Alcaldía de Mario Durán desaloja a vendedores de la calle Rubén Darío

Foto/Emerson Flores

Emerson Flores

Emerson Flores

Cientos de vendedores de la calle Rubén Darío y avenidas fueron desalojados por la alcaldía de San Salvador, en momentos en que el país está bajo régimen de excepción. A pesar de que habían sostenido reuniones con representantes de la comuna y la promesa de ser reubicados en el nuevo mercado Hula Hula, el lunes 18 de abril recibieron un aviso en el que les daban 48 horas para retirar la estructura y ventas; de lo contrario, la municipalidad procedería a implementar la intervención. 

Uno de los vendedores desalojados dijo a GatoEncerrado que tiene 4 días de no trabajar y ha llegado al centro de San Salvador a buscar un nuevo espacio para seguir vendiendo. “En este momento me siento atado de manos. El nuevo mercado dijeron que iba a ser para todos, pero en ese lugar, que hoy dicen que será un centro comercial, no cabemos todos y no todos tienen la posibilidad de pagar los $200 que cuesta el alquiler”, indicó.

A diferencia de años anteriores, esta vez los vendedores no reaccionaron con protestas. “Ellos (alcaldía) avalaron el desalojo por el estado de excepción. Porque hacer algún tipo de protesta en este momento es para que lo vinculen a uno con delincuentes”, sostuvo uno de los comerciantes.

El alcalde Mario Durán dijo este jueves que la medida es parte de la segunda fase de revitalización del Centro Histórico de San Salvador, que contemplará el proyecto para un corredor del microcentro, la plaza Simón Bolívar y el gran corredor Rubén Darío.

Durán aseguró que abrirán una oficina en el mercado Hula Hula para los vendedores desalojados soliciten información para optar a un puesto. Son más de 1,000 vendedores desalojados y el mercado tienen capacidad de 900 puestos; sin embargo, el edil dijo que algunos podrían ser reubicados en otros mercados.

 

El alcalde de San Salvador, Mario Durán, afirmó que el desalojo de la calle Rubén Darío se enmarca dentro de la fase dos de la revitalización del Centro Histórico de San Salvador que consiste en recuperar los espacios públicos. El día lunes recibieron una nota con la orden de desalojar la calle en un plazo de 48 horas. En reuniones que los vendedores mantuvieron con personal de la alcaldía llegaron al acuerdo de desalojar cuando tuvieran un nuevo espacio para seguir trabajando.  Foto/Emerson Flores.

Personal del CAM y de la PNC cerraron los accesos a la calle Rubén Darío mientras se llevaban a cabo las obras de desalojo y limpieza. Foto/Emerson Flores.

Los restos de los puestos ubicados sobre la calle Rubén Darío y avenidas yacen en el suelo. Según uno de los vendedores desalojados, la alcaldía afirma que apoyaron  a los vendedores para sacar su mercadería de los locales, pero esto no es cierto. El desalojo, según cuenta, es voluntario se aprovechó del temor por la situación que existe bajo el régimen de excepción. “El alcalde aprovechó eso para desalojarnos, porque tenemos temor”, expresó. Foto/Emerson Flores.

Empleados de la alcaldía usan máquinas para desmembrar los puestos ubicados en la calle Rubén Darío. Foto/Emerson Flores

Un empleado de la alcaldía desmonta el techo de un puesto ubicado en el Centro Histórico de San Salvador. Foto/Emerson Flores

Las máquinas de limpieza se encontraban en la calle Rubén Darío para quitar los despojos de los puestos. Foto/Emerson Flores.

Un grupo de vendedores recoge material de sus puestos en las cercanías del nuevo mercado Hula Hula. Foto/Emerson Flores.

Una vendedora señala su puesto que se encuentra dentro del cerco instalado por la alcaldía de San Salvador. Muchos vendedores remataron su mercadería el día que recibieron la orden de desalojo. Foto/Emerson Flores.

Personal de la alcaldía de San Salvador desmonta un puesto de ventas ubicado en el Centro de San Salvador. Cientos de vendedores se han quedado sin alternativas para seguir trabajando. Foto/Emerson Flores.

El alcalde Mario Durán mencionó que la calle Rubén Darío será la puerta de entrada al corazón de la ciudad y la recuperación de espacios que forman parte del patrimonio de la capital. Foto/Emerson Flores.

Un gato descansa debajo de la mesa de una pupusería desalojada en el Centro Histórico. Foto/Emerson Flores.

Vendedores de lugares aledaños a la calle Rubén Darío también temen ser desalojados. El alcalde dijo que en total serán intervenidas 24 cuadras. Foto/Emerson Flores.

Algunos vendedores conservan mercadería dentro de sus puestos, otros optaron por pagar transporte para llevarlo a sus casas. Foto/Emerson Floes.

Un grupo de vendedores que fueron desalojados de la calle Rubén Darío se han ubicado en la calle Arce para seguir vendiendo. Foto/Emerson Flores.

Un grupo de puestos ubicados en el Centro Histórico permanecen cerrados. Algunos vendedores optaron por desmantelar sus propios puestos. Foto/Emerson Flores.

Más de GatoEncerrado