Foto/Emerson Flores

Asamblea concluye que Merino Monroy puso en "peligro la democracia y división de poderes"

Diputados de Arena, FMLN y dos del PDC aprobaron un dictamen que recomienda al presidente Bukele la destitución del ministro de la Defensa,  René Merino Monroy,  por los hechos ocurridos el 9 de febrero de 2020 y la falta de respuestas en la interpelación del 21 de agosto. Los diputados pasarán el caso a la Fiscalía para que lo investigue por posibles delitos de desobediencia y violación a la Constitución.  Además,  elevarán el caso a instancias internacionales como la OEA y la ONU. Bukele rechazó el recomendable y dijo que no quitará al “mejor ministro de la Defensa”. El director de la Policía también fue citado a la Asamblea para que explique lo ocurrido ese 9 de febrero, pero los diputados solo escucharon el mismo libreto del ministro Merino Monroy.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Por Xenia González

Por Xenia González

51 diputados de la Asamblea Legislativa recomendaron al presidente de la República, Nayib Bukele, que destituya al ministro de la Defensa, René Merino Monroy, por la irrupción con militares y policías en el recinto legislativo, ocurrida el 9 de febrero de 2020.  Los diputados también trasladarán el caso a la Fiscalía General de la República (FGR) para que investigue a Merino Monroy por posibles delitos contra el sistema constitucional y la paz pública, la personalidad del Estado, así como delitos relativos a la existencia, seguridad y organización del Estado por violar la independencia de poderes. Los legisladores sostuvieron que Merino Monroy cometió el delito de “desobediencia” al haberse negado a responder las preguntas que le hicieron durante el proceso de interpelación. 

Los diputados también acordaron comunicar lo sucedido a los estados de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y al secretario general Luis Almagro, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a las Naciones Unidas (ONU) y al congreso de los Estados Unidos. 

“Se puede concluir que el actuar del ministro fue determinante para llevar a cabo los hechos del 9 de febrero, poniendo en peligro la democracia y la división de poderes”, resolvió la comisión política de la Asamblea Legislativa en el dictamen emitido este 17 de septiembre, tras el proceso de interpelación del ministro de la Defensa, René Merino Monroy. 

Los diputados señalaron que durante toda la exposición de Merino Monroy, en el proceso de interpelación, el funcionario no contestó directamente al cuestionario que ellos le realizaron el 21 de agosto. 

“El ministro interpelado no asume responsabilidad alguna, aunque es obvia, afirmando que solo llegó a supervisar un operativo, cuando se encontraba dentro de las instalaciones de la Asamblea Legislativa desde antes de que llegase el Jefe del Estado Mayor Presidencial a las mismas”, detallaron los diputados en el dictamen. 

Además de señalar la responsabilidad de Merino Monroy y sobre cómo su participación fue determinante para el evento que ocurrió el 9 de febrero, la comisión política destacó que el funcionario “no tiene idea del peligro al cual fue expuesto el país”, por lo que no debe estar ocupando su cargo. Para los diputados, Merino Monroy “está dispuesto a ejecutar decisiones de cualquier autoridad que amenacen nuevamente el orden constitucional”. 

Bukele respondió en su cuenta de Twitter que no destituirá al “mejor ministro de la Defensa” y aseguró que los diputados serán destituidos en las elecciones del 28 de febrero de 2021.

El diputado de Arena, Emilio Corea, recordó que lo ocurrido el 9 de febrero se dio como una forma de presión a los diputados para que aprobaran un préstamo por $109 millones  con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para el Plan Control Territorial. Indicó que tras los sucesos de ese día y el inicio de la pandemia, ya no se volvió a hablar sobre la aprobación de dichos fondos. 

El dictamen recomendando la destitución del ministro de la Defensa al presidente de la República, Nayib Bukele, fue aprobado en el pleno con 51 votos: 26 de Arena, 23 del FMLN y dos del PDC. No votaron los diputados de Gana, PCN; Juan José Martel, del CD; y Reynaldo Carballo, del PDC. El diputado no partidario Leonardo Bonilla firmó el dictamen, pero su suplente Jorge Juárez no votó a favor. Eeileen Romero, del PCN, fue la única que votó en contra.

