Foto/Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia

Una cadena de ataques disfrazada de mensaje a la nación

En una cadena nacional, con la particularidad de que hubo acceso a la prensa, el mandatario salvadoreño juramentó a nuevos funcionarios, mostró los archivos que, según dice, son los únicos relacionados al caso El Mozote —y a los que no tuvo acceso el juez— y aprovechó para arremeter contra “el periodismo incómodo”, como él mismo le llama.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Julia Gavarrete

Julia Gavarrete

@PetizaGavarrete

Había un guion calculado a la perfección, como casi siempre ocurre en este tipo de eventos. La noche del jueves 24 de septiembre, el presidente Nayib Bukele convocó a cadena nacional, una a la que la prensa tuvo acceso. Pasadas las 7 de la noche, el presidente anunció cambios en su gabinete y juramentó a nuevos funcionarios: Rubén Alemán, como el nuevo presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) —en sustitución de Frederick Benítez—, y a Milena Mayorga, diputada disidente de Arena, como la nueva embajadora de El Salvador en Estados Unidos. 

Tenía la agenda llena con varios temas de los que debía hablar. Inició con el caso El Mozote y justificó las razones por las que no había dado apertura, el pasado lunes 21 de septiembre, cuando el juez Jorge Guzmán, intentó ingresar al Estado Mayor para inspeccionar los archivos militares. No tardó mucho en dar sus argumentos, insistiendo en que el juez no tenía jurisdicción y que, en todo caso, no era el Estado Mayor donde había que buscar, ya que no contaba con esos expedientes. “Alguien va a decir: ‘No, pero las órdenes judiciales se cumplen’. Sí, claro, pero cuando tienen jurisdicción”, dijo Bukele para cerrar el tema, mientras señalaba unos documentos que tenía al lado y que se supone eran los archivos militares —los únicos que dijo haber encontrado— relacionados a la masacre del Ejército en el cantón El Mozote y lugares aledaños, en Morazán.

Saltó de temas, contestó a tres medios, los que aparentemente estaban en lista y para los que tenía un video preparado por respuesta que daría. 

Se acabaron las tres preguntas de rigor y permitió que medios que no habían sido incluidos, pese a la insistencia, preguntaran: El Faro, Revista Factum, Canal 33 y Revista GatoEncerrado estaban en cola. En ese preciso momento, no hubo videos que respaldaran sus respuestas. 

“Lo otro que me parece bien interesante es que se diga que aquí se ataca a la prensa. ¿Y qué están haciendo todos ustedes aquí?”, dijo Bukele, tras ser cuestionado por El Faro sobre las cartas de los congresistas estadounidenses, primero una enviada por 12 representantes demócratas y luego una por 6 republicanos, en las que mostraron su preocupación por un posible distanciamiento y vulneración al Estado de Derecho como la democracia, así como los constantes ataques a la prensa y la vinculación con la MS-13 a cambio de votos.

Para Bukele, estas cartas no tienen mayor relevancia, ya que solo representan “el 3 %” del total de congresistas. “Conseguir congresistas que te firmen una carta es de lo más sencillo del mundo (...) Es de lo más fácil”, recalcó. Aunque para el presidente no significa nada, la abogada y catedrática de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), Ruth Eleonor López, es de la opinión que esas misivas son el reflejo de que “para la comunidad internacional son escandalosas las señales de autoritarismo, en un país que firmó un Acuerdo de Paz, después de una guerra civil y dictaduras militares”. 

López sostuvo a GatoEncerrado que estas cartas han mostrado que existe una alerta sobre El Salvador y su preocupación porque en el país se dejen de cumplir algunas características del modelo democrático.

Según Roberto Rubio, director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), que el presidente Bukele no le dé importancia es la muestra del desconocimiento que existe de parte de su gobierno en muchos temas. “A parte del desconocimiento técnico, no tienen mucha cultura (los funcionarios de gobierno). Este desconocimiento, que se ve expresado en la baja calidad del gabinete, que abarca el campo internacional, hace que no puedan distinguir a un senador de peso a uno que no lo es”, insistió. De acuerdo con el director de la Funde, es de considerar que lo importante no debe de ser el número, sino quiénes son las personas que firman. “Hay demócratas que tienen peso en todo lo que se refiere a cooperación”, añadió. Aunque Bukele insista en que, en el caso de la carta republicana, solo se trata de seis funcionarios, no se solo son seis republicanos: “No cualquiera, son de peso (...) quienes han estado cercanos a la Casa Blanca”.

La carta de los republicanos fue difundida este jueves. El 10 de septiembre fue enviada la carta de los demócratas. En esta, 12 congresistas hicieron un llamado por los constantes ataques a la prensa.

Bukele se tomó buena parte de las casi dos horas que duró la cadena para insistir, una y otra vez, que su gobierno no está violando la libertad de prensa ni atacando la labor, sobre todo, la de aquella que ha sido crítica de su gestión. Mientras el presidente hacía uso de un discurso de no confrontación, recordó que dentro de la carta de los demócratas se mencionó a la Revista GatoEncerrado como parte de los medios atacados. Aprovechó para ridiculizar el trabajo periodístico de esta revista con el hecho de nunca haber escuchado de la misma. “No sabía que existía ese medio”, dijo al soltar un par de risas burlescas. “Encontré después el medio, GatoEncerrado, y era una página web chiquitita. Un medio casi inexistente”. 

El presidente omitió, decir, en ese instante, que varios de los procesos irregulares en compras durante la emergencia han sido revelados por GatoEncerrado. Como los $225 mil que el ministro de Salud, Francisco Alabí, pagó a una empresa de su familia para adquirir botas para médicos.

Es en este punto que Rubio hace énfasis: para mantener el Estado de Derecho a flote es necesario que no solo operen las instituciones de gobierno, sino también se respete la labor de los medios de comunicación. La prensa, aseguró, solo es “uno de los diques” que influye en la democracia.

“Nos encontramos en un momento donde todavía podemos recomponer cosas y poner diques, para que esto que se está deslizando, poco a poco, que es el rompimiento de la democracia”, añadió. 

La abogada López, quien con frecuencia ha presentado demandas de inconstitucionalidad en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por decretos Ejecutivos emitidos por el gobierno de Bukele, consideró que aunque el Estado de Derecho en el país está muy golpeado, aún está a prueba. “Estamos en el momento de ver si la institucionalidad logra mantenerse y sostener el orden o si cae”, expuso.

Casi al finalizar la cadena, el presidente insistió: “Yo creo que los salvadoreños que están viendo la cadena ahorita ni saben qué es GatoEncerrado”. Minutos después, una periodista alzó la mano y pidió la palabra. El micrófono se abrió: “Buenas noches, presidente, soy Julia Gavarrete de la Revista GatoEncerrado”.

Más de GatoEncerrado

Publicidad