Foto/Casa Presidencial

Bukele buscará la reelección a pesar de que la Constitución lo prohíbe

El presidente Bukele aprovechó su discurso de la independencia, emitido en cadena nacional de radio y televisión, para anunciar que buscará la reelección presidencial, a pesar de que está prohibida por la Constitución

Por Carlos Hernández

Por Carlos Hernández

El presidente de la República, Nayib Bukele, hizo oficial este 15 de septiembre que buscará la reelección en las próximas elecciones de 2024, a pesar de que la Constitución lo prohíbe explícitamente. El mandatario aprovechó su discurso por la conmemoración del 201 aniversario de la Independencia salvadoreña, transmitido en cadena nacional de radio y televisión, para anunciar que su intención es correr como candidato y mantenerse en el cargo por un nuevo periodo presidencial. En su discurso, reconoció que la reelección no está permitida en El Salvador, pero que la buscará para “copiar lo bueno” a las naciones desarrolladas.

“Luego de conversar con mi esposa Gabriela y mi familia. Anuncio al pueblo salvadoreño que he decidido correr por la presidencia de la República, para que podamos continuar este camino que hemos iniciado y que por primera vez en nuestra historia ha demostrado ser el correcto”, dijo Bukele, frente al fiscal general, Rodolfo Delgado; el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Óscar López Jerez; el presidente de la Asamblea Legislativa, Ernesto Castro, y los diputados oficialistas; y los miembros de su gabinete de Gobierno; quienes se levantaron de sus sillas y celebraron con aplausos y gritos el anuncio.

La búsqueda de la reelección no es una sorpresa. Una de las primeras resoluciones que emitió la Sala de lo Constitucional de la CSJ, impuesta por la Asamblea Legislativa de Bukele, fue la del 3 de septiembre de 2021, que habilitó la reelección presidencial de forma consecutiva en contra de lo que textualmente dice la Constitución.

En concreto, el artículo 154 de la Constitución es claro en establecer que “el periodo presidencial será de cinco años y comenzará y terminará el día primero de junio, sin que la persona que haya ejercido la Presidencia pueda continuar en sus funciones ni un día más”. El artículo 152 señala que no puede ser candidato a presidente “el que haya desempeñado la Presidencia de la República por más de seis meses, consecutivos o no, durante el periodo inmediato anterior, o dentro de los últimos seis meses anteriores del periodo presidencial”. En el artículo 88, la Constitución también establece que “la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República es indispensable para el mantenimiento de la forma de gobierno y sistema político establecidos. La violación de esta norma obliga a la insurrección”.

Sin embargo, la Sala impuesta hizo una relectura y reinterpretación que permite al ciudadano presidente mantener el cargo por un máximo de 10 años y consideró que la vieja interpretación era “errónea” al establecer que la Constitución no permitía la reelección inmediata.

“Es el mismo artículo 152, ordinal 1, quien permite como máximo que una persona ejerza la Presidencia por 10 años y, de hecho, el Constituyente de 1983 obliga a que esos 10 años se ejerzan, si el pueblo así lo decide, de forma consecutiva”, reinterpretó la Sala, que luego fue ampliamente criticada por constitucionalistas.

Tras su anuncio, Bukele señaló que “por más protestas que vengan desde el exterior” no se detendrá el proceso de “verdadera libertad e independencia” que ha iniciado y agregó que las prohibiciones de reelección solo existen en el tercer mundo. 

“De seguro más de algún país desarrollado no estará de acuerdo con esta decisión, pero no son ellos los que decidirán, sino el pueblo salvadoreño”, espetó Bukele y luego mencionó a 39 países desarrollados que permiten la reelección presidencial consecutiva.

A su criterio, el país ha demostrado que es soberano e independiente y que el actual régimen funciona, pese a los cuestionamientos de la comunidad internacional sobre denuncias de violaciones a derechos humanos y abusos cometidos durante el estado de excepción que la Asamblea Legislativa ha extendido en seis ocasiones.

“Un pueblo libre, independiente y soberano. ¿Por qué deberíamos continuar con las recetas de ellos, si las hemos probado por 200 años y no han funcionado? Es una protesta hipócrita, porque todos los países desarrollados tienen reelección”, sentenció. 

Además de anunciar que correrá como candidato para la reelección, el presidente reiteró su respaldo a las acciones que ha realizado el partido Nuevas Ideas en la Asamblea Legislativa, pese a los cuestionamientos de que ha violentado la institucionalidad democrática nacional y deshecho los límites y fronteras entre los poderes del Estado.

“El pueblo decidió darnos no una mayoría, sino una súper mayoría en la Asamblea Legislativa. Y gracias a esa súper mayoría es que se pudo cambiar al fiscal general anterior y a la anterior Sala de lo Constitucional”, dijo Bukele para justificar la primera acción de su Asamblea Legislativa, el 1 de mayo de 2021.

Esta no es la primera vez que Bukele desafía lo que dice la Constitución de la República. El 9 de febrero de 2020, Bukele malinterpretó la Constitución y militarizó la Asamblea Legislativa para aprobar, por la fuerza militar, un préstamo de $109 millones para supuestamente combatir a las pandillas y financiar su plan de seguridad “Control Territorial”. Ese mismo año también desafió a la Sala de lo Constitucional anterior por frenar su cruzada militar para enfrentar la pandemia por COVID-19 con represión y régimen de excepción. En 2021 también violó la Constitución al utilizar su cargo y recursos públicos para invitar abiertamente a que la población votara por su partido Nuevas Ideas en las elecciones legislativas y municipales.

Bukele contra sí mismo

Antes de ser presidente, Bukele era un crítico de los que se aferran al poder y buscan la reelección. En 2013, fue entrevistado en un programa de televisión nicaragüense llamado “El Bar de Patico”, en el que afirmó que “la Constitución no permite que una misma persona sea presidente dos veces seguidas”. En el programa, agregó que “eso es para garantizar que una persona que está en el poder no ocupe ese poder para quedarse en el poder”.

Más de GatoEncerrado