Ilustración/Leo Pacas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cada 31 de julio se celebra el Día del Periodista en El Salvador, como lo ordena un decreto aprobado por la Asamblea Legislativa en 1969. Celebrar este día en un lugar público podría ser una idea descabellada en 2021, y no solo por las precauciones que demanda la pandemia por COVID-19, sino por las condiciones políticas en las que el oficialismo ha desprestigiado y atacado tanto a los periodistas que los ha puesto frente a la población en una línea errónea de “enemigos en contra del poder” y “contra el pueblo” salvadoreño.

Lejos de las etiquetas y la estigmatización que el gobierno del presidente Nayib Bukele ha impuesto, los periodistas se encargan de fiscalizar al poder y así contribuyen a que la sociedad tenga información verificada sobre cómo se administran los recursos y bienes públicos. Para lograrlo, los periodistas hacen trabajo de campo para informar y verifican rigurosamente los hechos. Pero las restricciones por la pandemia afectaron la rutina y el contacto con las fuentes, como también ocurrió en todas las profesiones y oficios. Aunque la relación con las fuentes ya venía deteriorándose desde antes de la pandemia, cuando por temor al oficialismo han preferido evitar consecuencias al compartir información valiosa.

El último año ha sido particularmente estresante para los periodistas salvadoreños, según contaron a GatoEncerrado algunos de los que fueron consultados para entender cómo fue hacer su trabajo en medio de la pandemia y el avance del autoritarismo. Primero, porque el trabajo fue intenso, en condiciones de mucha incertidumbre y riesgos en el que salir a coberturas significaba una exposición a un virus del que aún se sabe muy poco. Segundo, porque la campaña de descalificación hacia el gremio la encabezan los funcionarios del más alto nivel en el que los periodistas se han convertido en los más “grandes enemigos”. A eso se suma la persecución estatal en contra de periodistas de distintos medios, desprestigio en cadenas nacionales y ataques directos han sido algunas de las muestras de ataque que afectan a la libertad de prensa. De hecho, por uno de los casos la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó al Estado salvadoreño medidas de protección para periodistas de El Faro.

El 2020 fue un año convulso para todos, la mayoría de la gente lo vivió acompañada de noticias que miraba en la televisión, escuchaba en la radio, leía en los periódicos o miraba en redes sociales. Detrás de todas esas noticias hubo periodistas que no pararon de trabajar, aunque con restricciones. 

En una encuesta del Instituto Reuters que se pasó a 73 periodistas de medios internacionales, que cubrieron la pandemia, el 70 % dijo haber sufrido algún tipo de trastorno psicológico a raíz de su trabajo. Entre estas situaciones, no solo exponerse al virus por su trabajo, sino llevarlo a su casa y esparcirlo a sus seres queridos.

La agenda, dominada por la crisis sanitaria, también empujó a vivir conflictos emocionales. Algunas de las preguntas eran: ¿Cómo generar contenidos de calidad que informen en medio de la inmovilidad, las restricciones, los miedos al contagio y los duelos por la COVID-19?

GatoEncerrado platicó con diez periodistas de diversos medios sobre cómo lograron responder a esas preguntas. Esos reporteros y editores también aconsejaron que es importante acercarse a un psicólogo, aceptar que no son máquinas hace-noticias, mucho menos héroes, que a veces solo necesitan descansar y que no pasa nada si se niegan a ciertas coberturas por “salud mental”.

De esas conversaciones con los periodistas, GatoEncerrado comparte, en primera persona, sus vivencias y reflexiones. Cada periodista también habla del objeto con el que se identifica o que fue una especie de refugio mientras el encierro de la cuarentena.

Indicación: Para leer los relatos, en primera persona, toque el botón que está abajo de cada imagen. Hay imágenes que también tienen audio y para escucharlo toque el botón de play.

Reproducir vídeo
Reproducir vídeo
Reproducir vídeo
Reproducir vídeo

Más de GatoEncerrado