Organizaciones reclaman a FAO mejor ejecución de proyecto en el corredor seco

La Mesa por la Justicia Climática señala que el nuevo delegado de la FAO en El Salvador, Diego Recalde, debe replantear el proyecto de resiliencia climática, para incluir a organizaciones y dar poder de decisión a campesinos y técnicos. Las organizaciones también advierten que el delegado no está tomando en cuenta la visión del campesinado y movimientos sociales en el tema de soberanía alimentaria y agroecología.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Por Marvin Díaz

Organizaciones que conforman la Mesa por la Justicia Climática señalan públicamente que están en desacuerdo con lo que está desarrollando la oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) en El Salvador. Específicamente, uno de los desacuerdos es que ninguna de las organizaciones de la Mesa ha sido incluida en la implementación del proyecto “Resiliencia climática para los agroecosistemas del corredor seco de El Salvador (Reclima)”, que es dirigido por el representante de la FAO, Diego Recalde. Ese plan busca, entre otras cosas, atender los estragos del cambio climático en las cosechas agrícolas.

“Estamos perdiendo nuestros cultivos. Además de eso, estamos perdiendo todo el pasto para nuestros animales y ganados. Hasta los mantos acuíferos se están profundizando. Vamos a seguir luchando para que este proyecto Reclima, en el corredor seco, llegue a los lugares que de verdad deben de ejecutarse”, dijo Ana María Calles, representante de la organización Vía Campesina, sobre la razón por la que piden estar incluidos.

El proyecto, de acuerdo con la información que manejan las organizaciones, contará con más de $127 millones que serán administrados por la FAO. El plan inicial es la ejecución de los fondos en los territorios a través de las municipalidades.

Ante ese escenario, las organizaciones proponen al titular de la FAO la conformación de una mesa interinstitucional para el diálogo, difusión y propuestas, que incluya la opinión de los campesinos y técnicos en la toma de decisiones.

“Exigimos a Diego Recalde que reconsidere la propuesta de hacer una mesa interinstitucional, en la que podamos aportar desde nuestra experiencia estas alternativas”, mencionó Ernesto Beltrán, miembro de la mesa. 

"No le interesa la agroecología”

La propuesta de agroecología, contemplada en la iniciativa de Ley de Seguridad Alimentaria, tampoco es del interés del representante de la FAO. Así lo afirma la Federación de Cooperativa de la Reforma Agraria de la Región Central (FECORACEN), que es parte de la Mesa. Ese estudio y aprobación de la ley ha sido congelada, desde hace un año, por los diputados de la comisión agropecuaria de la Asamblea Legislativa.

“Quieren (diputados) rediscutir la propuesta de ley sin los contenidos no negociables, que plantea la Mesa por la Soberanía Alimentaria. La comisión quiere retomar la ley a petición del nuevo delegado de la FAO en el Salvador”, dijo Adalberto Blanco, de FECORACEN, para explicar su desacuerdo sobre cómo Recalde está manejando el tema de la soberanía alimentaria.

Blanco también dijo que el nuevo representante de la FAO no está tomando en cuenta la visión del campesinado y de los movimientos sociales. Asimismo, señaló una contradicción del delegado ante el mandato internacional de la FAO y la relatoría especial del derecho humano sobre la viabilidad de la agroecología para erradicar el hambre América Latina y el Caribe.

“La ley se encuentra detenida porque la derecha legislativa no estaba de acuerdo en seis puntos: el nombre de la ley, participación ciudadana, semillas criollas, el carácter especial de la ley, el acceso a la publicidad y etiquetado y el acceso a tierras”, explicó Blanco a esta revista.

El 28 de agosto, el delegado de la FAO y diputados de la comisión agropecuaria de la Asamblea Legislativa discutieron la metodología para el estudio del proyecto de Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional. 

GatoEncerrado intentó platicar con Recalde, pero no fue posible. Su asistente dijo que iba a enviar una reacción ante lo que señalan las organizaciones, pero hasta el cierre de esta nota no había enviado nada.

¿Agroecología?

La agroecología es la solución a la crisis alimentaria y la adaptación al cambio climático, según señalan organismos internacionales como el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). En su informe AR5-IPCC, recomienda la necesidad de retomar prácticas  agrícolas tradicionales como forma de adaptación de los agricultores a los embates del cambio climático.

En agosto de 2019, el IPCC señaló en su informe sobre el cambio climático y la tierra que es una necesidad hacer un cambio drástico en la producción de alimentos. El informe explica que el sector tierra requiere una transición a la agroecología, protección y restauración de los bosques, pantanos y humedales. 

Comenta