La Virgen de la Resistencia se ha convertido en la patrona de pueblo de San José las Flores. La gente se santiguó y se paró frente a los camiones de empresas que iban a explorar el terreno. La población  evitó que 40 kilómetros cuadrados fueran contaminados


Por Michell Hernández y Marvin Díaz

María Uberlina Quitanilla de 67 años de edad, recorre los serpenteados y dificultosos caminos del cerro Los Urbinas, cantón Las Limas, municipio de San José las Flores, Chalatenango, con el propósito de conmemorar cada 14 de septiembre, un año más de lucha y resistencia en contra de la minería metálica en el país.

Los cansados pies de doña María se abren paso entre charcos, fango, piedras y monte, donde ha caminado una hora y media. El ardiente sol de ese día quemaba su piel trigueña haciendo emanar gota de sudor que se deslizaba sobre un costado de sus ojos color café.

Lea también:  Ley antiminería, el “regalo” de Semana Santa de los diputados para El Salvador

—Mi hijo me dice, mamá no vaya, está muy lejos el cerro no va aguantar. Y yo le digo pues vamos a ir no vaya ser el otro año ya no pueda—, relata, mientras limpia su sudor.

Para Uberlina, el cerro Los Ubinas es “un cerro santo” porque en este se encuentra La Virgen de la Resistencia, la cual significa para los habitantes, un acto de valentía y resistencia en contra de empresas mineras que deseaban explotar los recursos naturales de la zona.

María Uberlina Quitanilla de 67 años. Foto/Marvin Díaz

***

En el 2005 La empresa minera Martinique identificó dentro de las entrañas del cerro Los Urbina la presencia de oro, plata y otros minerales, los cuales podían ser extraídos para su comercialización.

José Felipe Tobar, alcalde municipal de San José Las Flores, indicó que el cerro fue el inicio de las luchas en contra de la minería metálica en Chalatenango. “Nosotros nos negamos a que aquí se explotara porque la minería es destrucción a la vida humana y contamina todo recursos de tierra y agua”, indica.

Lea también:  Los 4 fantásticos que se enfrentaron a la minería… y ganaron

Las comunidades del sector imposibilitaron los proyectos mineros en 40 kilómetros cuadrados de terrenos en la zona. Por esa razón, cada 14 de septiembre habitantes del municipio veneran a la Virgen de la Resistencia. “Venir aquí es resistir a la lucha y abogar a la Virgen. Aquí comenzó la resistencia de la gente para impedir los trabajos de estas empresas”, expresó el alcalde.

“Ignorantes”, así calificó la empresa minera a los habitantes de San José las Flores por oponerse al “desarrollo y la empleabilidad” que generaría los trabajos mineros en la zona. “Este municipio ya no existiera si hubieran permitido la entrada a las empresas mineras”, sostuvo Tobar.

***

La devoción religiosa de Urbelina la condujo a la cúspide del cerro. Al llegar, se arrodilló, se santiguó e hizo una cruz frente a su rostro. Se puso de pie y comenzó a cantar y rezar junto a cientos de feligreses, en acto de gratitud por la resistencia en contra de la minería.

—Estamos aquí en honor a las personas que han luchado desde el principio por este cerro; también por esas nuevas generaciones que cuidarán Los Urbinas de las empresas—, dijo.

La anciana se considera parte de la lucha de las comunidades de San José las Flores para impedir el robo de cuarzo, el material precioso del cerro. —En invierno las montañas brillan de cuarzo. Para nosotros es una dicha contar con eso y por eso debemos cuidarlo—.

Feligreses de la virgen. Foto/Marvin Díaz

***

El Salvador ha sido escenario por más de una década de lucha en contra de la minería metálica. Durante este tiempo, diversas organizaciones pidieron a los diputados de la Asamblea Legislativa la creación de una ley que prohibiera los trabajos mineros en el país. Luego de 12 años de discusión de un marco normativo, los legisladores aprobaron el pasado 29 de marzo la Ley  de Prohibición de Minería Metálica.

La mencionada ley prohibió todo proceso de extracción, explotación y procesamiento de minerales metálicos; también la prohibición de cianuro y otros componentes químicos; la reparación ambiental por las afectaciones de los trabajos mineros entre otros.

***

Antes de retirarse, Urbelina hace una petición al Estado salvadoreño: —tiene que ver la dignidad de las personas, tenemos derecho a vivir dignamente y sin contaminación. Hacemos un llamado a las autoridades para que cuiden nuestros recursos naturales—, finalizó, retornando por los áridos y complicados caminos del cerro Los Urbinas.

Comenta

Publicidad