Frederick Benítez mintió cuando dijo que el agua de Anda es bebible

El año 2020 inició con quejas de los salvadoreños por el sabor fétido del agua potable y su mal olor. El presidente Nayib Bukele tuvo que reconocer una crisis hídrica en la planta potabilizadora de Las Pavas y hasta pidió disculpas. De hecho, regañó públicamente al presidente de Anda, Frederick Benítez, por decir a la población que no hay amenazas a la salud en el agua potable. Estudios del Ministerio de Medio Ambiente, que ya eran de conocimiento público en 2018, explicaban que el agua potable de El Salvador no es apta para el consumo humano por tener metales pesados, además de heces humanas y animales. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ficha de verificación

Autor

Frederick Benítez

ocupación

Presidente de Anda

Frase

"Doy fe 100% que la calidad del agua que damos cumple (certificado con exámenes de laboratorio). Aquí frente a la cámara le digo a la población que puede tomar agua del chorro, no hay problema".

Vía

Entrevista Frente a Frente

Fecha

Junio 18, 2019

Categoría

Frederick Benítez tenía 18 días de haber asumido la presidencia de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) cuando aseguró, en televisión abierta, que el agua potable es bebible y que eso había sido comprobado con análisis de laboratorio. Su afirmación no fue acompañada con los resultados de las pruebas, que hasta la fecha son un misterio. Seis meses después, gran parte de la población de San Salvador intensificó las quejas por recibir agua turbia, amarillenta y con sedimento. Mientras tanto, el vídeo de Benítez, que medio año atrás había pasado inadvertido, era viral en las redes. 

Este es el momento en que Frederick Benítez afirma que el agua potable es bebible. Video TCS.

La ministra de Salud, Ana Orellana, respaldó las declaraciones de Benítez. En una conferencia de prensa, del 18 de enero de este año, dijo que el agua sí era consumible a condición de ponerla a hervir.

Dos semanas después de que explotara la crisis de la calidad del agua, el presidente Nayib Bukele tuvo que salir a una conferencia de prensa para desmentir y corregir a sus funcionarios. 

El informe de calidad de agua, presentado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) para el periodo 2017-2018, confirma técnicamente que el agua no es apta para el consumo humano, ni aunque pase por métodos convencionales de potabilización como el uso del cloro o cocción,  debido a los niveles elevados en metales pesados que contiene. 

El proceso de potabilización que mantiene Anda desde 2015 -incluyendo el sulfato de cobre, que ha sido agregado en el proceso durante los últimos días- no elimina metales pesados del agua, según explicó a GatoEncerrado Ricardo Quiñonez, hidrólogo y consultor en recursos hídricos de la Asociación Mundial del Agua (GWP) y que fue confirmado por Nayib Bukele durante la conferencia de prensa del 21 de enero.

“Aún con el sulfato de cobre yo no diría que el agua es potable y se puede consumir. Pido disculpas por lo que se dijo” , dijo Bukele en referencia a las afirmaciones que hizo el presidente de Anda y ministra de Salud.  

“De mi boca ni de los funcionarios, de ahora en adelante, no van a volver a escuchar que el agua se puede tomar (...) Por eso, (el descuido de la tuberías) es que mucha gente consume agua de las empresas que venden agua purificada o alguna gente pone un filtro en sus casas. Yo, en lo personal, tomo agua de filtro porque no confío en el agua que cae del chorro”, aseguró el presidente.

El informe, los señalamientos de hidrólogos y el halón de orejas que hizo el presidente Bukele, no dejan dudas de que la afirmación del presidente de Anda es Falsa, según una de las seis categorías bajo las que Ojo de Gato hace verificaciones del discurso público del ejecutivo. 

El agua que no se debe beber

El informe, presentado bajo la administración de Lina Pohl, hizo análisis de las 10 regiones hidrográficas del país y concluyó en que no existe ningún sitio en todo el territorio nacional que pueda ser potabilizado por métodos convencionales -como el uso de cloro o agua hervida-. Esto debido a valores fuera de norma para los parámetros de coliformes fecales (heces humanas y animales)  y metales pesados como: Fósforo, Arsénico, Nitrógeno amoniacal, Nitrito, Sodio, Sulfato, Plomo, Níquel, Hierro, Manganeso, entre otros.

Desde 2015, el proceso de potabilización de Anda consiste en: filtrar el agua del río en rotofiltros, luego se le agrega sulfato de aluminio para que cree pequeñas bolas de lodo de las partículas que pasaron los filtros anteriores y esto queda al fondo de la cisterna. El agua queda lista y pasa al proceso de cloración para su desinfección. El cloro mata todas las bacterias que pueda poseer el agua, como las coliformes fecales, pero no elimina los metales pesados.

El hidrólogo Ricardo Quiñonez, dijo a GatoEncerrado que “para que el agua sea consumida, se deberían implementar otros procesos secundarios como filtros de membrana, osmosis inversa y sistemas de lámparas de rayos UV”.

“Si el agua se mantiene, como en 2017-2018, con ese sistema de potabilización, no será suficiente ni apta para beberla del grifo. Claro, hay agua más limpia que otra”, explicó el hidrólogo.

Bukele confirmó, en conferencia de prensa, que el agua ha regresado a como estaba en las administraciones pasadas. Es decir, no apta para el consumo humano y con un proceso de potabilización que no elimina metales pesados.

Las algas 

Las redes sociales fueron inundadas, la segunda semana de enero, por quejas sobre la calidad del agua distribuida por Anda: un sabor fétido, olor a tierra e incluso sedimento al fondo. Benítez explicó que el problema se debía “a la floración de algas de agua dulce en el Río Guajoyo y cruce con el Río Lempa”.

A los días siguientes hubo un amplio operativo del gobierno, casi de película, con miembros de la Fuerza Armada que acompañaron al equipo de Anda en el proceso para combatir la proliferación de algas en la planta potabilizadora de Las Pavas.  Según los resultados del muestreo de hecho por Anda, las especies encontradas fueron: Dolichospermum, Pediastrum y Planktothrix.

“Las algas funcionan como indicadores. Pediastrum aparece cuando se tienen dosificaciones altas de fosfatos. Las microalgas necesitan alimento y uno de los principales nutrientes que actúan es el fósforo o nitrógeno bajo ciertas condiciones de PH. Estos agentes externos pueden ser un arrastre de las plantaciones de cultivos por el uso de fertilizantes y agroquímicos y como hay poca agua las concentraciones aumentan”, explicó el hidrólogo Quiñones a GatoEncerrado. 

Los resultados presentados por Anda, aunque no descartan el uso de agroquímicos como el causante, adjudica la proliferación de algas al cambio climático.

El Laboratorio de Toxinas Marinas de la Universidad de El Salvador (Labtox) confirmó la presencia, en concentraciones bajas, de cianobacterias del género planktothrix. Eso fue lo que arrojó la muestra que procesaron y que fue recolectada en el Río Lempa. Al ser encontrada en niveles bajos, el Labtox asegura que no representan peligro en el consumo humano. Según los resultados presentados por Anda, la cianobacteria planktothrix se encontró en menor media frente a Dolichospermum y Pediastrum, que sus efectos están vinculados con enfermedades hepáticas.

Gatopedia

Off

Es es la subsección de #OjoDeGato en la que definimos conceptos, compartimos documentos  y te explicamos para entender mejor. Toca "On" para ir al complemento de esta verificación.

Foto principal: Émerson Flores

Comenta

Publicidad