La Mosca Azúl

Melitón Barba: el conflicto armado en la Puta vieja

La Mosca Azul

La Mosca Azul

La Mosca Azul es un colectivo literario que tiene por objetivo la creación y difusión de la literatura, además de la promoción de la cultura salvadoreña y centroamericana en diferentes espacios.

Óscar González

Óscar González

San Salvador, 1985. Comunicador social, periodista y escritor. Su interés actual se centra en la investigación social. Participó en talleres de literatura impartidos por Silvia Elena Regalado, Susana Reyes y Santiago Roncagliolo. Algunos de sus textos aparecen en Tierra breve: antología centroamericana de minificción, en El territorio del ciprés y en la Revista Cultura n°125. Coautor de La soledad de los errantes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Conocí a Puta vieja en un museo. El cuadro de Antonio Bonilla muestra en primer plano, de espaldas, a una prostituta gorda en vestido y tacones rojos, que sostiene en un brazo una cartera y en la mano un cigarro. Bajo la sombra de la mujer, un joven implora. Pero no es de la pintura de la que quiero hablar, sino del libro de Melitón Barba. Ese libro de portada negra que un día compré por $2 en una librería del centro y que también muestra a una mujer, roja-roja, atrapada en un corazón de flores que a la vez está atrapado en la parte superior y central del libro. Lame algo, una paleta creo. Por cierto, el libro no es original, sino una copia y le falta la página 36, que le corresponde a un cuento titulado El Boxia.

Melitón publicó por primera vez este libro en 1987. Fue su cuarto libro de cuentos. Ya era un hombre de sesenta años. Conozco dos versiones del libro que difieren en algunos cuentos. Yo me centraré en la que tengo, la de Istmo Editores.

Hay diversos temas que pueden abordarse, pero me interesa hablar del conflicto armado en El Salvador (1980-1992) en este libro de cuentos. ¿Cómo no iba a estar marcada su literatura por este hecho social si justo estaban inmersos en él? ¿Cómo no iba a tratarlo en su obra, siendo un hombre preocupado por la realidad del momento?

Pero lo curioso de Melitón no es que aborde la guerra civil en su obra, sino la forma en que lo hace. No la presenta como el gran escenario de sus historias, sino como un trasfondo latente. Los protagonistas de sus historias no son los guerrilleros o los militares, aunque estos aparecen; sin embargo, no se muestran en un plano heroico.

Los cuentos de Puta Vieja se pueden agrupar en cuatro categorías: a) cuentos en los que los guerrilleros o militares son agentes actuantes en la historia; es decir, realizan alguna acción que de alguna manera le da movimiento a la trama; b) cuentos donde el contexto de conflicto y sus actores solo son mencionados; es decir, los militares o los guerrilleros no realizan ninguna acción; c) relatos en los que el peso recae en un sistema autoritario y se muestra la violencia estructural, además de la directa; d)  cuentos que no muestran contextos ni actores vinculados al conflicto.

Por dar un pequeño ejemplo, el cuento principal Puta Vieja entra en el segundo grupo:

Así era mi cuerpo, como el de la Margot, la cipota que está acusada de guerrillera. 

Así inicia el cuento. Esa mención de acusada de guerrillera nos da un contexto. Ahora bien, el relato también tiene elementos del tercer grupo. Si la protagonista representara a la sociedad, el sistema de justicia quedaría representado por su abogado y su hijo, quien la condena a prisión. Aquí se podría plantear que tanto la sociedad, como el sistema mismo ejercen su justicia. Ella a modo de venganza contra la otra prostituta que le rompe la foto de su amado, y el Estado que la sentencia por el asesinato. El aparato estatal, como autoridad que hace cumplir las leyes, ejerce lo que Weber denomina su monopolio legítimo de violencia para hacer cumplir la ley, ese acuerdo social que impone sanciones a quienes lo quebrantan. El autoritarismo, empero, no está tan presente como en Diente por diente o Pueblo Muerto (en este último un sindicalista es asesinado por su exigencia en mejoras laborales por fuerzas del orden).

En el grupo uno, tenemos cuentos como Luna de octubre (que cierra con la aparición de un guerrillero), Ensayo sobre Erick Fromm (donde el protagonista es salvado de ser asesinado en la universidad por fuerzas del Estado), Sotanas y otras capuchas (donde un grupo de religiosos es secuestrado por guerrilleros para hacer valer algunas peticiones que han hecho al Estado y a la Iglesia). Lo interesante es que, aunque exista el contexto y haya acciones de militares y guerrilleros, el peso de la historia en cada cuento no es el conflicto y sus protagonistas. Por ejemplo, en Sotanas y otras capuchas no es el secuestro y los ideales lo principal; se trata de abordar la convivencia, las contradicciones del ser humano, la experimentación sexual, etc. O en Ensayo sobre Erick Fromm el peso recae en la relación entre el protagonista y una de sus estudiantes vinculada al movimiento estudiantil, el romance y la búsqueda de ese otro que despierta sentimientos y pasiones en nosotros.

Para cerrar, diré que el orden de los cuentos muestra una dualidad respecto a la temática de guerra. Los cuentos del grupo a están en la primera mitad del libro, mientras que en la segunda hay más del grupo b. Entre los primeros seis cuentos, solo hay uno que no tiene que ver con la guerra, mientras que en el complemento de la docena hay dos.

Cerremos con parte de la página 36 del libro (sí, esa que me faltaba y debí imprimir aparte):

Ambos hombres habían llegado a la ciudad provenientes del monte. Venían huyendo de la matazón.

No es que Melitón le rehúya a la matazón (el contexto conflictivo), pero como es en el caso del protagonista de El Boxia, Filemón, sus historias exploran la vida cotidiana en ese tiempo.  

Más de GatoEncerrado

Comenta

Publicidad