La promesa recurrente de una lancha ambulancia en La Pirraya

No todo lo que Bukele ordena en Twitter se vuelve realidad

El presidente Nayib Bukele y su equipo mantienen una activa comunicación digital para mostrar eficiencia y poder de decisión. Muchos de sus deseos son órdenes expresadas a sus ministros mediante tuits que despacha incluso de madrugada. Pero al dejar la plataforma virtual y buscar las acciones encontramos que no todos los tuits se convierten en realidad inmediata. Con esta pieza arrancamos nuestro proyecto “Ojo de Gato”, un esfuerzo de verificación del discurso público.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ficha de verificación

Autor

Nayib Bukele

Frase

"Ministra @AnaOrellanaB compre la mejor lancha ambulancia. De un solo compre 3. Otra para la zona del Golfo y otra para occidente. Si no puede de su presupuesto, yo lo consigo la próxima semana".

Vía

Twitter

Fecha y hora

09 de junio, 2019 / 01:49 pm

Categoría

Toca el botón de actualización para que se despliegue la información nueva.

El 9 de junio, a la 1:49 de la tarde, el presidente Nayib Bukele ordenó, vía Twitter, la compra de “la mejor lancha ambulancia” para los habitantes de la isla La Pirraya, en Usulután.  En la tuit orden -como suele hacerlo desde que inició su gestión- instruyó a la ministra de salud, Ana Orellana, que “de un solo compre 3. Una para la zona del Golfo y otra para el occidente”. El mandatario también se comprometió a conseguir los fondos para “la otra semana”, en el caso de que el presupuesto del Ministerio de Salud no permitiera comprar las lanchas.

¿Qué ocurrió con esa orden presidencial que a la fecha cuenta con más de 2,000 retuits, más de 15,000 usuarios le dieron “like” y otros 3,000 interactuaron con espíritu de júbilo y admiración tras el anuncio? 

Cuando el plazo de una semana caducó, el 16 de junio, Bukele guardó silencio en este tema. De hecho, el 9 de septiembre cuando se cumplían tres meses de la tuit orden emitió una cadena nacional de radio y televisión para hablar de logros de los primeros 100 días y lanzar el Plan Nacional de Salud, pero no lo mencionó. En la zona de desembarcos de la isla La Pirraya estaban estacionadas únicamente las lanchas de pescadores. 

Aquel tuit del 9 de junio entusiasmó a la comunidad y dejó instalado un mensaje en la opinión pública de que esta petición y sueño se haría realidad en cuestión de días. Fue engañoso.  

Ojo de Gato, la sección de verificación del discurso público de la Revista GatoEncerrado, viajó el viernes 27 de septiembre a la isla para indagar. Un día antes, el presidente Bukele había contado a la Asamblea General de Naciones Unidas una historia con final feliz: la de los niños del cantón El Aguacate, los pequeños que desfilaron el 15 de septiembre con precarios instrumentos para hacer sonar una banda de paz. “Luego de ver este video instruí a mis ministros a ir inmediatamente a mejorar las condiciones del caserío”, dijo desde el podio en Nueva York.  Continuó el relato de cómo en menos de una semana habían cambiado las condiciones de los estudiantes y de esa comunidad en Sensuntepeque, sin haberlo solicitado expresamente. 

Captura de pantalla sobre caso que mencionó Nayib Bukele en el discurso ofrecido en la ONU.

La mala suerte de La Pirraya, quizás, es que su historia no partió de un video viral sino de una visita in situ de la funcionaria responsable de las políticas de salud.

La versión breve de la verificación publicada este 2 de octubre puede resumirse así: La orden presidencial de Nayib Bukele de que en cuestión de semanas contarían con un medio de transporte institucional fue engañosa. Los habitantes de La Pirraya siguen esperando la lancha ambulancia prometida desde hace cuatro meses, cuando la ministra de salud llegó para fumigar zancudos y escuchar las peticiones de la comunidad. Si en este periodo ha existido algún proceso para adquirir las lanchas, eso no consta en el portal web del Sistema Electrónico de Compras Públicas (Comprasal).

La versión extendida y con detalles de la verificación inicia en Puerto Parada, de San Dionisio, un municipio de Usulután ubicado a 119 kilómetros de distancia desde San Salvador. Es obligatorio pasar por acá para ir a la isla o regresar. No hay otro camino. 

