Plan de seguridad de Bukele deja sin atención la violencia en contra de mujeres: ORMUSA

El plan de seguridad de Nayib Bukele no contempla la violencia en contra de las mujeres, que es distinta a la que sufren los hombres. ORMUSA también señaló que la tardanza en el nombramiento de las titulares del ISDEMU dice mucho sobre las prioridades del nuevo gobierno.

Por Marvin Díaz

La Asociación de Mujeres Salvadoreñas por La Paz (ORMUSA) cuestionó que el plan Control Territorial, implementado por el gobierno del presidente Nayib Bukele no contempla "el carácter diferencial de la violencia contra las mujeres".  Es decir, la asociación señala que el plan de seguridad no tienen un enfoque de género que preste atención a las necesidades de las mujeres que viven en situaciones de violencia.

"No está claro el enfoque diferencial (en el plan). Se habla de atender la violencia, pero no advierte en especificar en ciertas violencias que viven las mujeres a manos de los hombres y que merece un abordaje específico", dijo Silvia Juárez, representante del Programa por una Vida sin Violencia para las Mujeres, de ORMUSA.

Juárez aseguró que el plan Control Territorial fue pensado para combatir la violencia entre los hombres y para los hombres y no desde un enfoque que incluya la seguridad y atención para las mujeres víctimas de la violencia en el país.

La representante de ORMUSA indicó que el comportamiento de la violencia entre hombres y mujeres es distinto y que los planes de seguridad, pensados desde los hombres y para los hombres, no impactan en nada en la erradicación de violencia contra las mujeres.

“Vimos como el plan El Salvador Seguro impactó, a veces hubo picos que hicieron aumentar las muertes violentas entre hombres.  Pero en el caso de las mujeres, que es menor, se mantuvo alterada, esa es la evidencia de que un plan pensado en los hombres no impacta en la vida de las mujeres”, analizó Juárez. 

El presidente Bukele implementó, el pasado 20 de junio, su plan de seguridad Control Territorial. Entre las medidas que anunció está el despliegue de elementos policiales y militares en municipios priorizados. El plan, según el mandatario, contempla varias fases de represión, prevención, tecnificación de los cuerpos de seguridad, entre otros.  

La abogada Alba Evelyn Cortez, de ORMUSA, también dijo lamentar la falta de información en las estrategias de seguridad del nuevo gobierno y señaló que los planes también deben ir enfocados en atender la violencia de las mujeres en el ámbito privado. 

“Si los planes de seguridad van encaminados sólo a sostener o contener la violencia en el ámbito público, pero no la violencia que se recibe en el ámbito privado donde abrumadoramente las víctimas son mujeres, son planes de seguridad incompletos”, dijo Cortez. 

De acuerdo con ORMUSA, el gobierno no esta priorizando la atención de violencia intrafamiliar y violencia sexual contra las mujeres.

“Podemos advertir que los planes de seguridad no están impactando porque justamente la violencia sexual no está en la prioridad de los planes de seguridad. No lo ha estado y parece que no se advierte una situación distinta. Tanto la violencia sexual ha aumentado y para nosotros es una verdadera alerta”, dijo Silvia Juarez.

La represión y militarización en la seguridad pública, según analizó ORMUSA, puede representar un retroceso a la protección de mujeres víctimas de violencia. La Asociación sostuvo que la represión militar a través de la fuerza y el uso de armas afecta la vida y el cuerpo de las mujeres.

Los desafíos del nuevo gobierno y de los demás órganos del Estado deben incluir medidas para atender las necesidades de las salvadoreñas y la igualdad, combatir la impunidad en el sistema de justicia y la tolerancia en el servicio público sin ninguna violación de los derechos de las mujeres, dijeron las representantes de la organización.

Sin avances en justicia para mujeres

Silvia Juárez agregó que el sistema judicial juega un papel importante para el acceso a la justicia de las mujeres. Recalcó que las decisiones en el sistema judicial determinan los escenarios de violencia en contra de las mujeres.

“El sistema de justicia es el que manda un mensaje de tolerancia o desprotección hacia la vida de las mujeres, cada vez que favorece la impunidad. Cuando eso pasa, le estamos diciendo a los hombres que se puede hacer y que nadie va a pagar por eso, pero cada vez que condenamos a un agresor le decimos al resto de agresores que esta sociedad reprocha ese acto”, dijo Juárez.

En el sistema judicial, según el análisis de la abogada Alba Evelyn Cortez, hay cambios sustanciales en la forma de impartir justicia a favor de las mujeres. Sin embargo, aún existen retrocesos en cuanto a las sentencias para condenar a los victimarios que violentan a las mujeres. 

“No podemos decir que no hemos avanzado totalmente porque todavía hay fallos con mucho retraso, pero sí es importante reconocer que muchos juzgadores tratan de cambiar sus fallos”, analizó Cortez. 

Tardanza en nombramiento de ISDEMU

ORMUSA también criticó la tardanza del presidente Nayib Bukele en el nombramiento de la presidenta del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU), Marisol Brioche y la directora ejecutiva, Gilda Parducci.

“Uno puede advertir dónde están puestas las prioridades si la única institución pública dedicada exclusivamente a las mujeres ha sido el último de los nombramientos en realizarse", dijo Juárez.

La asociación espera que ISDEMU sea una institución de puertas abiertas y advirtieron que aún esperan que el nuevo gobierno priorice una agenda de igualdad para las mujeres.

Comenta