Opinión

Midiendo bien la partida: los medios evangélicos en YouTube

Observaciones metodológicas al artículo de Luis Huezo Mixco

Ewin Salcedo

Ewin Salcedo

Director de multimedia de Corporación Cristiana de Radio y Televisión.

Nota relacionada:

Si bien es cierto el comentario del investigador cuando afirma que «los evangélicos miden normalmente el éxito de su trabajo con base en el tamaño de la audiencia que alcanzan», debo añadir que, en el caso de Misión Cristiana Elim, todos sus eventos y actividades tienen otra medida de valor principal: la calidad del contenido. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Por Ewin Salcedo* 

El pasado 23 de septiembre GatoEncerrado publicó el artículo «Perdiendo la partida para influenciar las audiencias: los medios evangélicos en YouTube», del investigador Luis Huezo Mixco. Leí con mucho interés la publicación ya que soy el responsable de multimedia de una de las iglesias allí mencionadas: Misión Cristiana Elim. Aunque el investigador usó en el título la idea de «influenciar las audiencias», provoca perplejidad que de manera inmediata reduzca su campo de investigación a «los medios evangélicos en YouTube». Como si YouTube fuera la apuesta principal de los evangélicos y cuando ese medio no es el que provoca mayor incidencia en la formación de la conciencia pública.

El investigador pone como contexto de su investigación el período de inicio de la pandemia (supongo que se refiere al confinamiento) y no toma en cuenta los estudios que señalan las tendencias del consumo de medios digitales durante ese período, como el realizado por la Escuela de Comunicación Mónica Herrera y la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, UCA, titulado «Así dio vuelta el consumo mediático en El Salvador durante la Covid 19».

La investigación de las universidades muestra cuáles fueron las redes más usadas durante ese período:

Resulta que YouTube no es la aplicación principal de las audiencias salvadoreñas, en consecuencia, la partida no se define solo por la preferencia que dentro de ellas pueda mostrar su limitada audiencia. Otra tarea será la de delimitar las preferencias de contenidos religiosos o políticos contra los contenidos audiovisuales de entretenimiento dentro de ella.

Me parece que es una debilidad metodológica establecer quién gana o pierde la partida tomando como referencia tan solo un canal que no es la opción principal de consumo. No es posible determinar quién está ganando más terreno en el pensamiento de los salvadoreños a través de los medios digitales desde la interpretación de los datos de un canal, YouTube en este caso, que ni siquiera es el más importante pues deja de lado el hecho de que hay un porcentaje considerable de la población que no consume sus contenidos.

Otra observación al método es el enfoque sincrónico que hace el investigador. Si bien es válida esta aproximación, es muy sabido que todo análisis, en diversas disciplinas, debe complementarse con el enfoque diacrónico. Esto es imprescindible en el caso que nos ocupa pues se trata de emitir valoraciones sobre la base de la cantidad de suscriptores y visualizaciones a los contenidos publicados, los cuales son acumulativos de manera exclusivamente diacrónica. Desde ese punto de vista, las reglas que el investigador seleccionó para la partida no son equitativas. El pitazo de salida no sonó al mismo tiempo para todos. Mientras los canales de los youtuber políticos llevan más de cinco años acumulando suscriptores y vistas, el de iglesia Elim lleva menos de la mitad: solo dos años. 

Me parece que si el objeto de la investigación era el de medir el tamaño de las audiencias de los medios evangélicos alternativos durante la pandemia se debió, por simple método, tomar en cuenta todos los medios alternativos y no solo un canal. A continuación, presento el panorama, en cuanto a Misión Cristiana Elim se refiere, de lo que ocurre en algunos de nuestros canales alternativos para que el lector deduzca sus propias conclusiones.



En el 2021 solo la suma de la página de seguidores (fanpage) en Facebook del pastor Mario Vega e iglesia Elim alcanza los 353,658. Y el alcance mensual de ambas a los 513,581.

Nota: La audiencia potencial en El Salvador en Facebook es de 4,400,000 según datos de la misma empresa.