Al momento de votar por el dictamen, la bancada de Gana se había retirado del pleno, al igual que los diputados disidentes de Arena. El documento no fue firmado por el presidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, ni por el diputado José Almendáriz, ambos del PCN. Tampoco estaban las firmas de los diputados de Gana, Guillermo Gallegos y Guadalupe Vásquez. 

El libreto de la PNC 

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arrianza Chicas, tampoco se hizo responsable de los hechos ocurridos el 9 de febrero. El miércoles 16 de septiembre, por la tarde, Arriaza Chicas fue cuestionado por primera vez por la comisión especial de diputados que investiga la militarización de la Asamblea. 

Ante las preguntas de los diputados sobre quién dio la orden que agentes de la Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO) irrumpieran, junto a los militares, en el Salón Azul de la Asamblea, Arriaza Chicas repitió que la llegada e ingreso de agentes de la UMO fueron a solicitud del exjefe de Seguridad de la Asamblea, el coronel César Florentín Reyes Dheming. Su negativa a responder sobre quién le ordenó desplegar a los agentes al interior de la Asamblea fue similar a la mostrada por Merino Monroy durante su proceso de interpelación. 

El libreto fue el mismo que el del ministro de la Defensa: todo se trató de un dispositivo de seguridad para el Presidente de la República organizado por el Estado Mayor Presidencial (EMP) y negó, con insistencia, que se tratara de un operativo militar o que hubiera recibido órdenes directas para el extenso despliegue que se dio ese día en los alrededores y al interior de la Asamblea. 

Arriaza Chicas citó el convenio que existe entre la Asamblea Legislativa con la PNC y expuso que la Policía llegó a la Asamblea a petición de Reyes Dheming para apoyar con el protocolo de seguridad, ante la convocatoria que había realizado el presidente Nayib Bukele a un “acto de insurrección”. 

En el oficio enviado por Reyes Dheming, que Arriaza Chicas leyó a los diputados, el exjefe de seguridad pidió el apoyo de un equipo de la UMO para el domingo 9 de febrero, pidió que se cubrieran los accesos principales al recinto, también pidió el refuerzo de cuatro agentes de la delegación Centro de la PNC y de agentes de la División de Tránsito Terrestre para verificar que no se estacionaran vehículos muy cerca de los portones principales de la Asamblea. 

“Antes, durante y a la salida de la Policía de acá de la Asamblea, todo fue coordinado con el coronel Reyes Dheming y el oficial de enlace de la Policía, que es el subcomisionado Ramírez. Con respecto al ingreso de la UMO, nosotros le hacemos hincapié especialmente del equipo de la UMO al Salón Azul, eso fue a solicitud del coronel Reyes Dheming. Él lo pidió”, expresó Arriaza Chicas. 

Añadió que al Salón Azul solo ingresaron 11 miembros de la UMO y que lo hicieron para proteger los bienes, además de brindar seguridad a los funcionarios. Arriaza Chicas señaló que había problemas por el desorden que se generó entre todas las personas que querían ingresar. “La UMO entra a proteger y todo coordinado con el jefe de seguridad. Nuestra actuación fue en base a la ley”, aseguró. 

Sin embargo, la diputada del FMLN, Dina Argueta, cuestionó que lo expuesto por Arriaza Chicas contradecía al informe realizado por Reyes Dheming. De acuerdo con el informe, presentado el 20 de febrero, el ingreso de la PNC a las instalaciones de la Asamblea Legislativa se dio de manera forzada y que en ningún momento se pidió que la Policía entrara al Salón Azul, señaló Argueta.  

El diputado de Arena, René Portillo Cuadra, también expresó sus dudas sobre si la petición del exjefe de Seguridad de la Asamblea incluía que los agentes invadieran el Salón Azul y cuestionó quién dio realmente la orden de entrar al salón. Portillo Cuadra preguntó si Arriaza Chicas volvería a permitir que ocurra un hecho similar en el que los agentes de la UMO irrumpan al recinto legislativo y al Salón Azul. 

