Foto/Twitter ministro Romeo Rodríguez

Bukele aún no tiene un Plan Nacional de Salud tras 16 meses de gobierno

Aunque esta última semana de septiembre el Ministerio de Hacienda debe presentar a la Asamblea Legislativa el Proyecto de Presupuesto General de la Nación que se estará ejecutando cuando el presidente cumpla la mitad de su mandato de cinco años en diciembre de 2021, el gobierno ha tenido que diseñarlo sin haber elaborado aún el  Plan Nacional de Salud. Además, en el año de la pandemia por COVID-19 y tras haber recibido más de 3 mil millones de dólares para atender la emergencia, ha decidido clasificar como secreto hasta septiembre de 2021 cualquier borrador del plan.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El 27 de agosto de 2019, unos días antes de los primeros 100 días de gobierno, el presidente Nayib Bukele interrumpió las programaciones de radio y televisión de El Salvador para irrumpir en los hogares con una cadena nacional en la que lanzó el Plan Nacional de Salud. Según dijo, gracias a ese plan los hospitales nunca más tendrían desabastecimiento de medicamentos y la atención se enfocaría en la prevención. El mandatario aseguró que el plan ya estaba en ejecución a tal punto que, según él, ya daba resultados. Un año más tarde, el Plan Nacional de Salud no existe. 

Cuando hace un año la revista GatoEncerrado pidió el documento que contenía el plan, descubrió que la ministra de Salud de ese momento, Ana Orellana, lo había declarado bajo reserva por un plazo de un año, con la explicación y argumento de que “aún se encuentra en proceso deliberativo con todas las entidades que forman el gabinete de salud”. 

La reserva de aquel plan que aún no estaba listo venció el pasado 9 de septiembre, pero el sustituto de Orellana, Francisco Alabí, ratificó que aún no está listo y declaró que el documento siga bajo llave en el Índice de Información Reservada hasta el 10 de septiembre de 2021.

La decisión de mantener bajo reserva cualquier borrador que pueda haber sobre ese plan ocurrió solo días antes de que el Ministerio de Hacienda deba presentar a la Asamblea Legislativa el Proyecto de Presupuesto General de la Nación para 2021, y el gobierno ya ha adelantado que pretende reforzar, entre otros, el presupuesto de Salud.

Según el ministro Alabí, la crisis sanitaria movió el tapete y “es imprescindible realizar los ajustes que encajen en esta nueva dinámica, a fin de ejecutar con éxito un plan que mejore sustancialmente los servicios de salud que se presta a la población salvadoreña”. 

Lo que no ha dicho Alabí, pero que sí ha sido pasto para críticas de la legislatura, es que la prensa salvadoreña ha develado decenas de casos de corrupción enmarcada en las compras de bienes y servicios para atender la emergencia. Además, diputadas y diputados de los partidos opositores han venido señalando la renuencia de la administración a rendir cuentas y transparentar el financiamiento de la emergencia por la pandemia de COVID-19. La última arma contra el gobierno la entregó el mismo gobierno cuando hace solo unos días, el presidente del Banco Central de Reserva (BCR) puso en evidencia la falsedad del discurso del gobierno de que no ha recibido un solo centavo para enfrentar la emergencia, al revelar en la Asamblea Legislativa que el Ejecutivo sí recibió más de 3 mil millones de dólares.

El Salvador reportó su primer caso de COVID-19 el 18 de marzo, cuando ya  habían transcurrido nueve meses del nuevo gobierno del presidente Nayib Bukele. En ese momento, el país aún no contaba con objetivos y ejes de trabajo para garantizar la atención en salud en el quinquenio que había arrancado el 1 de junio de 2019. 

Extracto de la resolución de acceso a la información en la que el ministro de Salud, Francisco Alabí, explica que extiende por un año más cualquier borrador del Plan Nacional de Salud.

Una vez vencido el plazo de reserva del plan declarado en 2019, GatoEncerrado hizo una nueva petición de entrega del documento el pasado 18 de septiembre de 2020. Dos días más tarde, el jueves 23, el oficial de información del Ministerio de Salud, Carlos Alfredo Castillo, negó el documento y explicó que el motivo es que se encuentra prácticamente en la misma situación que hace un año, ya que “la discusión o etapa deliberativa— fue diferida para atender la pandemia, lo cual es un hecho público y notorio”.

Al igual que sucedió el año pasado, el Minsal presentará este 30 de septiembre un nuevo presupuesto para el funcionamiento de la institución en 2021 sin tener un marco de objetivos claros y actualizados, y sin explicar cómo se dio un giro o seguimiento a la Reforma de Salud impulsada en la década anterior.

El presupuesto del Minsal para el 2020 fue de $757,852,654. El 46 % de este monto fue destinado a los 30 hospitales de la red nacional. En un comunicado, publicado este domingo 27 de septiembre por la Secretaría de Prensa de la Presidencia, se adelantó que dentro de las apuestas de Salud, en el anteproyecto que llevará el Ministro de Hacienda a los diputados, está solicitar 60 millones de dólares para el nuevo Hospital El Salvador. Esto significa un monto similar al que recibió el Rosales este año. Este hospital especializado y de referencia nacional que se encarga de atender emergencias y consultas de por lo menos 17 subespecialidades, como nefrología, neurología, oncología, dermatología, ortopedia entre otras, recibió $61.5 millones para 2020.

El Hospital El Salvador, que en un inicio fue anunciado como una obra temporal para atender a pacientes contagiados con la COVID-19, se convirtió en un proyecto permanente de más de 70 millones de dólares de inversión, que aún no concluye. Solo para terminar el funcionamiento de este año, los diputados aprobaron a inicios del mes más de $15 millones provenientes de un préstamo de $250 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El uso definitivo del nuevo hospital ha ido variado; en la última semana se habló de convertirlo en un centro de especialidades.“En el hospital El Salvador nosotros vamos a poder generar esa área de neurología, esa área de cardiología, nefrología, esa área de terapia radioactiva”, declaró el ministro Alabí. 

En el comunicado, el gobierno pide a los diputados “que se haga un debate técnico y un contraste objetivo sobre las necesidades de gasto que tiene el país y sus diversas fuentes de financiamiento”. El debate técnico no será fácil si no se tiene como referencia el marco de objetivos a largo plazo en materia de Salud. 

Tampoco ha sido posible conocer en qué consiste el Plan de Control Territorial ni el Plan Nacional de Agua. Estos proyectos se convirtieron en bandera para la solicitud de fondos, la comunicación digital y la producción de videos y vallas publicitarias, pero no se pueden descargar en ningún sitio web oficial. 

*Cecibel Romero es periodista independiente y colaboradora de Salud con Lupa.

Más de GatoEncerrado

Publicidad