Elecciones 2024

Milagro Navas, “La Reina del Este” que derrotó al bukelismo

La alcaldesa Milagro Navas, del partido opositor Arena, ganó holgadamente una de las alcaldías que el bukelismo anhelaba tener, por su importancia económica y porque fue la cuna política de Nayib Bukele. Navas se autoproclamó “La Reina del Este” al mismo tiempo que dijo que buscará trabajar en conjunto con el gobierno central. 

Milagro Navas se corona como "La Reina del Este" tras ganar La Libertad Este y derrotar al bukelismo en ese municipio. Foto/Bladimir Nolasco

Por Cristian Meléndez

Marzo 04, 2024

La alcaldesa Milagro Navas, del partido opositor Arena, fue la única que pudo derrotar al bukelismo en las elecciones municipales de 2024. Nadie más de la oposición logró ganar una de las 44 alcaldías del nuevo mapa municipal de El Salvador. La victoria de Navas fue tan aplastante, que la candidata del oficialismo y ministra de Vivienda, Michelle Sol, tuvo que admitir la derrota y felicitarla por su triunfo. Es más, el mismo presidente reelecto inconstitucionalmente, Nayib Bukele, reconoció que su partido Nuevas Ideas perdió el municipio de La Libertad Este.

Tras su nueva victoria, Navas asumirá su décimo tercer período consecutivo como alcaldesa. La primera vez que ganó la alcaldía de Antiguo Cuscatlán fue hace 36 años, en 1988, y desde entonces la ha gobernado durante doce períodos sin interrupción. Se puede decir que Navas ha sido alcaldesa en tiempos de guerra y en tiempos de paz, pero también desde antes de la conexión a internet en El Salvador. Cuando Navas ganó por primera vez, en El Salvador todavía sonaban las balas del conflicto armado y el mundo estaba llegando al fin de la guerra fría. Cuando el país celebró su primera conexión a internet, en 1994, Navas ya había terminado su segundo período. 

Su nuevo mandato municipal, en el período 2024-2027, se extenderá en territorio debido a la reforma que hizo la Asamblea Legislativa bukelista de reducir los 262 municipios a 44. En el caso de La Libertad Este, que es donde gobernará Navas, los municipios agrupados bajo su administración serán Antiguo Cuscatlán, Nuevo Cuscatlán, Huizúcar, San José Villanueva y Zaragoza.

El triunfo de Navas sobre el oficialismo en La Libertad Este no es minúsculo. Aunque es uno de los municipios más pequeños del país ―con 134.6 kilómetros cuadrados y una población de 89,269 habitantes―, su importancia radica en lo económico, los negocios inmobiliarios y en que incluye al distrito de Nuevo Cuscatlán, bastión de Nuevas Ideas, “donde todo comenzó”. 

En lo económico, el municipio es atractivo para los políticos porque solo el año pasado recogió $1,180.4 millones en impuestos, solo por debajo del municipio capitalino de San Salvador Centro que recogió $3,430.6 millones, según datos publicados por La Prensa Gráfica. Por eso no es de extrañar que el bukelismo se mostró interesado en arrebatarle este municipio a Navas. 

A pesar de que históricamente el municipio capitalino es el más disputado, después de la elección presidencial, fue evidente que el oficialismo le apostó más a ganar La Libertad Este. De todas formas, Nuevas Ideas ya sabía que en sus proyecciones estaba claro que no tendría obstáculos para mantener el municipio de San Salvador Centro con Mario Durán. Pero La Libertad Este sí iba a ser un municipio muy disputado. Así que el bukelismo hasta utilizó recursos públicos para promover la candidatura de Michelle Sol, una persona del círculo de confianza de Bukele y quien lo ha acompañado durante toda su carrera política y fue su heredera en la alcaldía de Nuevo Cuscatlán. Además, es la esposa del presidente de la Asamblea Legislativa bukelista, Ernesto Castro. Sin embargo y aun con todos los esfuerzos del oficialismo, Michelle Sol perdió. 

Miembros de Nuevas Ideas en La Libertad Este aburridos por los pocos votantes que llegaron a los centros de votación mostrando apoyo a Michelle Sol. Foto/Bladimir Nolasco

Ganó “La Reina del Este”

Cuatro horas después del cierre de los centros de votación, Navas convocó a sus seguidores en el parque central de Antiguo Cuscatlán para celebrar la victoria. Tras 00:16 minutos de discurso, una de sus seguidoras subió a la tarima, le colocó una banda blanca con letras rosadas que decían: “La Reina del Este” y luego le acomodó una corona sobre su cabeza. 

La alcaldesa Milagro Navas votó en el Centro Escolar Walter Thilo Deininger, el más grande de los centros de votación de Antiguo Cuscatlán, donde ganó todas JRV. Foto/ Bladimir Nolasco

La celebración pacífica de Navas en el parque, sin disturbios protagonizados por fanáticos de Nuevas Ideas, contrastó con todo lo ocurrido durante el día de las elecciones en La Libertad Este. Los incidentes iniciaron a las 4:00 de la mañana, cuando los miembros capacitados de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) y debidamente acreditados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) llegaron a los centros de votación y encontraron que personas del partido oficialista sin mostrar sus credenciales ya habían conformado las mesas y abierto los paquetes electorales. En otras palabras, la gente de Nuevas Ideas suplantó a los integrantes de las JRV, bajo la actitud permisiva de la Policía Nacional Civil y la Fiscalía Electoral. Estos disturbios, además, fueron protagonizados por el asesor del presidente de la Asamblea, Gabriel García Solís, quien también insultó y empujó a representantes de la Junta Electoral Municipal (JEM). 

