un partido de los pandilleros”

Raúl Mijango, hizo anuncio que el MRP será un movimiento que busca llegar a la “raíz del problema de la crisis de nuestros pueblos” para encontrarle solución, y descartó que esta iniciativa sea un refugio político para los pandilleros

El movimiento desea convertirse en un partido político con aspiraciones de participar electoral y desligarse de los tradicionales partidos en contienda que predominan en el país.

“Si hay alguien de la pandilla que  abandone violencia que no tiene pena pendiente con el Estado y quiera contribuir de esta manera a la construcción de un nuevo El Salvador, bienvenido sea, pero que vamos hacer expresiones política de las pandillas, nada que ver”, expresó el mediador.

Entre las acciones de trabajo que plantea este movimiento en un documento de siete páginas y de las cuales Mijango reforzó con sus declaraciones están: dinamización de la economía del El Salvador, regulación de las riquezas en pocas manos, implementación de nuevos horarios de trabajo en el sector privado y público, el cese de prácticas de reelección  en periodos de elección de funcionarios, entre otras.

Raúl Mijango concluyó que solamente desde la política se podrían hacer las transformaciones que El Salvador necesita para poder mantenerse a flote en el mar de violencia que aquejan a cientos de pobladores.

Comenta