“Las voces que deben dirigir Arena pueden ser Ernesto Muyshondt, como el principal líder del partido”: Josué Godoy

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Por Beatriz Benítez

Por Beatriz Benítez

Josué Godoy es actualmente diputado propietario de Arena en la Asamblea Legislativa y para las elecciones del próximo 28 de febrero compite por una diputación en el Parlamento Centroamericano (Parlacen). En la legislatura 2015-2018, inició su trayectoria como diputado suplente de la exlegisladora y ahora alcaldesa de Santa Ana, Milena Calderón de Escalón, quien lo animó a inscribirse, según cuenta en esta entrevista con GatoEncerrado

A pesar de las críticas al Parlacen, Godoy considera que es una institución necesaria y dice que su propuesta es armonizar una agenda en común de derechos humanos para los migrantes, personas con discapacidad, pueblos indígenas, afrodescendientes y personas LGBT.

Godoy no está a favor de legislar sobre las cuatro causales del aborto, sino de una Ley de Educación Sexual; una propuesta que fue rechazada por miembros de Arena cuando se presentó, por considerar que iba en contra de los principios y valores del partido. El legislador dice que se construyó una nueva propuesta que ahora goza del respaldo de muchos diputados areneros, aunque aún sigue pendiente de aprobarse.  

No es la única diferencia que ha tenido con el partido. No estuvo de acuerdo con la elección del procurador de derechos humanos, Apolonio Tobar, por tener un vínculo con el FMLN. El día de la elección de Tobar, el partido puso a un suplente para la votación; sin embargo, Godoy asegura que se retiró de la sesión plenaria por un asunto personal y no porque el partido lo apartó de esa votación.

El diputado tampoco está conforme con la dirigencia de la Arena. Considera que los cargos de dirección tienen que ser asumidos por nuevos liderazgos y al frente debería de estar Ernesto Muyshondt, actual alcalde de San Salvador, quien enfrenta un proceso judicial por negociar con pandillas en el marco de las elecciones presidenciales de 2014.

En la legislatura 2015-2018, Josué Godoy fue diputado suplente, y para las próximas elecciones compite como candidato a diputado para el Parlacen.

Una fuente del partido me contó que Arena le pidió que ya no compitiera como diputado para la Asamblea Legislativa, sino para el Parlacen. ¿Es cierto?

Yo el año pasado fui nombrado en África, en Nairobi, en la cumbre de Nairobi, representante de América Latina ante la Alianza Global de Parlamentarios de  Naciones Unidas en su consejo asesor y allí es donde empiezo a ver el tema del Parlamento Centroamericano. Sí debo de decir que he tenido diferencias con la dirigencia, pero también en ese afán de crecer políticamente y de llevar los temas de educación integral de la sexualidad, derechos de las juventudes, de las mujeres, de los migrantes, sí fue mi persona que optó al Parlacen. Si el partido no me hubiera dejado, yo hubiera renunciado. Pero, es en ese sentido que decidí.

¿No fue el partido que se lo pidió?

No fue el partido. Siento que los espacios políticos deben ser dinámicos y yo ya hice dos periodos, uno como diputado suplente, uno como diputado propietario. No soy de las personas que piensa que uno se debe aferrar a un curul o hacer de la política un estilo de vida. Me interesa mucho el Parlamento Centroamericano, tengo aspiraciones de ser alcalde de Santa Ana en un futuro. Entonces, sí fue una decisión personal; pero, sí también es cierto que he tenido diferencias con esta dirigencia (del partido).

¿A qué se han debido esas diferencias?

