Una cuarentena militarizada

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La Ley de restricción temporal de algunos derechos constitucionales o régimen de excepción, aprobado por la Asamblea Legislativa a solicitud del Ejecutivo, tenía vigencia hasta este domingo 29 de marzo. Esa ley era necesaria, según ha explicado la presidencia de la República, para prevenir la propagación del COVID-19. Estas son algunas de las imágenes captadas durante el régimen, que evocan a lo que vivió El Salvador durante el conflicto armado de la década de 1980.

Militares y policías retuvieron, hasta este domingo, a 712 personas por supuestamente violar la cuarentena domiciliar nacional. La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) dijo que todas las personas retenidas tenían que ser liberadas y enviadas a cuarentena domiciliar. Foto/Neil Brandvold

En calles, avenidas y carreteras de distintos puntos del país, policías y militares montaron retenes para verificar que los salvadoreños no violaran la cuarentena domiciliar. Foto/Neil Brandvold

Militares controlaron el tránsito por las calles del país y el centro de San Salvador. Foto/Emerson Flores

Las plazas públicas de San Salvador y los alrededores de la Catedral metropolitana fueron cerrados por Agentes del Cuerpo Metropolitano (CAM) y custodiados por militares y policías. Foto/Emerson Flores

Durante la noche del domingo 22 de marzo, miembros del cuerpo de socorro y policías acudieron a la zona de un crimen en el barrio San Jacinto, en San Salvador. Un hombre, fue asesinado y su cuerpo lanzado a una quebrada. Foto/Neil Brandvold

Los más de 23,000 agentes, que son miembros operativos de la Policía Nacional Civil (PNC), fueron distribuidos en varios puntos del país para garantizar que los salvadoreños no violaran la cuarentena domiciliar. Foto/Emerson Flores.

La Policía recibió y cumplió la orden de no permitir más de una persona por asiento en las unidades de transporte y ningún pasajero de pie. Los policías también verificaron que todos llevaran puesta una mascarilla, aunque el ministerio de salud y organismos internacionales han dicho que la mascarilla no es necesaria. Foto/Emerson Flores

Un policía impone una esquela a un conductor en la parada de Plaza Mundo, Soyapango, por no obedecer la indicación de no llevar más de una persona por asiento. Foto/Emerson Flores

Militares incrementaron su presencia en los 262 municipios del país. En el centro de San Salvador verificaron que la actividad comercial estuviera restringida durante el régimen de excepción. Foto/Neil Brandvold

Más de GatoEncerrado

Presidente del IAIP promovió mantener en reserva comprobantes de declaración patrimonial de Bukele

El presidente del IAIP, Ricardo Gómez Guerrero, y los comisionados Luis Javier Suárez y Gerardo José Guerrero Larín revocaron una resolución del mismo Instituto que ordenó entregar la versión pública de las adendas adjuntadas en la declaración patrimonial del presidente Bukele. El audio de la discusión de la sesión del pleno, revela que Suárez y Guerrero Larín aceptaron que no conocían el contenido de la resolución que revocaron pero se plegaron a la propuesta del presidente del IAIP y siguieron la línea de la CSJ de mantener en reserva la información. Los comisionados no quisieron pedir la opinión del equipo jurídico.

La inmunidad pesó más que la pronta justicia en el caso del diputado Magaña

Tras haber protagonizado un accidente de tránsito, en el que falleció una persona, el diputado Arturo Magaña enfrentó una investigación y un proceso de antejuicio que estuvo plagado de irregularidades que favorecieron al legislador. En medio de todo, la Policía y el Juzgado de Paz de Ahuachapán mostraron falencias.

“La montaña iba adelante… nada sobrevivió” al huracán Iota

Sobrevivientes relatan el horror vivido en el Macizo de Peñas Blancas, donde al menos 11 personas murieron producto de un deslave provocado por el huracán Iota. Reconstrucción de una jornada angustiosa y fatídica, que fue manoseada por el secretismo del gobierno Ortega-Murillo. Antes de que la tierra cediera, en la comunidad de San Martín se sintió un intenso olor a lodo. El alud arrasó, fracturó, trituró, y deshizo todo lo que envolvió

Publicidad