Opinión

La negligencia del MARN otorga permisos para la destrucción progresiva del lago de Coatepeque

Rubén Sorto

Rubén Sorto

Biólogo salvadoreño destacado en el lago de Coatepeque.

Un proyecto de lotificación y desarrollo urbano se toma un área de máxima protección del lago de Coatepeque.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

En el cerro Afate, un terreno de más de 117 metros cuadrados, equivalentes a 11.77 hectáreas o al 0.13% de la superficie total de la cuenca del lago de Coatepeque, tiene permisos ambientales por parte del MARN para su urbanización.

El proyecto “Condominio turístico hotel y vivienda etapa 2” está ubicado en la hacienda Agua Caliente, cantón Planes de La Laguna, Coatepeque, municipio y departamento de Santa Ana. Y su titular es la sociedad Desarrollos Agua Caliente, S. A. de C.V.

El proyecto y los permisos son cuestionados por las comunidades por los daños ecológicos que ya están causando. Como lo son el desplazamiento del turismo, pesca y la perdida de los hábitats de reproducción en las riberas y playas el cerro Afate de la única especie de cangrejo del lago de Coatepeque.

El cerro Afate tiene un estrato arbóreo que está representado en 292 árboles correspondientes a: 22 familias, 42 géneros y 47 especies. De estas 10 especies están en estatus de amenazadas y una en peligro crítico de extinción, según el listado oficial de especies amenazadas o en peligro de extinción 2015 del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN). En el estrato arbustivo tiene reporte de 14 especies de 9 familias.

Tabla 1. Especies de árboles registradas por el biólogo Rubén Sorto en el Cerro Afate del lago de Coatepeque y que se encuentran en el listado oficial de especies amenazadas o en peligro de extinción 2015 del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos naturales (MARN).
Tabla 2. Especies de arbustos y árboles registradas por el biólogo Rubén Sorto en el Cerro Afate del lago de Coatepeque.

Se tiene, además, el registro de 14 especies de anfibios y reptiles, 26 especies de aves, 6 especies de mamíferos, 7 especies de peces, un total 4 especies de plantas acuáticas en la rivera del lago. En donde habitan 9 órdenes de insectos acuáticos, además, de la especie Pseudothelphusa magna, única especie de cangrejo reportada para la cuenca y la cual es el platillo emblemático de los lugareños y que sirve de sostén para muchos pescadores.

El ecosistema natural en la cuenca del lago de Coatepeque ha venido cambiando por la acción del ser humano, originando problemas como la deforestación, erosión, contaminación, suelos frágiles y vulnerables; y sobre áreas de alto riesgo de sufrir las consecuencias de fenómenos naturales como deslaves, inundaciones o erupciones volcánicas.

La situación se agrava cuando los titulares y empresas constructoras despojan de su cubierta original a los cerros, volcanes y cordilleras con el objetivo de hacer uso mercantilista del suelo. Ocasionando con ello el debate sobre: ¿En manos de quién está la vigilancia y garantía de nuestros recursos naturales?

El cerro Afate está ubicado bajo la jurisdicción de la alcaldía de Santa Ana, que carece de ordenanzas o reglamentos que regulen la explotación de los recursos naturales. Sin embargo, existe una Ley de Medio Ambiente que exige permisos ambientales para el desarrollo de proyectos de expansión urbanísticos.

Ahora, nos encontramos con el problema de que la negligencia otorga los permisos para el desarrollo de estos proyectos nefastos que conlleva a irreparables perdidas ambientales, pero ¿quiénes son estas personas que pueden conseguir ventajas o favores? ¿Cómo es que se les otorgan permisos ambientales por parte de nuestros tomadores de decisiones en lugares donde sería imposible pensar o imaginar que se pudieran adjudicar? 

Son como parasitoides. El ciclo de vida de los parasitoides puede resultar algo macabro para quienes no están familiarizados con el estudio de los insectos. Sin embargo, existen y tienen hábitos similares a estos explotadores de nuestras cuencas, cerros y áreas de recargas hídricas. Se desarrollan a expensas de nuestros recursos naturales, causándoles la muerte, luego al no tener más que extraerles se mudan a otras áreas repitiendo su ciclo de vida una y otra vez valiéndose de artimañas para lograr posición y favores que les facilitan su estilo de vida.

En conclusión, en el caso del cerro Afate los municipios tienen, después de esta dura lección, la responsabilidad directa, inmediata e ineludible hacia el medio ambiente, que hasta hace pocos años no reconocían como primordial sino como una función secundaria.

Hoy es más que una obligación jurídica, es un compromiso social del nivel de gobierno más cercano a la sociedad. Los servicios de agua potable, drenaje, saneamiento, tratamiento de aguas negras, desechos sólidos, ordenamiento territorial son aquellos que inciden sobre el bienestar y sobre el estado del medio ambiente de la cuenca del lago de Coatepeque. No deben mantenerse en segundo plano porque el precio que pagan las comunidades y la naturaleza es inmenso.

En otras palabras, debemos cambiar el modelo de la administración municipal hacia el propósito del desarrollo sostenible.

Ante la extraña e inexplicable manera como en su momento los titulares del proyecto obtuvieron sus permisos se puede sospechar de algunas dinámicas, por medio de las cuales se entrelazan servidores públicos, consultores, empresarios y políticos, en relaciones que benefician a sus arcas personales, en pos de un modelo de “desarrollo”, para la acumulación de capital de una élite. 

Esta historia de la protección de una de las áreas de alto valor ecológico en el lago de Coatepeque se vuelve una vitrina de otros casos  a nivel nacional en donde los técnicos y autoridades del momento en el que se emitieron los permisos por parte de las instituciones que deberían velar por el cuido del medio ambiente, sistemáticamente obviaron su deber ministerial (y constitucional) de promover la protección ambiental y el bien común, omitiendo sus propias leyes y reglamentos y revirtiendo decisiones previas de conservación– para favorecer a los parasitoides del medio ambiente de los que también formaron  parte.

Más de GatoEncerrado

Una cadena de ataques disfrazada de mensaje a la nación

En una cadena nacional, con la particularidad de presencia de la prensa, el mandatario salvadoreño juramentó a nuevos funcionarios, mostró los archivos que él dice son los únicos relacionados al caso El Mozote —y a los que no tuvo acceso el juez— y aprovechó para arremeter contra “el periodismo incómodo”, como él mismo le llama.

Carta abierta para quienes creemos en un mundo mejor

Estas líneas pueden parecer un poco románticas, ilusas. Y puede ser que sí lo sean. Pero nacen de la convicción de que otro mundo no sólo es posible, sino que ya existe aquí, respirando a nuestro lado. Lo he visto, lo hemos visto. En la organización comunitaria en el Papaturro, en el Bajo Lempa, en La Palma. En la lucha por la defensa del agua en Cabañas, Jiquilisco; Valle El Ángel, Nahuizalco. En la lucha de las mujeres trabajadoras de la maquila Florenzi, en las 17. En nuestras madres, nuestras abuelas, las cuidadoras.

Comenta

Publicidad