Porque creo que los jóvenes tienen que estar al frente liderando y, bueno, he visto eventos de jóvenes dirigidos por dirigentes del partido que tienen más de 60 años, 50 años, que ya no son jóvenes. Por ejemplo, teníamos una directora de la juventud, Adriana Juárez, que se destacó por ser una de las mejores directoras y tener una de las directivas más incluyentes. Desde ahí creo que viene de alguna manera algunas diferencias. Sin embargo, yo me identifico mucho con Arena, tengo una muy buena relación con liderazgos importantes como la alcaldesa de Santa Ana, que es fundadora del grupo parlamentario de mujeres, que si bien no comparte al 100 % una agenda progresista, pero es una mujer que se renueva. Tengo una muy buena relación con el alcalde Ernesto Muyshondt, con quien impulsamos la ordenanza de antidiscriminación, con quien tuvimos un evento con empresarios emprendedores LGBT hace poco. Entonces, sí creo que hay gente dentro de Arena, y pongo el ejemplo de Neto y doña Milena porque son dos personas, un hombre y una mujer de diferentes edades; sin embargo, estamos renovando las ideas para que Arena sea una opción más vigente ante el electorado. Sin embargo, hay que decirlo: hay una fuerte resistencia dentro del mismo partido a renovarse. De repente, sería más cómodo para mí irme a otros espacios, pero no creo que esas sean luchas transformadoras. Aplaudo y admiro a las personas que lo hacen, pero yo creo que mi lucha está dentro de Arena.

¿Cree que hay gente dentro de Arena que tiene que salir y darle espacios a los jóvenes?

Totalmente, totalmente.

¿Por ejemplo?

No quiero hablar de nombres porque es un contexto electoral y político. No es mi estilo, pero sí creo que hay gente que debe de dar (espacio).

Pero, ¿esto se debe a que no les dan espacios o no hay jóvenes que quieren estar en esos cargos de dirigencia?

Creo que hay personas, no todas, bueno, le pongo el ejemplo de Marcela Villatoro, David Reyes y yo que hemos hecho un equipo para trabajar en temas del transporte público. Rossi Romero, con quien hemos visto el tema de educación sexual. Hay gente joven dentro de Arena que estamos en la Asamblea Legislativa, pero creo que los jóvenes tienen que estar en la dirigencia de Arena.

¿De ahí vienen las directrices?

De ahí vienen las directrices, así es. Claro, como todo partido la dirigencia es quien de alguna manera marca alguna ruta; sin embargo, creo que en la Asamblea habemos diputados que tenemos ese compromiso que cuando llegamos a la Asamblea no solo legislamos por Arena, sino por todos los salvadoreños.

¿Le han bloqueado alguna iniciativa?

Mire, varias, ja ja ja. Una, quizás fue un trago bien amargo para mí. Pero, me llevo muchos momentos buenos, y creo que me voy de la Asamblea Legislativa con mucha satisfacción de haber sembrado semillitas de muchos temas que lamentablemente no han sido legislados todavía, pero ya hemos posicionado temas que antes no se podían hablar aquí como la educación sexual.

Pero ese tema fue engavetado.

Lo mandaron a archivo, pero luego logramos con Naciones Unidas, con el grupo parlamentario de jóvenes, crear un proyecto de ley donde la consultoría fue financiada por el UNFPA. Vinieron especialistas, estuvimos el grupo parlamentario de jóvenes reunidos una semana, en un encerrón, y ese proyecto está en la Comisión de Educación. No ha sido aprobado porque el presidente no lo ha agendado, pero hay un proyecto integral que está en la comisión y que no fue enviado a archivo.

¿Ese es un tema que usted siente que lo bloquearon?

No. El tema que sí me bloquearon y que sí lo siento muy lamentable fue cuando en la pandemia yo solicité que los estudiantes pagaran el 50 % de las cuotas, porque no estaban consumiendo luz eléctrica, porque no estaban consumiendo agua, hay gente que no tenía computadora, que no tenía internet y los padres tuvieron que invertir, muchos se habían quedado sin empleo. Y fue bloqueada descaradamente.

¿Por Arena?

Por el presidente de la comisión (de Educación, Reynaldo Carballo, quien es dueño de un colegio y ha sido representante de la Asociación de Colegios Privados de El Salvador).

