Corte IDH recibe caso de Manuela, la salvadoreña que falleció en prisión tras una emergencia obstétrica

La llegada de este caso a la CorteIDH, según la feminista Morena Herrera, es una oportunidad para que se establezcan estándares continentales para que los operadores de salud respeten y guarden el secreto profesional, cuando les toque atender mujeres que enfrentan emergencias obstétricas.

Por Ezequiel Barrera

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció, este 10 de octubre, que envió el caso de Manuela versus El Salvador a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La decisión de trasladar el caso fue después de concluir que Estado salvadoreño violó el derecho a la vida, el derecho a la salud, las garantías judiciales y protección judicial de Manuela y su familia.

El caso fue presentado ante la CIDH, el 21 de marzo de 2012, por el Centro de Derechos Reproductivos y la Agrupación Ciudadana. Representantes de ambas instituciones de derechos humanos celebraron que la CorteIDH recibió el caso y dijeron que esto es una oportunidad para que haya estándares continentales, no solo para El Salvador, en los que los operadores de salud respeten y guarden el secreto profesional cuando les toque atender a mujer que enfrenta emergencias obstétricas.

Catalina Martínez Coral, directora del Centro de Derechos Reproductivos, dijo que la llegada de este caso a la CorteIDH "es el paso más decisivo para la búsqueda de justicia de la familia de Manuela". La feminista y una de las representantes de la Agrupación Ciudadana, Morena Herrera, dijo que el caso es una oportunidad de justicia y mejor atención para las mujeres de todo el continente.

"Tenemos esperanza que la demanda de justicia que no hemos encontrado para Manuela, sus hijos y su familia en El Salvador, pueda encontrar respuesta favorable en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (...) Tenemos esperanza de que se les repare por el daño que les han causado y esto a su vez ayudará a otras mujeres que, por ser jóvenes y vivir en pobreza, han sido objeto de injusticias y que hoy están en la cárcel por crímenes que nunca cometieron ", dijo Herrera.

Caso

Manuela era una salvadoreña de 33 años, pobre, de una zona rural y no sabía leer ni escribir. En 2008, un intenso dolor abdominal hizo que fuera a la letrina, sintió que evacuó y se desmayó. Lo que en realidad le había ocurrido era una emergencia obstétrica. A partir de ese momento, enfrentó violaciones una serie de violaciones a sus derechos humanos, parte del sistema de salud y judicial salvadoreño. Luego de un juicio, que según la CIDH tuvo irregularidades, fue condenada a 30 años de prisión por un supuesto homicidio agravado. Dos años después falleció, por no recibir tratamiento de salud de un linfoma de Hodgkins.

 

Imagen cortesía de la Agrupación Ciudadana.

Comenta