Gato cinéfilo

The Midnight Gospel: una aventura psicodélica sobre la existencia humana

Alex Martínez

Alex Martínez

Fotógrafo y periodista independiente. Bloguero del sitio La habitación de las luces obscenas y colaborador en la revista Bulla.

Desde sus inicios, la animación busca innovar con propuestas visuales variadas: desde el 'Stop Motion' (animación en volumen) hasta la rotoscopia. El fin es transmitir un mensaje a través de propuestas visuales que buscan experimentar otros rumbos de lo audiovisual. Ese es el ejemplo de The Midnight Gospel, la nueva propuesta de Netflix estrenada apenas a finales de abril de este año.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Es difícil catalogar la animación como un producto exclusivo para niños. A lo largo de las últimas dos décadas, hemos visto propuestas con contenidos más maduros que  tienen un espacio dentro de la cultura mainstream, como es el caso de los Simpson, Daria, The Critic, las películas de Satoshi Kun, en otros.

La libertad creativa que permite la animación, en cuanto a forma de narrar y estructurar una historia, ha generado proyectos audiovisuales que van desde el surrealismo más exacerbado hasta la experimentación con los entornos y objetos cotidianos (como La Casa Lobo y Alice). The Midnight Gospel, como sus antecesores, busca la experimentación con la combinación de la animación de Pendleton Ward y el humor negro de Duncan Trussell, al estilo podcast.

La historia nos presenta a Clancy, un personaje pintoresco, con una obsesión extraña por los zapatos y quien posee un podcast espacial. Durante los ocho episodios que dura la serie, la protagonista se aventura a entrevistar personajes, que van desde presidentes, perros, alces, hasta la mismísima muerte. En cada una de sus aventuras, los temas de las entrevistas que realiza Clancy se relacionan con los problemas que suceden en los mundos que visita.

La estructura de cada episodio es sencilla: el protagonista busca un mundo al cual visitar para realizar su entrevista, encuentra a un personaje en particular, entabla una conversación y, paralelamente a su entrevista, sucede una historia alrededor de ellos (que en muchos casos termina en desastre), desde un apocalipsis zombie hasta una historia de amor y venganza.

Lo que vuelve peculiar a este proyecto, más allá de su animación cargada de un ambiente lisérgico, es el contenido de sus diálogos, que se atreven a trastocar temas controversiales para cierto público, como lo es la muerte, la religión, entre otros. 

Esta profundidad en los temas se debe a que cada entrevista forma parte del podcast personal The Duncan Trussell Family Hour, que recopila conversaciones random con amigos, familiares y expertos, que dialogan sobre temas que su creador cree pertinente. Por eso, cuando vemos un episodio de esta serie, realmente estamos escuchando a Duncan hablando con personas como el Dr. Drew Pinsky (especialista en temas de adicción), Anne Lamott (novelista y activista política) y Caitlin Doughty (trabajadora de funeraria) 

The Midnight Gospel logra adaptar de manera genuina las entrevistas de formato podcast al mundo de la animación, y crea un producto que sobresale en aspectos artísticos y de contenido. Si bien no es una obra maestra de la animación, es un respiro de todas esas series para adultos que se dedican solo a generar polémica con comedia. 

Esta serie demuestra el espacio que la técnica se abre hacia formatos tan diversos como los podcasts. Existen otros trabajos con la misma profundidad y seriedad que buscan transmitir un mensaje con la animación, como es el caso de Waltz With Bashir, que combina el género documental con la animación para demostrar los horrores del conflicto del Líbano. 

Si bien la serie no destaca por revolucionar el mundo de la animación, logra crear una oportunidad a las nuevas propuestas en el ámbito animado. Sobre todo, en proyectos con contenidos densos, que buscan hablar sobre temas más profundos y poseen una gran carga simbólica en cada frame que muestran a la audiencia. 

La creación de Pendleton Ward y Duncan Trussell sobresale más allá de sus personajes pintorescos y el ambiente lisérgico en el que se manejan las diferentes aventuras de Clancy. The Midnight Gospel ha ganado adeptos gracias a sus diálogos y a que es un trabajo muy personal de su creador. Esto es lo que la destaca de otras series, esa cercanía a la realidad por muy dura que sea, la forma en la que tratan de afrontar temas que muchos hemos tenido dudas o hemos experimentado, es aquí donde un proyecto nos permite reflexionar sobre lo que significa ser humano, y de eso van sus 8 capítulos, de meditar quienes somos realmente. 

Alex Martínez

Alex Martínez

Fotógrafo y periodista independiente. Bloguero del sitio La habitación de las luces obscenas y colaborador en la revista Bulla.

Más de GatoEncerrado

A mayor privatización y desigualdad, más caos

Aunque los formuladores de políticas no pueden cambiar rápidamente aspectos como la estructura demográfica y los niveles de desigualdad, sí tienen el control de políticas como la de reducción de costos o la privatización.

Rebecca y el reto de hacer un remake de un clásico de Hollywood

Me declaro un defensor acérrimo de la idea de que los clásicos de Hollywood no deben tocarse. Sin embargo, admito también que, en el caso de “Rebecca”, la espero desde el momento en que Netflix anunció que trabajaría su propia adaptación y es un hecho que ya tengo marcado el 21 de octubre en el calendario para verla el mismo día de su estreno.

Comenta

Publicidad