En Morazán al oriente de El Salvador, se ha intensificado la proliferación del gorgojo descortezador, plaga que desgasta la vida de los pinos hasta el punto de ser talados. El desabastecimiento de los mantos acuíferos y  falta de agua en las comunidades son las afectaciones hacia la población de esa zona.


Por Marvin Díaz

Los rayos del sol se filtraban entre las ramas de los majestuosos pinos del cerro El Pericón del municipio de Arambala, Morazán, El Salvador; en ese lugar, una plaga maligna ha decidido carcomer, devorar y destruir la vida natural de muchas poblaciones. Esta plaga es la muerte silenciosa que va divagando entre los pinares,haciendo añicos todo lo que es vida.

En medio de la sombra de la muerte, María Francisca Nolasco camina entre los cadáveres de pinos que han sido asesinados por una plaga llamada gorgojo.  “El gorgojo ataca al pino desde pie y luego a las corteza”, dice María. Ella conoce muy bien a su enemigo y los estragos que este hace no solamente a la vida silvestre sino que también a su comunidad.

Con su gorra color café, su blusa azul negro y su pantalón ajustado, María va cargando tres botellas de agua las cuales ha llenado de un barril que sirve como oasis en medio de los pinares. “Yo jalo el agua para que pueda fumigar los pino”, menciona mientras su mano se ahoga en el barril junto con la botella de agua. María, sabe muy bien que tarde o temprano esa plaga maligna destruirá su vida y la de los suyos.

***

El gorgojo descortezador es un insecto color negro que afecta a las diferentes especies de pinos llevándolos a la destrucción total. El departamento de Morazán ha sucumbido ante esta problemática durante muchos años, pero este año el gorgojo se ha agudizado en diversos cerros de la zona oriental del país.

La cordillera norte de Morazán junto con los municipios de Perquín, San Fernando, Torola, Arambala, Joateca y Jocoaitique son las víctimas de esta plaga. En lo que va del año se han talado 11,000 pinos; y se tiene registro que un 45% de los pinares está plagado.

Serafín Gómez, miembro de la Mesa del Agua en el territorio de Morazán, mencionó que la destrucción de miles de pinos y la presencia de esta plaga maligna en muchos pinares no son las únicas afectaciones.

“Falta de agua es la mayor preocupación, porque el cerro el perico abastece de agua a la microcuenca del río Sapo y Las Marías; estas microcuencas abastecen de agua a más de 1,000 familias de diversos municipios de Morazán. Si no hay pinos no hay agua”, dijo Gómez

El predominio del gorgojo en los cerros de la zona oriental se ha generado por la intensidad del calor y el cambio climático que afecta al país. “En ocho días esta plaga puede consumir una hectárea de pinos”, expresó el miembro de la mesa del agua.

***

A sus 50 años, María, nunca tuvo escases de agua; ella junto con sus hijos y esposo han visto cómo el gorgojo ha succionado la vida del agua dentro de su pozo. “Yo tengo pozo y es poca el agua que se consume”, dice con preocupación mientras sumerge la segunda botella en el oasis.

Se limpia el sudor de su rostro, las marcas del intensificaste sol en su piel morena demuestran los 29 años de trabajo entre los pinares a merced de la sombra de la muerte que desgarra la selva de aquellos pinos. Un Estudio complicado sobre las afectaciones de esta plaga quizás no lo entenderá, pero acierta muy bien cuando dice:

“Si se van todo estos pinos no  habrá agua, vamos a lo peor” palabras sencillas y concretas que María dice sobre el gorgojo.  Añade, “por donde yo vivo ya se fueron como tres manzanas de pinos” algo que seguramente afectará su hogar  y a las 70 familias de su comunidad.

maria-pinos-morazan

María Francisca Nolasco camina entre los cadáveres de pinos. Foto/Marvin Díaz.

El 19 de abril el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)  emitió una alerta fitosanitaria en todo el país por el gorgojo; mientras tanto ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Polh, hizo un recorrido el 10 de septiembre; esto para constatar las afectaciones de la plaga.

A pesar de los esfuerzos que las entidades gubernamentales hacen para controlar esta situación,  los pobladores consideran que esta plaga aún persisten en  los pinares, muestra de ellos son parches rojizos que se observaron en medio de la vegetación verde. La plaga se va extendiendo hasta contaminar a los pinos sanos.

Sonia Baires, directora de Atención Ciudadana e Institucional del MARN, expresó que hasta el momento se están tomando medidas para minimizar los daños del gorgojo. “Se están cortando los árboles, no hay alternativa, al menos en lo inmediato es cortar, pero una de las medidas a mediano y largo plazo es buscar el escarabajo que se coma a esta plaga”, dijo Baires.

Yesenia Soledad Orellana, representante de las comunidades, resiente mucho la tala de pinos que se está dando en la zona “con un pino que se tale se está cortando vida”. Ella considera que hay medidas más viables para detener la plaga del gorgojo.

La problemática que están viviendo muchos pobladores del Morazán se extiendetambién a varios cerros del país de Honduras y esto hace un poco más difícil el combate a la plaga del gorgojo. “La plaga no es solamente problema nacional, también es regional; Nahuaterique, Honduras, son zonas afectadas.

***

María amarra las tres botellas de agua a un lazo grueso y fuerte, lazo que inmediatamente se lo coloca en su espalda y comienza a emprender un camino entre los laberintos vegetativos del cerro El Pericón. La frescura del clima envuelve a aquella mujer; cada paso que da ella  es un desafío a la silenciosa muerte del gorgojo.

Publicidad