La única forma que tienen los habitantes de La Pirraya para viajar es en lancha de pasajeros, con un costo por persona de $1.50. El trayecto puede durar hasta 30 minutos, por las paradas que hacen en las islas Rancho Viejo y San Sebastián. Ese tiempo, según los lancheros, puede reducirse hasta 15 minutos si una lancha, con un motor de 75 caballos de fuerza (HP), viaja directo desde Puerto Parada hacia La Pirraya o viceversa. 

Esas lanchas también son la única forma de transporte que tienen las embarazadas y los habitantes de la isla que se enferman y que no pueden ser atendidos por el Equipo Comunitario de Salud Familiar (Eco) de La Pirraya. Si enferman o tienen una emergencia de día, específicamente entre las 6:00 am y las 4:00 pm, hay opciones para abordar alguna lancha de pasajeros, bajarse en Puerto Parada y luego abordar un autobús hasta el Hospital Nacional San Pedro de Usulután. 

La situación se complica, según uno de los fundadores de la comunidad llamado Jorge Rivas, cuando la emergencia surge de noche. Los habitantes deben ponerse de acuerdo con los pescadores o con los lancheros para que les hagan el viaje. 

“A veces no quieren hacer los viajes de noche, no tanto porque sean malas personas, sino porque es muy oscuro y así como está la situación (de inseguridad) no se arriesgan a irse. Bueno, pero eso es cuando encuentran a alguien que pueda hacer el viaje”, dice Rivas. 

Los lancheros cobran $1.50 para ir o regresar de la isla La Pirraya. Foto/Emerson FLores

Pero el problema mayor es el costo que implica para una familia dar respuesta a las complicaciones de salud. María Arévalo dice que si hay una emergencia, la familia del enfermo debe tener al menos $25 para pagar la gasolina de la lancha y el viaje. Además debe contar con otros $10 para llegar desde Puerto Parada hasta el hospital San Pedro. En total, si una embarazada va a dar a luz o se le complica el embarazo, o si un habitante enferma, debe tener como mínimo $35 para transporte solamente. 

Ganar esos $35 es difícil para la mayoría de los 1,500 habitantes de La Pirraya, quienes en su mayoría sobreviven de la pesca. Los pescadores cuentan que en los días buenos ganan hasta $10, pero lo más frecuente es tener días malos en los que ganan $2. Los pescadores, cuando hacen cálculos, dicen que en una semana pueden ganar un promedio de $25. Es decir, que si ellos o alguno de sus familiares tiene una emergencia, deben trabajar una semana y dos días más para obtener los $35 necesarios para el transporte hasta el hospital. Eso en el caso de que no gasten en comida y otras necesidades básicas durante una semana.

Zuleyma Melara, una de las dos enfermeras del Eco de la isla La Pirraya, relata que en enero de este año falleció, ahogado, un niño de dos años y tres meses, por falta de una lancha ambulancia. 

"Cuando nosotros llegamos, todavía había posibilidad de que el niño sobreviviera. Pero era necesario trasladarlo de inmediato al hospital. En todo el tiempo gastado para buscar una lancha, el niño falleció. Si nosotros, aquí y en ese momento, tuviéramos una lancha ambulancia, nosotros no hubiéramos preguntado nada a nadie y de una vez lo hubiéramos subido a la lancha para llevarlo al hospital y salvarlo", recuerda la enfermera.

Melara explica que con la estudiante de medicina, que hace su año social en la isla, atienden al menos a 30 pacientes cada lunes, miércoles y viernes en el Eco. Entre estos pacientes están incluidos los habitantes de las islas Rancho Viejo y San Sebastián, quienes viajan a La Pirraya para ser atendidos. Los casos más frecuentes en la Unidad son diarreas y gripes. 

Los martes y jueves, las dos enfermeras y la estudiante de medicina en su año social viajan en la lancha del promotor de salud a las islas Rancho Viejo y San Sebastián para hacer visitas médicas. Esa lancha, propiedad del promotor, es la única que ha servido, hasta el momento, para trasladar a pacientes que necesitan una atención más especializada o de emergencia en el hospital.

Consultorio del Eco familiar en La Pirraya. La ausencia de la doctora estaba justificada, el 27 de septiembre. /Foto Émerson Flores.