Pero él no tiene correlación, es decir, es solo un diputado del PDC. Quien tiene correlación aquí es Arena y el FMLN para poder aprobar una iniciativa.

Sí, pero recuerde que él tiene que agendar los puntos, es como la educación sexual, no está agendada.

¿Hay temas que usted ha querido impulsar que el partido no le haya permitido?

No, realmente. La educación sexual me costó. Yo empecé a hablar de educación sexual cuando empecé de diputado suplente. Hubo un foro en Panamá y estábamos firmando un documento para la OEA y decía que la familia era únicamente papá, mamá e hijos, y yo les dije: “miren, yo no puedo firmar eso porque en mi país casi que la mayoría de familias son monoparentales, mamá e hijos, papá e hijos, abuelitas y nietos, tías y  sobrinos. Entonces, no puedo discriminar a las familias que no son constituidas como tal”. Y pusimos en el PI, que se pusiera en el documento de educación sexual. Cuando vine a El Salvador casi que me expulsan ja ja ja.

¿Qué le dijeron?

Fue bien complejo. De hecho, a quien aprecio mucho, que en paz descanse, el presidente (Jorge) Velado, estaba bien molesto. Yo le expliqué que para un partido como Arena, que evidentemente está en contra del aborto, que defiende la vida desde el momento de la concepción, la educación sexual es una salida para resolver problemas de embarazo en niñas y adolescentes que es gravísimo. Pero, luego el tema fue conversado, la primera iniciativa la mandaron a archivo; pero, esta última que construimos fue apoyada por varios diputados de Arena.

En Arena, ¿no todos están cerrados a que se apruebe esta ley?

No todos están cerrados. Yo creo que algo que a Arena la ha hecho grande por mucho tiempo es esa diversidad que existe. Para mí ha sido bien complejo porque ese es un puente, porque yo no puedo ser radical con mis propuestas; entonces, me toca de repente sentarme con las personas para explicarles, los que lo permiten, porque hay gente realmente que no lo permite, y así hemos hecho que los temas avancen.

La exdiputada Lorena Peña y el exdiputado, en ese entonces de Arena, Johnny Wright propusieron despenalizar el aborto en las 4 causales. Ese tema nunca avanzó, los partidos de derecha siempre se han opuesto, ¿usted está a favor?

Yo estoy a favor de la educación sexual. En la educación integral de la sexualidad educamos a los niños y a las niñas, primero, a entender que su cuerpo es suyo y que nadie lo puede tocar, a que los niños tienen que respetar a las niñas y las niñas a los niños. Si la mayoría de abusos se dan en casa. Yo tengo un pleito con los que dicen “a mis hijos los educo yo”, cuando rechazan el documento de la educación sexual. Yo les digo: “perdóname pero está hablando desde el privilegio, desde tu hogar”. Pero a las niñas las violan en las casas, los papás, los tíos, los hermanos, los vecinos. Yo le decía a un diputado: “mira, vos porque con tu PPI quizá mandás a dejar a tu hija al colegio, o la vas a dejar, pero la niña que tiene que caminar dos kilómetros para llegar a la escuela y en el monte le sale un hombre y la viola”. Entonces, se ha naturalizado tanto la violencia y el abuso que despenalizar el aborto no va a resolver eso, pero si educar a la población.

Sí, pero ahí está hablando solo de una causal (por violación) y son cuatro causales, también está el aborto por malformaciones del bebé o porque se pone en riesgo la vida de la mujer.

Yo le soy bien honesto, no está en mi agenda la despenalización del aborto. Entonces, respeto y comparto con muchas colegas que lo tienen en su lucha, pero mi lucha es la educación sexual.

¿Usted está a favor del matrimonio igualitario?