Diez minutos antes del cierre de los centros de votación, a las 4:50 de la tarde, decenas de policías rodearon el Centro Escolar Walter Thilo Deininger. Incluso fueron desplegados en la zona agentes de la Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO), con armas largas.

A la hora del conteo de votos, el oficialismo desplegó a sus funcionarios en el centro de votación más grande de Antiguo Cuscatlán, el Centro Escolar Walter Thilo Deininger. El desfile de funcionarios comenzó con Carolina Recinos, la jefa del gabinete; Edwin Núñez, presidente de Etesal; y Franklin Nolasco, gerente de operaciones de la Asamblea y magistrado del Tribunal de Servicio Civil. Todos ellos señalados por distintos casos de corrupción.

A pesar de los actos fraudulentos protagonizados por el personas de Nuevas Ideas en La Libertad Este, el despliegue exagerado de policías y la poca participación de votantes, Navas se impuso en cantidad de votos sobre Michelle Sol. 

A escala nacional, según datos proporcionados por el magistrado del TSE, Noel Orellana, solamente salió a votar el 30 % de 6.2 millones de salvadoreños habilitados para ejercer el sufragio. Dicho en otras palabras, no solo es menor la cantidad de personas que salieron este 3 de marzo, en comparación con el 52 % de las que votaron en las elecciones presidenciales y legislativas de hace un mes, sino que es la más baja participación del presente siglo. En el año 2000, cuando se registró la participación más baja, el 38 % de los votantes ejerció su derecho. 

Luego de la jornada de votaciones con poca participación, la historia que se repetía en la mayoría de las JRV del país es que el partido Nuevas Ideas y sus aliados estaban ganando, excepto en los distritos de La Libertad Este.

Navas no solo ganó abultadamente en los centros de votación de su distrito Antiguo Cuscatlán, sino que también ganó en Nuevo Cuscatlán, incluido el centro de votación Pedro Pablo Castillo, donde Michelle Sol fue a votar acompañada de su esposo y militantes del partido Nuevas Ideas. Sol no pudo ganarle a Navas ni siquiera en la cuna política de Nayib Bukele. Tampoco pudo ganarle en los distritos de Huizúcar ni Zaragoza, donde el partido Nuevas Ideas gobernaba. 

Navas en su discurso para celebrar la victoria en La Libertad Este. Foto/Bladimir Nolasco.

Una opositora que busca trabajar con el bukelismo

Aunque la convocatoria era para las 9:00 de la noche, Navas llegó al parque de Antiguo Cuscatlán 45 minutos más tarde, acompañada de su esposo y su padre, quienes desde el centro de la tarima escucharon su discurso de 00:16 minutos.

“Quiero darle las gracias a los diferentes distritos: Zaragoza, Huizúcar, San José Villanueva, Nuevo Cuscatlán y, por supuesto, mi querido Antiguo Cuscatlán. En la vida nada pasa por gusto. Este día, que Dios permitió que nosotros ganaramos, me despojo de mi color partidario para trabajar por el pueblo de los cinco distritos”, dijo Navas para iniciar su discurso triunfal.

Ese alejamiento de la bandera de Arena fue parte de la estrategia de la alcaldesa, ya que el partido está casi desaparecido y su pasado vinculado a casos de corrupción no le aportaba réditos electorales.

Navas parece estar consciente de eso y sus simpatizantes también: Esto se puede ver en los colores que utilizó para hacer proselitismo, ya que no incluyó el tradicional tricolor de la bandera de Arena, sino que utilizó el rosado.

Incluso, al momento del conteo de votos en las JRV, sus seguidores no gritaban “voto para Arena”, sino “voto para Milagro”, tal como corroboró esta revista en los salones del Walter Thilo Deininger y en la Universidad Albert Einstein.

Navas continuó con su discurso triunfalista aclararando que despojarse de los colores de Arena no significaba renunciar al partido, sino trabajar la población y no para un instituto político. Luego agregó que su compromiso también era trabajar de la mano del presidente Bukele.

“¿Qué significa esto? Escúchenme, nosotros tenemos un presidente y yo voy a trabajar con  ese presidente. ¿Por qué? Él no va a tener 43 municipios, va a tener 44, porque me uno al trabajo con el gobierno central. Vamos a cambiar la historia, si queremos llevar proyectos, tenemos que trabajar con el gobierno central. Una sola golondrina no hace verano y yo estoy segura que los proyectos que le pida, él los va a dar porque no son ni para él ni para mí, son para ustedes (…) Hoy sí, la DOM (Dirección de Obras Municipales) va estar conmigo, porque los proyectos son para ustedes”, aseguró Navas.

Este tipo de mensaje no es nuevo en un alcalde de Arena. En la época de la pandemia, la población capitalina observó el acercamiento del exalcalde Ernesto Muyshondt a Bukele. Aunque esa vinculación no le ayudó para librarse de la cárcel por supuestamente retener cuotas de empleados de la Dirección de Desechos Sólidos de la Alcaldía de San Salvador. El mismo Muyshondt, luego de ser capturado, ha denunciado que su caso se trata de persecución política y no de búsqueda de justicia.

Al final de su discurso, Navas fue coronada y uno de los empleados del área de comunicaciones de la alcaldía de Antiguo Cuscatlán gritó, a modo de consigna: “Aquí tenemos a La Reina del Este, viva La Reina del Este”. 

Milagro Navas celebra su victoria y se autoproclama como "La Reina del Este", en el parque central de Antiguo Cuscatlán. Foto/Bladimir Nolasco