La 'insurrección' de Walter Araujo con sabor a mitin de Nuevas Ideas

Walter Araujo subió a la tarima, tomó el micrófono y dirigió a las 500  personas que llegaron a la concentración en contra de los diputados que no han aprobado el préstamo para financiar el Plan Control Territorial. Aseguró que todo fue financiado por usuarios anónimos de Twitter y personas de Nuevas Ideas en el extranjero.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Walter Araujo se niega a desaparecer del mapa político salvadoreño. Fue diputado y presidente del partido Arena, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y candidato del partido Gana por la alcaldía de San Salvador. Su faceta más nueva es la de influencer de redes sociales del partido Nuevas Ideas y del gobierno del presidente Nayib Bukele.

Bajo esta última es que convocó a una marcha de “cruces negras” frente a las instalaciones de la Asamblea Legislativa para exigir a los diputados que aprueben los $109 millones de un préstamo para financiar la tercera fase del Plan Control Territorial. 

En sus redes sociales dijo que la expectativa era reunir a unas 9,000 personas, contratar unos 200 buses para movilizar a la multitud y levantarse en una insurrección. Pero la realidad fue otra: las personas reunidas este domingo 16 de febrero no superaron las 500, los buses estacionados en los alrededores de la Asamblea eran aproximadamente 20 y la marcha más parecía una concentración de simpatizantes del partido Nuevas Ideas.

A las 11:00 de la mañana, hora de la convocatoria, Walter Araujo se subió a la tarima, con las maneras de un candidato en plena campaña; tomó el micrófono y luego hizo un nuevo llamado a la insurrección. Al finalizar su discurso bajó el tono confrontativo y dijo que otorgaba un nuevo plazo de 15 días para que los diputados aprueben el préstamo. Después de 15 minutos de hablar, despidió a la gente y les recomendó ir a sus actividades religiosas del domingo.

La concentración terminó con una marcha al estilo fúnebre, amenizada por canciones como “Patria querida” de Alvaro Torres y “El sombrero azul”. Antes de finalizar oficialmente el mitin, el animador del evento y quien estaba a cargo de la música, pidió a la prensa internacional que no enfocaran esa concentración en el presidente Bukele: “prensa internacional, esto no es del presidente, es del pueblo. Señor Presidente, hágase a un lado y déjenos resolver. ¡El pueblo unido jamás será vencido!”, dijo.

Hace una semana, el domingo 9 de febrero, la Asamblea Legislativa estaba militarizada. Los accesos estaban cerrados y custodiados por militares y policías que esperaban contener a las más de 5 mil personas que se concentraron para recibir al presidente Nayib Bukele y que querían levantarse en una insurrección en contra de los diputados. Este domingo 16 de febrero, los policías y militares no tuvieron el protagonismo de la semana anterior, cuando invadieron las instalaciones de la Asamblea para entregarla a Bukele.

Las personas que asistieron a la concentración dijeron a GatoEncerrado que fueron movilizados por personas del partido Nuevas Ideas. Foto/Emerson Flores.

¿Quién pagó el evento?

Antes de que Araujo se retirara de su breve mitin, GatoEncerrado lo buscó para entender cómo fue organizado el evento y quiénes pagaron el sonido, la tarima y la movilización de las personas. 

Fue “un gasto que asumió el pueblo, la diáspora” y él mismo, respondió Araujo a GatoEncerrado. Entre los financistas dijo, sin ofrecer detalles, están usuarios anónimos de Twitter.

“Nosotros reunimos pisto, nos juntamos y la pagamos. Nosotros, Romeo Auerbach, “J. Bustillo”, “Chinchontepec”, ahí andan muchas personas de la diáspora”, dijo Araujo. 

Los últimos dos son dos nombres de usuarios de dos cuentas populares de Twitter que no muestran ni sus nombres completos, ni sus caras. 

Stefany Henríquez, una de las organizadoras y miembro de Nuevas Ideas en San Antonio Masahuat, La Paz, explicó a GatoEncerrado que para llegar a la Asamblea recibieron dinero de “emisarios” y de la cúpula de Nuevas Ideas. “Nosotros no pusimos ni un dólar”, dijo.

Comenta