Uno tiene que ser bien realista, y yo si creo que debemos avanzar. El artículo tres de la Constitución dice que todos somos iguales ante la ley y todas las poblaciones tienen que tener los mismos derechos civiles. Entonces, yo creo que ahorita introducir una iniciativa de matrimonio igualitario no va a tener los votos; pero, yo sí creo que el país debe de avanzar en una ruta de otorgar los mismos derechos a todas las poblaciones.

Hace una mezcla de temas conservadores y progresistas...

Sí, lo que sucede que mi rol ha sido siempre hacer un puente entre la gente radical progresista y radical conservadora.  Yo vengo de una familia muy conservadora, que ahora yo me quedo sorprendido de ver como ellos son ahora de abiertos a muchos temas, en el tema LGBT, medio ambiente, y son muy católicos. Entonces, eso mismo me permite trabajar en temas con gente muy conservadora, hemos trabajado en temas de emprendimiento, en temas económicos; y hemos trabajado con gente muy progresista en el tema de medio ambiente. Yo promoví el primer foro para hablar del Acuerdo de Escazú, estoy en contra de la minería, estoy promoviendo y sumándome a la iniciativa del rescate del río Lempa, quiero armonizar una agenda común para los derechos de los migrantes, de las personas LGBT, de los indígenas, de los afrodescendientes que son poblaciones que de alguna manera no se habla mucho. Creo que eso debe hacer un político: lograr representar. Las causas no avanzan llevando de choque, sino que poco a poco e informando, porque siempre los interconservadores y fundamentalistas desinforman todo. Usted no tiene idea como cuando yo promuevo una idea progresista, se unen en bloque todos los conservadores a desvirtuar o desinformar la iniciativa que propongo. Eso ha permitido que ahorita estamos por aprobar un beneficiario de seguro social para solteros. Eso ha permitido que se haya fundado un grupo parlamentario de jóvenes, que lo fundamos con Cristina Cornejo en la legislatura pasada y que haya sido yo el presidente en esta legislatura. Yo admiro y respeto tanto a los activistas, progresistas, pero creo que la diferencia entre el activista y el político es que al político le toca entender a los que no piensan como él; sin embargo, también son los activistas los que mueven la base social.

La propuesta que Godoy lleva al Parlacen es promover una agenda común de derechos humanos, sobre todo para migrantes y poblaciones excluidas. Foto/Mónica Campos

Regresando al tema del Parlacen, una de las críticas que se le hacen al Parlacen es que los países despilfarran recursos en mantenerlo y solo sirve para un refugio de corruptos que buscan inmunidad. De hecho Costa Rica se retiró por esas causas, ¿qué piensa usted?

Mire, yo sinceramente pienso que el Parlacen hasta el día de hoy, rescato a Fernando Bautista y a Irma Maya, del FMLN, los saco de ese guacal, pero, para mí ha sido un refugio, una casa de políticos, para hijos de fundadores de los partidos, para meter allí a las amantes, para repartir como un lugar de refugio, para que reciban un sueldo y no hagan nada.

¿Y qué quiere ir hacer allá?

A raíz de los temas que promuevo y ser presidente del Grupo Parlamentario de Jóvenes, he trabajado mucho con las Naciones Unidas y trabajado con el Parlamento Europeo y he visto como el Parlamento Europeo, más allá de un tema legislativo, en temas de gestión y de armonización de agenda trabajan y ven resultados. El Parlacen debería de hacer lo mismo, de hecho, hay una delegación que se llama Eurolat, donde está el Parlacen y el Parlamento Europeo, pero aquí lo ocupan para viajar. Yo sí creo que el Parlacen es importante, porque somos una región. Deberíamos de tener una marca centroamericana de turismo, que está dentro de mis propuestas, para que países como El Salvador que tiene tanta riqueza natural y cultural pudiera atraer, aprovechar ese turista que llega a Costa Rica y Guatemala y armonizar una agenda común en el tema de turismo. El tema de los migrantes, cuando las caravanas salen o cuando salen con los coyotes los migrantes, las mujeres son violadas, los niños son separados de sus padres, los jóvenes son asesinados y nadie habla; entonces, yo creo que eso debería estar haciendo el Parlacen. En el Triángulo Norte, teniendo una mesa permanente de los gabinetes de seguridad de los tres países. Yo creo que el Parlacen es una institución que puede hacer mucho, es como la Asamblea antes, aquí había carros, aquí había banquetes, aquí había seguro médico privado.

