Estudiantes exigen que universidades sean libres de acoso sexual contra mujeres

Exigen al Ministerio de Educación y de Justicia y Seguridad, proteger a las víctimas de acoso sexual. Señalan que aún no se aplica un protocolo que la ley le exige a universidades públicas y privadas para prevenir, acompañar y sancionar el acoso sexual

Por Mario Beltrán

Estudiantes universitarias, que integran la Mesa Interuniversitaria de Mujeres (MIM), conversaron este 6 de noviembre en la Universidad de El Salvador (UES) sobre cómo crear ambientes seguros para mujeres en las universidades. El esfuerzo de la MIM busca prevenir y erradicar violencias contra mujeres universitarias, así como el acompañamiento a víctimas, sobre todo en tema de acoso sexual, que es uno de los delitos más denunciados. Denunciaron que el protocolo que la ley exige a las universidades en estos casos de acoso aún no se aplica.

En el conversatorio también discutieron sobre cómo el acoso sexual se ha naturalizado entre los pasillos y aulas universitarias, y cómo las universidades se han vuelto lugares inseguros e incómodos para las estudiantes universitarias. Asimismo, señalaron que las autoridades universitarias de la UES, como universidad pública, no están haciendo lo suficiente para sancionar y procesar a los acosadores, y que es en las universidades privadas donde más se oculta este delito debido a que son las mismas instituciones quienes lo encubren para no afectar su imagen.

"En este campus (UES) el tema del acoso ha sido un tema relegado. Desde 2001 hemos conocido investigaciones donde ya se hablaba de acoso y violencia contra las mujeres, y lamentablemente las autoridades de las universidades y específicamente de la UES, nunca ha tomado este problema como algo serio y grave”, dijo la feminista e integrante de la Colectiva Amorales, Keyla Cáceres.

Cáceres, quien fue panelista en el conversatorio, señaló la importancia de este tipo de espacios porque la educación para las mujeres en El Salvador ha sido un derecho que ha costado ganar y ha sido hasta la segunda mitad del siglo veinte que las mujeres han podido acceder a la educación superior.

Entre los victimarios en de las universidades, tanto públicas como privadas, hay catedráticos, personal administrativo, estudiantes y custodios de los centros de educación superior.

Las panelistas destacaron que una de las consecuencias del acoso sexual en las universidades es el abandono de la carrera por parte de las estudiantes víctimas, así como la depresión y la frustración. En la mayoría de casos no creen en las víctimas y las sanciones contra los denunciados son nulas, propiciando venganzas como la reprobación arbitraria de materias.

La Mesa Interuniversitaria de Mujeres, hace un llamado a las autoridades del Ministerio de Educación y del Ministerio de Justicia y Seguridad para que apliquen el protocolo de atención a víctimas de acoso sexual en universidades que establece el artículo 21 de la Ley especial integral para una vida libre de violencia para las mujeres, pues afirman que no se ha cumplido.

Comenta