Los mártires de la UCA siguen iluminando la realidad de El Salvador

Por Émerson Flores

La Universidad José Siméon Cañas (UCA) conmemoró, el sábado 16 de noviembre de 2019, los 30 años de la masacre de los jesuitas y sus colaboradoras, cometida por el Batallón Atlacatl de la Fuerza Armada, en 1989. El recuerdo de la vida, el mensaje y la obra de Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno y Joaquín López López, junto con sus dos colaboradoras, Elba y Celina Ramos, fue manifestado por medio de danzas, cantos y la alegría de estudiantes en la tradicional Procesión de Farolitos. 

Alfombras llenas de colores con mensajes para recordar a los mártires, adornaron el camino de la peregrinación. Foto/Emerson Flores
Noviembre 16, 2019 - Estudiantes participaron en la procesión. El rector de la UCA, Andreu Oliva, denunció, en la homilía, la violencia que sufren los salvadoreños cuando no se cumplen derechos fundamentales como el acceso al agua potable y un salario digno. Foto/ Emerson Flores.
El Grupo de Danza de la UCA participó en los actos de la conmemoración. Foto/ Emerson Flores
La Procesión de los Farolitos se realiza cada año durante la vigilia. Este año cada estación sirvió para denunciar la injusticia que viven las víctimas del desplazamientos forzado. Foto/ Emerson Flores.
Personas que conocieron y compartieron con los mártires mantienen viva la memoria. Foto/Emerson Flores.
Algunos de los participantes dijeron que viajan desde el interior del país para acompañar las actividades que se desarrollan en la UCA durante la vigilia. Un grupo viajó desde San Isidro Labrador, Chalatenango. Foto/ Emerson Flores.
Los estudiantes de las distintas carreras y asociaciones dentro de la universidad crearon alfombras y acompañaron la conmemoración. Foto/ Emerson Flores.
"Amaron a sus hermanos y por eso permanecen en la luz", mencionó el rector de la UCA, Andreu Oliva, durante la vigilia dedicada a los mártires. Foto/ Emerson Flores.
Entre los asistentes a la procesión hay personas de fuera de la UCA, que no son estudiantes, ni docentes, ni personal administrativo, pero que se identifican con la vida y obra de los mártires de la UCA. Foto/ Emerson Flores.
Estudiantes de la UCA dicen que año con año llegan a la procesión para mantener viva la memoria histórica de los mártires. Foto/ Emerson Flores.
El 13 de noviembre la Asamblea Legislativa cayó en desacato al no cumplir con el plazo determinado por la Sala de lo Constitucional para aprobar la Ley de Reconciliación. La Asamblea solicitó una nueva prórroga. Entre los casos que quedaron en la impunidad por la amnistía está el de los jesuitas. Foto/ Emerson Flores.

Publicidad