Hay instituciones como el SICA, las mismas cancillerías de los gobiernos, que podrían impulsar estos temas; es decir, El Salvador, Guatemala y los demás que son parte del Parlacen, son países con escasos recursos económicos y con deudas super altas y se invierte…

Si usted ve el porcentaje que implica, lo que el Parlacen, no lo tengo en la mano, pero es sumamente mínimo comparado por ejemplo con los gastos de publicidad que tiene el gobierno.

Pero esa no es una excusa, no es un argumento.

No, no, no. Pero yo sí creo que el Parlamento Centroamericano debe de existir. No porque seamos un país con escasos recursos o en vía de desarrollo vamos a no ocupar herramientas. Lo que pasa que sea mal utilizado.

Son más de un millón de dólares los que se invierten en pagar salarios. En 2013, incluso, se aumentaron los gastos de representación.

Eso lo pudiésemos discutir, el tema de los montos, que ahorita no los conozco. Lo decía en una entrevista, ni he visto cuánto gana un diputado del Parlacen.

Gana alrededor de cinco mil dólares, incluido gastos de representación. Como le digo, en el 2013 se aumentó el monto de gastos de representación.

Y ellos no querían ir a trabajar.

¿Qué  objetivo tiene una institución que no hace nada, que emite recomendaciones que no son vinculantes? ¿Qué sentido tiene?

Mire, si nos ponemos en ese punto, entramos en lo que la gente dice: “no, si no hace nada”. Al final no se trata de atacar las instituciones, sino que las personas que no hacen que las instituciones funcionen, porque yo si creo que puede ser una herramienta  de interacción centroamericana interesante, porque a diferencia que el SICA, es una institución donde las personas eligen quiénes las van a representar en ese espacio. Entonces, pueden elegir a alguien que represente a la población LGBT, a las mujeres, a los jóvenes. Yo si creo que en temas de representación y de representación a nivel centroamericano sí es importante, y por eso estoy optando a esa candidatura.

Hay poco o nulo control de lo que hace el Parlacen...

Y ahí le quiero contar, con Fernando Bautista metimos una iniciativa para que el Parlacen tuviera que rendir cuentas al Instituto de Acceso a la Información Pública sobre viajes, viáticos, salarios, asistencia, todo, y la bloquearon en la comisión a la que fue, creo que todos los partidos (la bloquearon), no fue aprobada. Lamenté muchísimo eso, porque el Parlacen debe tener contraloría, porque va una semana al mes a Guatemala y otras tres son reuniones acá (en El Salvador). No vienen a las universidades, no vienen a los gobiernos municipales, no vienen a la Asamblea Legislativa a que todo lo que se realiza en el Parlacen tenga un impacto en el país. 

¿Cuáles son sus propuestas?

Está el tema del río Lempa. Está el tema de armonizar una agenda en común de derechos humanos para los migrantes, personas con discapacidad, pueblos indígenas, afrodescendientes, personas LGBT. El de crear una marca centroamericana de turismo, que esto creo que no implica legislación, es sentar a los ministros de turismo de todos los países y desde la Comisión de Turismo crear una marca que sea un polo. El turismo es desarrollo económico, genera empleo, y puede ser un polo de desarrollo turístico del contendiente. El tema de trabajar la seguridad del Triángulo Norte, creando una mesa permanente de los gabinetes de seguridad de los tres países. La otra es el Codicader. El Codicader está olvidado y se le puede dar desde la Comisión de Educación un componente de becas estudiantiles e intercambios estudiantiles. Y la agilización de las fronteras. Es bien amplio y créame que es un reto, pero yo estaba viendo que hay países donde los pagos de fronteras se hacen desde el punto de partida, punto de destino, y se les da un código y ya solo pasan por revisión, ahora que ya hay rayos X, pues deberían de funcionar. No lo que pasa ahorita, que usted ve una línea de furgones  con frutas y con producto perecedero que pasan uno, dos, tres días allí, que encarecen los productos de consumo, entonces esas son mis propuestas.