Luego de la visita de la ministra de salud, Melara dice que el equipo médico ha discutido sobre los requisitos mínimos que debería tener una lancha ambulancia: 75 caballos de fuerza, techo, construida con fibra de vidrio, una camilla y un espacio para llevar accesorios y artículos médicos de primeros auxilios. 

Algunos habitantes de La Pirraya comentaron que después de la visita de la ministra, el gobierno hizo una propuesta de una lancha inflable, con un motor inferior a los 75 caballos de fuerza. Lo que obviamente riñe con las palabras de Bukele, cuando dijo a la ministra: “compre la mejor lancha”. 

Platicar sobre este punto con el equipo médico fue imposible, el día en que Ojo de Gato llegó a la isla, ya que la estudiante de medicina estaba presentando su tesis ese mismo día. La enfermera Melara, quien era la única en el Eco en ese momento, dijo que no podía responder sobre ese tema, porque no tenía la autorización ni la información.

En el Sistema Electrónico de Compras Públicas (Comprasal) tampoco hay un proceso abierto de licitación para comprar lanchas ambulancias o lanchas para modificar. Al menos no constaba hasta el 2 de octubre, día de cierre de esta verificación.

El 24 de septiembre pasado, El Diario de Hoy publicó que los habitantes de la isla Meanguera del Golfo aún no cuentan con una lancha ambulancia para el traslado de pacientes, la segunda que se instruyó en la tuit orden presidencial del 9 de junio. Por experiencia pasada, el personal médico de esa zona recuerda al gobierno que la lancha debe llegar con un presupuesto para combustible y mantenimiento. De lo contrario, se convierte en una pieza inútil del sistema de atención de salud. 

A un costado de este muelle, la comunidad de la isla La Pirraya espera tener la lancha ambulancia, si es que el presidente cumple. El lugar es el indicado, según los habitantes, porque queda en línea recta hacia el ECO familiar. / Foto Émerson Flores

La petición de la comunidad La Pirraya  en realidad se remonta a agosto 2015. El exvicepresidente Óscar Ortiz llegó, junto a la exministra de salud Violeta Menjívar, a la isla para inaugurar el Equipo Comunitario de Salud (Eco Familiar). En el evento de inauguración, la comunidad solicitó la lancha ambulancia. Ortiz se comprometió con La Pirraya, como ya lo había hecho un año antes con los habitantes de la isla Meanguera, a gestionar lanchas ambulancias. Ortiz y el FMLN terminaron su periodo en el gobierno y las lanchas nunca llegaron. 

El 9 de junio de este año, cuando la actual ministra Ana Orellana llegó para fumigar una plaga de zancudos, la comunidad insistió en la necesidad de la lancha. La funcionaria dijo públicamente que iba a trasladar inmediatamente la petición al presidente. Bukele, esa misma tarde, inició su tuit sobre las lanchas ambulancias así: “¿El Gobierno anterior no dejó ni siquiera eso? ¿Qué hicieron el dinero de salud?”.

Jorge Rivas, fundador de la comunidad, reclamó en su momento a Ortiz por olvidarse de la promesa que hizo para llevar la lancha ambulancia. Ahora también reclama a Bukele.

“Ya no volvimos a saber nada, ni de la ministra, ni de los demás. Vienen a darle mentira a la gente y eso no es adecuado”, protesta Rivas.

“Ahora toda persona tiene un celular conectado a internet y cada persona que tiene eso es un vocero, fuente de información y puede llegar incluso a tener incidencia política”, dijo Bukele en su discurso en la ONU. Esto no es del todo cierto.  Comunicarse en la isla La Pirraya es difícil. Solo dos de las cuatro compañías telefónicas que hay en el país tienen señal -y débil- en la zona. Conectarse a internet es una tarea difícil, no siempre exitosa.

Gatopedia

Off

Esta es la subsección de #OjoDeGato en la que definimos conceptos, compartimos documentos  y te explicamos para entender mejor. Toca "On" para ir al complemento de esta verificación.

Créditos

Acompañamiento editorial: Cecibel Romero

Fotografía: Émerson Flores

Video: Marvin Díaz

Edición de video: Carolina Amaya

Montaje web: Ezequiel Barrera

Coordinador: Mario Beltrán

Foto principal: redes de Nayib Bukele

Comenta