Los diputados han hecho exactamente lo mismo de siempre: se reúnen en privado, en secreto, en lo oculto... para hacer una elección. Tampoco han explicado los criterios que han utilizado para elegir. El presidente de la Asamblea y de la comisión política, incluso, ha justificado el secretismo.


Por GatoEncerrado

La Asamblea Legislativa prepara la elección de cuatro magistrados para la Sala de lo Constitucional y uno para Sala de lo Civil de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), y sus respectivos suplentes.

Como en otras elecciones, que incluso han sido declaradas ilegales por la Sala de lo Constitucional, los diputados llevaron a la comisión política listados de nombres de candidatos previamente seleccionados en privado, en sus fracciones, y no explicaron las razones de por qué se inclinaron por ciertos aspirantes de una lista de 30.

Para realizar el proceso, la  comisión política conformada por diputados de todas las fracciones  legislativas creó una subcomisión especial que se encargó de entrevistar a 30 candidatos procedentes de otra elección en el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) y la Federación de Asociaciones de Abogados de El Salvador (FEDAES).

La subcomisión especial hizo las entrevistas pero nunca diseñó un mecanismo de evaluación por porcentajes de los mejores candidatos y solo pasaron un informe de 132 páginas. La comisión política recibió el informe y los diputados acordaron presentar sus propuestas.  Sin realizar ningún análisis de las propuestas, el  titular de la Asamblea Legislativa y presidente de la comisión, Norman Quijano, instruyó al personal técnico a elaborar un cuadro con los nombres en los que todos coincidían.

Un vez más, la elección se maneja a nivel privado pese a que  diferentes organizaciones sociales, como Ciudadanos por una Corte Independiente, exigieron deliberar en público y argumentar los criterios de selección.

Javier Castro, director del departamento de Estudios Legales de FUSADES

Leonardo Bonilla, diputado independiente, fue el único que presentó una lista de candidatos según las calificaciones que obtuvieron mediante la aplicación de un baremo. El legislador también cuestionó la falta de transparencia del resto de partidos al presentar sus favoritos.

Este reclamo de Bonilla provocó que el presidente de la Asamblea Legislativa y diputado de ARENA le dijera que en la medida que gane experiencia será más prudente.

Cuando se le cuestionó a Quijano sobre por qué las negociaciones se realizaron a puertas cerradas refutó que “algunas personas se interesan en la anti-política” y que estaba convencido que eligieran a quien eligieran “críticas van a ver”.  Replicó que “la perfección en la política no cabe, vamos hacer todo el esfuerzo de elegir a las personas más idóneas”.

En la reunión que la comisión política hizo este sábado 14 de julio, el diputado del PDC Rodolfo Parker también defendió el secretismo con el que se escogieron a los candidatos en los partidos. “No se trata de venir hacer aquí una situación de máscaras contra  cabellera, de venir a debatir  quién era el más estudioso, que quién escribió el mejor libro, no es esa la  naturaleza que se da en este tipo de elecciones”, dijo en la reunión.

Sus palabras tuvieron el apoyo de Quijano. “Yo coincido mucho con lo que ha expresado el doctor Parker, muchas veces el ciudadano está esperando que aquí entremos como tú lo llamabas máscara contra cabellera. Uno puede hablar de las virtudes en público de un candidato pero no podes hablar públicamente de todos sus defectos, de su vida familiar y todo y eso es bien delicado, y eso se maneja al interior de cada partido político”, le respaldó, al diputado del PDC, partido con el que ARENA y PCN tienen una alianza legislativa.

Comenta

Publicidad