Opinión

De rodillas

Nicolás Menjívar

Nicolás Menjívar

Nicolás Menjívar es licenciado en Comunicación Social de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). Trabajó como periodista en La Prensa Gráfica y desde hace dos años trabaja en una organización defensora de los derechos humanos. Correo personal: menjivarnicolas1@gmail.com

Es importante recordar que en toda democracia es sumamente necesario el sistema de pesos y contrapesos, a ninguna sociedad le conviene que un partido político controle todas las instituciones del Estado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Por Nicolás Menjívar*

De rodillas, sin propuestas concretas y sin pudor para colgarse de la imagen del presidente, así pretenden los candidatos del oficialismo llegar a la Asamblea Legislativa a “apretar el botón”. La estrategia de la “N de Nayib” los muestra como marionetas, incapaces de alzar su voz dentro del partido y solamente desnuda su voraz ambición por tener todo el poder.

Llena de tristeza ver cómo personas bien preparadas prefieren colgarse de la popularidad del presidente (que valga la aclaración, ser popular no es sinónimo de que sea buen gobernante) y opten únicamente por repetir sus discursos desgastados, pero evidentemente efectivos, de: “los mismos de siempre” y “hagamos historia”. La dirigencia de Nuevas Ideas ha conformado un bloque, un muro que ningún candidato puede o atreve a saltarse. ¿Qué se puede esperar de esto? Si son coherentes con su discurso y hechos, estos candidatos no tendrán independencia a la hora de votar por algún proyecto de ley cuando lleguen a la Asamblea Legislativa; es decir, no podrán tomar decisiones fuera de su bancada y estarán sometidos a los caprichos del presidente. 

¿Adónde están las propuestas? Como ciudadanía nos interesa que los candidatos electos sean independientes, transparentes, democráticos, críticos, respetuosos de la Constitución y no meramente títeres que no puedan votar si no es en bancada. Los tiempos y nuestra democracia lo exigen. No vemos ni escuchamos propuestas concretas, solo ataques a la oposición. Además, vemos con preocupación que dentro de la pureza que jura tener el oficialismo se cuelan personas tan oscuras como Walter Araujo, un candidato que ha pasado por casi todos los partidos habidos y por haber, que denigra a mujeres en redes sociales y destila odio a diestra y siniestra. 

¿Por qué los demás candidatos de Nuevas Ideas se quedan callados ante esto? ¿Es esta la “nueva forma de hacer política” o simplemente es reciclar a las personas cercanas al presidente? 

Es importante recordar que en toda democracia es sumamente necesario el sistema de pesos y contrapesos, a ninguna sociedad le conviene que un partido político controle todas las instituciones del Estado. Para conocer lo que está en juego en las próximas elecciones, hay que recordar que a la legislatura entrante le tocará elegir al nuevo Fiscal General, nuevo procurador para la Defensa de los Derechos Humanos y nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). Sin un voto realmente razonado y crítico, el país puede irse por un abismo. Hay muchas señales de ello, pues ya hemos visto cómo el oficialismo ataca a la prensa, a instituciones fiscalizadoras del poder, a organismos internacionales, a organizaciones defensoras de derechos humanos y por el contrario, alienta el actuar de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) y de la Policía Nacional Civil (PNC), dos instituciones que cada vez se han prestado más al juego político. 

Para hablar con más ejemplos: ningún buen candidato, o por lo menos alguien con principios y valores democráticos, guardaría silencio ante las ilegalidades que está cometiendo el ministro de Hacienda, al no entregar el pago del FODES a las alcaldías. No se puede decir por un lado que se trabaja por el bienestar del pueblo y por otro, perjudicarlo para que este no tenga obras y desarrollo. Hay que recordar que tanto hechor como consentidor son culpables. En ese sentido, esta columna busca ser un llamado de atención para todos esos candidatos a no dejarse manipular por su cúpula. Es hora de que comiencen a hacer propuestas concretas, sean transparentes, den el ejemplo y barran la casa, se desliguen de esos candidatos oscuros y comiencen a hacer una campaña de altura.

Nicolás Menjívar

Nicolás Menjívar

Nicolás Menjívar es licenciado en Comunicación Social de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). Trabajó como periodista en La Prensa Gráfica y desde hace dos años trabaja en una organización defensora de los derechos humanos. Correo personal: menjivarnicolas1@gmail.com

Más de GatoEncerrado