Y con la agenda LGBT ¿qué busca?

Con la agenda de derechos humanos en sí, porque yo no creo que solo sea la población LGBT. Una agenda común de derechos humanos, con personas con discapacidad, indígenas, afrodescendientes, con la población LGBT, mujeres y jóvenes, que son seis poblaciones que son históricamente discriminadas. De hecho, le doy una primicia, con algunas personas, están liderando Erick Iván (Ortiz, candidato a diputado).

¿De Nuestro Tiempo?

De Nuestro Tiempo. Son grandes amigos.

Sí, veo que le da bastante retweet.

Somos amigos de la infancia. Como soy amigo con Cristina Cornejo, como amigo con Ana Belloso, como soy amigo con Johnny, con Aida, con tanta gente, porque yo creo que las diferencias, aunque seamos de diferentes partidos, no nos hacen enemigos. Él (Erick Iván Ortiz) está trabajando y yo lo he estado apoyando en una ley antidiscriminación. A nivel centroamericano, Costa Rica nos da un ejemplo en avances en esta agenda de derechos humanos. El Salvador, aunque  nos parezca increíble, no se queda tan atrás como Honduras o como Panamá, que es tan moderno, pero en temas de derechos humanos es súper conservador. Entonces, creo que podemos armonizar una agenda común de derechos humanos en Centroamérica. 

¿Y cuándo habla de que trabajan en una propuesta con Érick Iván es como partido o es a título personal?

No, como defensores de derechos humanos que somos ambos y hay otras personas involucradas.

Godoy dice que no está en su plataforma el tema de la despenalización del aborto, pero sí la educación sexual integral. Foto/Mónica Campos

Hablemos de su  partido. ¿Cómo evalúa el papel de Arena como oposición a este gobierno?

Yo creo que…(Respira)

¿No sabe qué decir?

No, no, no, quiero ser bien honesto. Ahora yo lo platicaba con Hazel (su asistente de comunicaciones), me voy de la Asamblea y no tiene idea que bien se siente esa sensación de cederle un espacio a otra persona y de irse uno pudiendo cerrar sus proyectos de ley y no que la gente lo saque a uno ja ja ja o seguirse aferrando a que quiero seguir aquí. Entonces, eso creo que también me da la libertad de poder decir lo que pienso. Yo creo que Arena es un partido que tiene mucha gente valiosa, le pongo el ejemplo de Neto, de doña Milena, de Marcela Villatoro, mi colega David (Reyes), que vamos compitiendo al Parlacen y somos grandes amigos, que queremos cambiar a Arena. Pero, he de decir que tenemos una dirigencia que tal vez le ha faltado impulsar a los liderazgos que tenemos una nueva visión de un nuevo Arena, pero yo a veces siento que hay gente que se aferra al Arena de los ochenta, que fue buenísimo en su momento, pero ahora la realidad es totalmente diferente. Entonces, creo que pudiese ser mejor, puede haber una mejor dirigencia que sea una mejor oposición.

¿Quién debería estar al frente de esa dirigencia? 

No sé, no sé. No pueden o no podemos, porque estamos en cargos públicos y no podemos ser dirigencia, pero sí creo que las voces que deben dirigir a Arena puede ser Ernesto Muyshondt, como el principal líder del partido. 

¿Cree que tiene las credenciales para ser el presidente de Arena?

