De cómo agentes policiales se aprovechan de la ignorancia de derechos de la población, cometen abuso de poder, capturan y montan casos para cumplir con cuotas a costa de la destrucción de la vida de otros


Redacción Gatoencerrado

En la tercera edición del programa “Gatoencerrado en la Radio”, se abordó un tema que ha dado mucho de qué hablar en los últimos meses en los que han salido a la luz sendos casos de procesos judiciales irregulares que surgen a partir de una captura policial.

En cabina nos acompañó Tatiana Alemán y Víctor Rodríguez, conocido como “el Cracky Rodríguez” del movimiento “Los siempre sospechosos de todo” que impulsa denuncias de casos judiciales irregulares, y que acompaña a familias y víctimas de un fenómeno que la misma Policía Nacional Civil (PNC) y el Estado mismo no terminan de admitir.

Tatiana Alemán es hermana de Daniel Alemán, el joven al que agentes de la PNC de Altavista, Ilopango, le implantaron droga y lo acusaron de tenencia y portación de droga con fines de tráfico. Un juzgado anuló la acusación, y  señaló a los agentes de fraude procesal. Tatiana informó que si bien los agentes están libres por pagar una fianza de $500 dólares, el proceso sigue y la vista pública del caso está programada para el próximo 22 de noviembre.

Lea también: La extraña captura de Daniel, el joven panadero acusado de narco

Sin embargo, Daniel fue acusado por la Fiscalía General de la República (FGR) también por el delito de extorsión, acusación que lo ha mantenido en prisión desde el 10 de enero que fue capturado.

Al cierre de esta nota se conoció que el juzgado especializado A de sentencia que lleva el caso se declaró incompetente para realizar el juicio de Daniel Alemán. El juez alegó que su caso no es crimen organizado, según informó Tatiana en sus redes sociales.

Victor "Cracky" Rodríguez y Tatiana Alemán

Casos como el de Daniel hay más. En septiembre de 2016 capturan a Wendy Morales, una activista defensora de los derechos humanos, acusada de extorsión. La defensa de Morales logró demostrar que todo se trató de una confusión pues había una víctima que señalaba haber sido extorsionada por un persona desde el mismo número telefónico que Morales tenía, sin embargo, ese número llegó a ella en la compra de un chip telefónico nuevo, por lo que recaía sobre ella una acusación que nunca fue cierta.

Lea también:  4 claves para entender el caso de Wendy Morales (y para cuestionar a la justicia salvadoreña)

Tatiana Alemán también detalló de otro caso como el de Brayan Aldana, capturado y acusado de homicidio, debido a que un testigo lo implica por  tener el mismo nombre. El testigo dice que el homicida tiene tatuajes y Aldana no los tiene. “La jueza se está negando a hacer un reconocimiento corporal que la defensa ha pedido”, dijo Alemán.

Otro de los casos sospechosos es de Mirtala Bonilla, acusada de extorsión. “El mismo juzgado de Sonsonate ha amenazado al abogado defensor que no haga bulla”, dijo Tatiana.

“Se está manipulando la percepción de seguridad, ese es un punto en que todos los gobiernos quieren quedar bien pero nadie está atacando la raíz de la violencia (…) varias personas han sido condenadas sin pruebas, y eso le significa al Ministerio de Justicia y Seguridad que están haciendo bien su trabajo y ser sujetos de cooperación internacional. La seguridad es un negocio, no importa cuántas vidas destruyas para que el negocio siga funcionando”, señaló Alemán.

Añade que jueces y fiscales deben cumplir cuotas de procesos para poder obtener bonos y felicitaciones de parte de sus superiores, no importa a costa de las vidas que destruyen.

Los representantes del movimiento “Los siempre sospechosos de todo” hicieron un llamado a la población a visibilizar el problema y a asesorarse al momento de una captura para conocer sus derechos y las obligaciones legales de las autoridades.

Asimismo, ponen a disposición su acompañamiento y asesorías si alguien está siendo víctima de una captura o proceso judicial irregular.

Escuche cada miércoles a partir de las 4:30 p.m. Gatoencerrado en la Radio a través del 92.1 FM Radio La Klave. Un espacio gracias a la Fundación Heirinch Böll El Salvador y el Instituto Diaconal Esteban.

Comenta

Publicidad