Por Steve Magaña*

En cada tiempo electoral, la gente va desarrollando más y mejores criterios a la hora de votar. Eso es positivo. Los partidos políticos no han sabido colocarse a la altura de los tiempos.

Incluso, la idea del voto nulo, tiene una razón válida y legítima para muchas personas, al margen de que vea improductiva esa acción, pero sin duda, la gente demanda más cosas.

Las canciones, eslóganes, o vídeos trillados, están fuera del imaginario de la gente como para convencerles. Lo que esperan son argumentos y propuestas que convenzan y convoquen, pero principalmente exigen prácticas diferentes.

Las palabras enamoran y seducen, pero es el ejemplo el que arrastra las conciencias y los corazones para que la gente apoye con convicción y compromiso un proyecto político.

Jackeline Rivera Candidata a Alcaldesa por San Salvador

Sin embargo, vemos candidatos que aún creen que la gente es tonta, proponiendo ideas como leer la Biblia en las escuelas o la pena de muerte para solucionar el problema de seguridad. Eso es ser un ignorante extremo.

Ojalá la gente artista, intelectual, poeta, académica, científica, luchadora social, campesina y obrera con conciencia de clase, líder de su comunidad, decida sumarse a los espacios de participación política, para darle sentido, profundidad, base, contundencia y legitimidad a la Política.

Hoy por hoy lo que vemos es la despolitización de la Política, la desnaturalización de los problemas sociales, la despersonalización de las responsabilidades y la despreocupación por buscar soluciones holísticas a problemas complejos.


 Steve Magaña es periodista y productor de una radio comunitaria por 8 años y actualmente, facilitador social sobre temas de género, medio ambiente y formación política

 

Comenta

Publicidad