Mire, es que es alcalde, no puede ser, pero sí creo que es el liderazgo más representativo que tenemos ahorita.

Pero, es una persona que está bien cuestionada y lleva un proceso judicial por negociaciones con pandillas.

Eso van a ser las instituciones que al final resuelvan, pero para mí Neto es un líder, es un hombre con el que yo he caminado y se lo digo, y la gente lo quiere y que ha trabajado, a pesar que lo han querido bloquear con lo de la basura, de verdad es un hombre que tiene carácter, que tiene liderazgo que falta en la dirigencia de Arena ahorita, y este creo que debe ser acompañado por liderazgo como Marcela Villatoro, como mi persona, como doña Milena, que es una mujer con experiencia pero también tiene el carácter de decir las cosas como se deben. Creo que ahorita la dirigencia es muy tibia, le falta carácter,  y ante un gobierno que es tan confrontativo, Neto, a pesar que tiene carácter y todo lo demás, sí ha tenido que trabajar con el gobierno, lo ha hecho, y cuando lo han querido fregar se les para también. Doña Milena cuando fueron a Capres, llegó y les dijo lo que tenía que decirles.  Marcela, José Andrés, David y yo llegamos a Capres y fuimos fuertemente criticados, pero se había entrampado todo y fuimos a Capres porque estaban las cámaras de los medios, porque fue una reunión abierta, pero hay gente en los partidos que les encanta ir a Capres a puertas cerradas.

Pero, Ernesto Muyshondt, en las vallas de su campaña, aparece dándose la mano con Nayib Bukele.

Le quiero decir una cosa, creo que eso es lo que debemos de entender, es el alcalde de la capital, tiene que trabajar con el presidente; claro, cuando tiene su diferencias lo dice. Creo que lo que dañó tanto al país fue esa polarización que hubo durante treinta años. Entonces, creo que eso tiene que hacer un líder, tiene que decir con lo que no está de acuerdo, pero no va ser enemigo del otro, solo porque el otro es de otro partido.

Arena pidió perdón por los errores del pasado y ofrece una renovación, ¿qué piensa usted de esto?

Mire, creo que más que pedir perdón se tiene que demostrar con acciones.

¿No lo está haciendo?

Mire, yo soy del pensar que Arena no es corrupta, hubo corruptos en Arena. Entonces, si me pregunta a mí, yo llegué a Arena para la campaña del 2014, un poquito antes. No éramos gobierno. Toda la corrupción de Tony Saca, de todo lo que se ha hablado, yo no estuve. Yo no tengo por qué pedir perdón, lo que sí tengo es el compromiso de trabajar por la gente, de representar a la gente. Creo que la dirigencia tiene que enfocarse en apoyar a los nuevos liderazgos:  conservadores, progresistas, de todo, si eso es Arena, una alianza de sectores. Yo he tenido la oportunidad de ser director municipal, director departamental, estar en dirección nacional, ser diputado suplente, ser diputado propietario, hoy voy al Parlacen, y creo que la política debe de ser dinámica, para que cambie, se renueve.

Decir “yo no tengo por qué pedir perdón porque yo en ese momento ni siquiera estaba en ARENA”, ¿no es lavarse las manos?

No, no, yo le digo, está bien que hayan pedido perdón, pero al final Arena expulsó, por ejemplo, a Tony Saca. La gente quiere ver cambios, acciones. Pedir perdón es una palabra, es un discurso, la gente quiere acciones, y eso es lo que yo trato de hacer y varios tratamos de hacer. Le puse el ejemplo en particular de Neto y doña Milena que son con los que soy más cercano.

En la elección del procurador Apolonio Tobar, Arena lo quitó a usted como diputado propietario y puso a votar a una suplente. Recuerdo ese día, había una tensión entre usted y el jefe de fracción en el pleno, luego usted se fue, algunos periodistas lo siguieron. Usted se veía un poco molesto.

Yo le digo, he tenido mis diferencias y particularmente con Apolonio, no estaba de acuerdo en su elección, porque era una persona que yo creía vinculada a la izquierda. 

¿Creía? ¿Ya no cree que es?

Yo no estaba de acuerdo en votar por alguien que tuviera una vinculación partidaria, no tenía nada con él como persona. La verdad que lo he visto ser un procurador que ha estado involucrándose, hay que decirlo. La verdad que eso fue una diferencia que tuvimos con el partido y yo sinceramente dije: “bueno, yo no estoy de acuerdo con eso y me fui”. Y más que con el jefe de fracción, siempre era un tema con la dirigencia, porque con el jefe de fracción no he tenido mayores diferencias, yo le he dicho: “Carlos Reyes, yo no voy a votar por el subsidio de los buseros, por ejemplo, al transporte público”, porque creo que tienen que cambiar los buses. “Carlos Reyes, voy a meter la Ley de Educación Sexual, aunque no tenga el apoyo de toda la fracción”, y él me lo ha permitido.

Usted estaba presente ese día, usted no estaba enfermo, no tenía una emergencia, es decir, pusieron a una persona por usted, eso... ¿No se podría interpretar como que usted es un diputado manipulable?

No creo que soy un diputado manipulable, sinceramente. Ese día se dieron muchos temas, incluso temas personales. Estaba pasando una situación bien compleja con un familiar. Ese día se dieron muchas cosas que no se las puedo compartir, pero créame que soy una persona que ha tratado en mi periodo, si usted lo revisa, de ser bien consecuente con mis acciones, con mi actuar. 

En realidad, esa elección se hizo con una correlación de diputados suplentes, Arena creo que metió como 16 suplentes ese día. Eso quiere decir que había varios diputados de Arena que no estaban de acuerdo.

Yo le soy sincero que no estaba de acuerdo con el procurador, yo me tenía que ir como desde las cuatro de la tarde a Santa Ana. Estoy siendo bien sincero, tenía una emergencia familiar bien compleja. Entonces, si yo no hubiera tenido ese problema, yo me hubiera quedado. Sabe, fue un tema donde de verdad, o sea de verdad, no tengo miedo ni pena de decirlo, a veces hay cosas familiares que son primero. Los demás desconozco, pero si no es un secreto que varios no estaban de acuerdo.

Sobre el panorama electoral. Las encuestas dicen que Nuevas Ideas se va a consolidar como la primera fuerza, ¿cómo ve el panorama para Arena en las elecciones?

Mire, el panorama, es bien incierto ahorita. Sí creo que es peligroso que el gobierno concentre el poder, no porque sea Nuevas Ideas, porque en todo el mundo vemos cuando un gobierno tiene el poder legislativo es peligroso, porque siempre tiene que haber pesos y contra pesos. Eso creo yo que los salvadoreños siempre lo han manejado bien, si uno tenía el gobierno le daba la mayoría en la Asamblea al otro, espero que así siga siendo, pero las encuestas dicen otra cosa. Hay diputados buenos, que han hecho su trabajo, yo espero que la gente los vea, analice, si ha sido un diputado que solo ha ido a sentarse y a levantar la mano, si ha sido un diputado que realmente lleva una agenda, y que voten por rostros. Y Arena, yo le doy, como el voto es por rostro, pueden salir mejor los números que como dicen las encuestas. Porque no es lo mismo una presidencial que se votaba por banderas, a una legislativa donde de alguna manera los diputados vivimos en un departamento y lo conocen. Yo creo que no salgamos tan bajo.

¿Arena debería negociar con Nuevas Ideas en una futura Asamblea?

Negociar no creo, dialogar sí. Tener la madurez de poder de dialogar por el país, pero también de decirles las cosas cuando tienen que decírselas y no solo de mantener esa permanente dimes y diretes, sino que realmente como le decía con carácter.

Más de GatoEncerrado

Publicidad

Publicidad