“Yo no he recibido ninguna orden. Estuve acá a requerimiento del jefe de seguridad de la Asamblea Legislativa. Al Salón Azul quien autorizó, a petición del coronel Reyes Deming, fue el diputado Gallegos que en ese entonces fungía como encargado, y ustedes lo han visto también en los videos”, reiteró Arriaza Chicas. 

Respecto a la pregunta si volvería a permitir el ingreso de los agentes a la Asamblea, dijo que él no podía contestar esas preguntas, ya que él estaba en la comisión solo por lo ocurrido el 9F. “No puedo responder en base a suposiciones. Estoy aquí por el 9F”, como si leyera el mismo libreto del ministro de la Defensa.

Ante sus respuestas, Schafik Hándal, diputado del FMLN, reiteró que según el oficio Reyes Dheming pidió apoyo para la seguridad en los portones, no para el interior de la Asamblea. Señaló que también se registró un altercado entre los miembros de seguridad de la Asamblea y el propio Arriaza Chicas.

“Gracias a Dios que no pasó a más”, respondió Arriaza Chicas, quien posteriormente recalcó: “Para nosotros lo que pasó aquí fue un dispositivo de seguridad preventiva y seguridad pública”. Concluyó que no podía dar opiniones que no le competen y que no “puedo decir mayores cosas a ustedes”. 

Gallegos asume responsabilidad

El diputado de Gana, Guillermo Gallegos, repitió parte de lo que dijo durante la interpelación de Merino Monroy. Expresó que él se comunicó con el presidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, y que él había autorizado usar la llave para ingresar, pese a que anteriormente Ponce había negado rotundamente que hubiera dado esa autorización. 

“Yo coordiné con el coronel Reyes Dheming la entrada de la UMO. Yo hablé con el presidente Mario Ponce y él autorizó la llave. Del teléfono del diputado Almendáriz hablé con el presidente Ponce”, dijo Gallegos. 

El diputado reiteró que todo se dio de común acuerdo con el exjefe de Seguridad y llegó a decir que, ya que Reyes Dheming fue diputado de Arena, podía no contar con imparcialidad al momento de realizar su informe. 

Alberto Romero, diputado de Arena, sostuvo que hubo un claro exceso de seguridad ese día.  “Me queda un sinsabor enorme que toda la responsabilidad se la ha venido a cargar al coronel Reyes Dheming, que en paz descanse. Él sabía mucho de los protocolos de seguridad. Se ha venido a desechar toda su responsabilidad en alguien que ya Dios en su gloria lo tenga”, dijo Romero antes de finalizar la sesión de la comisión. 

Ante todo lo expuesto por Arriaza Chicas y Gallegos, el hijo del exjefe de seguridad de la Asamblea, César Reyes, defendió a Reyes Dheming en su cuenta de Twitter: “¡Honor y verdad! Valores de los que claramente carece el director de la PNC. Mi padre no coordinó absolutamente nada con golpistas enemigos de la democracia. La documentación que lo prueba está en manos de la comisión que investiga”. 

Reyes compartió el listado de todos los materiales que su padre entregó a la comisión especial y la hoja de un informe escrito a mano en el que se relata parte de las órdenes y la actitud que Arriaza Chicas tuvo con el personal de seguridad de la Asamblea Legislativa. 

Durante la sesión, los legisladores también cuestionaron el retiro de los agentes de la división de Protección a Personalidades Importantes (PPI) a algunos diputados. El diputado del PDC, Rodolfo Parker, expuso que él se sintió acosado por agentes de la PNC que se mantuvieron con una patrulla afuera de su casa. 

Arriaza Chicas se excusó diciendo que el movimiento de los agentes se debió a una actividad de supervisión de la división de PPI y que él no dio ninguna orden de retirar seguridad a ningún funcionario público. 

Al final de la reunión de la comisión, los diputados anunciaron que convocarán a abogados constitucionalistas, así como al jefe del Estado Mayor Presidencial para ser cuestionados como parte de la investigación. El director de la Policía también volverá a ser entrevistado por la comisión en los próximos días. 

Más de GatoEncerrado

Publicidad