La brecha de alcances e interacciones que se menciona en el análisis también se reduce si comparamos la publicación más exitosa (8 de octubre de 2021) en las cuentas de Facebook de @MarceloLarin1(La Nueva Revolución) con @misionelim (Mario Vega):

Veamos ahora el tuit más exitoso de los últimos 5 días de las dos cuentas:

Los tuits seleccionados tienen diferentes formatos y enfoque de contenido. El de La Nueva Revolución es un retuit de un meme que hace referencia a la oposición política. El de la Misión Elim es un tuit propio, un artículo de opinión con fundamento bíblico redactado por el pastor Mario Vega.

A mi criterio no se está perdiendo la partida en las redes, yo diría que, aún luchando en contra de un poderoso aparato bien financiado, está todavía por verse quién gana y quién pierde.

Eso no supone despreciar la observación del investigador focalizada en YouTube, pues constituye un desafío a la creatividad dado que para la iglesia Elim el fin no justifica los medios. Aunque el algoritmo de YouTube es un secreto bien guardado, diversos estudios han comprobado que el contenido divisivo y confrontativo es el rey en ese canal. YouTube impulsa principalmente todo lo que irrita a las personas. Cuanto más rudos o irreverentes sean los contenidos mejor les irá. A eso responde el encontrar en el top de las tendencias, por ejemplo, las imágenes de creadores de contenidos lamiendo los bordes de un inodoro público. Obviamente, los contenidos de una iglesia no son irreverentes ni rudos por lejos. Su mensaje es más bien de paz, reconciliación y unidad. Es un ir contracorriente frente a la ola de odio y división que ha generado el discurso político predominante actual. Un interesante desafío para trabajar en una estrategia para seguir siendo eficientes y relevantes en todos los medios y con todas las audiencias. 

Otra deficiencia metodológica es la relacionada con lo que el investigador llama «la única Iglesia evangélica que logra posicionarse al nivel de las cifras que alcanzan los YouTubers de orientación política». Se refiere a la iglesia del municipio de El Congo, Ministerio Internacional Fuego de Gloria. El investigador formula la siguiente pregunta: «¿Qué explicación se puede dar al hecho de que una iglesia de reciente fundación sea la única excepción y supere ampliamente en audiencia de canales alternativos a iglesias de gran tradición en medios de comunicación y con décadas de trabajar en el país?». Me atrevo a responderle que no existe ese hecho y tampoco lo que llama un «fenómeno salvadoreño». 

En primer lugar, al evaluar los alcances de los contenidos producidos verdaderamente por esa iglesia, «con recursos sencillos, incluso con teléfonos celulares», es muy fácil evidenciar que no han tenido sino un alcance muy bajo: un promedio de unas 800 visualizaciones. Por favor, corrobórelo usted dando un vistazo a su canal.

En segundo lugar, el contenido publicado en su lista de reproducción que propició «el fenómeno» es la serie Moisés y los diez mandamientos, de la Televisión Nacional de Chile (TVN) que está muy lejos de haber sido producida «con recursos sencillos, incluso con teléfonos celulares». Esos son los únicos contenidos del canal de esa iglesia que alcanzan muchísimas visualizaciones: hasta 2.3 millones. Desconozco si la referida iglesia ha subido esos contenidos con permiso de los productores. Pero el hecho de que los ha publicado libremente constituye una oferta valiosa para la inmensa audiencia latinoamericana que busca ver este tipo de contenido sin cubrir los costos. No necesito decir más sobre el «fenómeno».

Si bien es cierto el comentario del investigador al afirmar que «los evangélicos miden normalmente el éxito de su trabajo con base en el tamaño de la audiencia que alcanzan», debo añadir que, en el caso de Misión Cristiana Elim, todos sus eventos y actividades tienen otra medida de valor principal: la calidad del contenido. Esa medida ha impulsado la creación de documentales, series infantiles, series de estudios bíblicos, notas periodísticas y comedias con un alto estándar de calidad. El contenido producido por los medios de la Misión Elim es innovador y muy competitivo si se compara con el contenido que se produce a escala nacional. 

Eso no significa ignorar la importancia de reinventarnos para adaptarnos a los nuevos formatos y medios, o que no consideremos importante medir continuamente nuestro alcance y eficacia para hacer las valoraciones necesarias y tomar decisiones de mejora. Pero tampoco se debe desconocer que el alcance y la eficacia de esos contenidos variará de acuerdo con la metodología con que se evalúen.

Ewin Salcedo

Ewin Salcedo

Director de multimedia de Corporación Cristiana de Radio y Televisión.

Nota relacionada: