♪ El corrido de una masacre ♪

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El 13 de noviembre de 1982 fueron asesinados más de 40 habitantes del cerro Cuyas Cumbres, en el municipio de San Isidro Labrador, Chalatenango. Los testimonios de los sobrevivientes revelan que la 4° Brigada de Infantería llegó al lugar, en un operativo militar, y ejecutó a los campesinos. Entre las víctimas había mujeres y niños. 

En noviembre de 2019, sobrevivientes de la masacre y familiares de las víctimas, junto a la Asociación Pro-Búsqueda de Niñas y Niños desaparecidos, platicaron con GatoEncerrado sobre lo ocurrido, mientras estaban reunidos para celebrar una misa popular en memoria de las víctimas. 

Felipe Tobar compuso y cantó un corrido en memoria de las víctimas.

Para escuchar los audios haga play en el botón que aparece en algunas imágenes. Si quiere leer las transcripciones de los audios, haga clic sobre el botón de Transcripciones.

Sobrevivientes y familiares de las víctimas cruzan la quebrada, para recordar a sus seres queridos en una misa popular.

El padre Miguelito Vásquez, de Arcatao, ofició la misa popular en memoria de las víctimas de Cuyas Cumbres.

Jenaro Guardado deposita una ofrenda floral en lugar donde sucedió la masacre, en 1982.

Jenaro y su familia recordaron a su padre, Alonso Antonio Guardado, como un hombre humilde y bondadoso. Fue asesinado en el lugar donde sostienen la fotografía. 

La masacre Cuyas Cumbres fue uno de los tantos crímenes de lesa humanidad que ocurrieron durante el conflicto armado y que todavía siguen en la impunidad. 

Según el testimonio de los sobrevivientes, en la quebrada Cuyas Cumbres fueron asesinadas más de 40 personas y muchos niños fueron apartados de sus familias. 

Nico era un niño cuando ocurrió la masacre. Recuerda que el Ejército "arrinconó" a las víctimas para matarlas. Después se unió al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), como forma de defensa para él y su familia. 

Eduardo García y demás miembros de la Asociación Pro-Búsqueda de Niñas y Niños desaparecidos, mencionó que mucha gente ha muerto esperando justicia, mientras la Ley de Reconciliación se sigue postergando en la Asamblea Legislativa, sin tomar en cuenta el testimonio de las víctimas. Los sobrevivientes han sido escuchados, pero no tomados en cuenta.

Comenta