Foto/Emerson Flores

Asesinan a dos militantes del FMLN en una campaña marcada por discursos de odio

El secretario general del FMLN, Óscar Ortiz, señaló que el ataque es consecuencia de los discursos de odio del presidente Bukele y su gabinete. Hasta la mañana de este 1 de febrero, la Policía mantuvo que hay tres capturados tras el ataque armado. La Policía también informó preliminarmente que entre los capturados hay agentes asignados al ministro de Salud, Francisco Alabí. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Por Ezequiel Barrera

Por Ezequiel Barrera

A las 6:20 de la tarde, de este domingo 31 de enero, un grupo de militantes del FMLN se desplazaba hacia la sede del partido conocida como “229” en el centro de San Salvador, a bordo de un pick up blanco y con banderas del partido. Venían de una concentración, con motivo de la campaña del candidato a alcalde por San Salvador, Rogelio Canales, a 27 días de las elecciones. Mientras esperaban el cambio de luz en el semáforo que está entre la 11 avenida norte y la Alameda Juan Pablo II, un vehículo sedán azul se colocó a un lado. Los pasajeros de ese sedán comenzaron a insultarlos por ser miembros del partido de izquierda e incluso a tirarles agua. 

Cuando el semáforo cambió a luz verde, el pick up avanzó rápido para dejar atrás el incidente, pero el sedán se adelantó, y entre la 11 avenida norte y la 1 calle poniente, se atravesó para no dejar pasar al pick up. Tres hombres bajaron del sedán y uno de ellos sacó un arma de fuego y comenzó a disparar. Uno de los militantes que iba en el pick up contó que se tiró a la cama y solo escuchó, en medio de los balazos, que sus compañeros gritaban “hay niños, hay niños”. 

Para cuando los hombres subieron a su sedán y se marcharon, cinco de los militantes estaban heridos. El pick up, en vez de terminar de llegar hasta la sede del partido, se dirigió de inmediato a la entrada de emergencias del hospital Rosales, ubicado a siete cuadras sobre la 1 calle poniente. 

En el hospital, dos de los lesionados, identificados como Gloria Rogel del Cid y Juan De Dios Tejada, fallecieron, según detalló la jefa de fracción Nidia Díaz. Ambos son excombatientes del FMLN.

El pick up quedó afuera del hospital, con sangre en su cama y dos pares de zapatos café: uno de mujer y otro de hombre y mascarillas. Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) llegaron y acordonaron el lugar. 

Vehículo en el que se desplazaban los militantes del FMLN que fueron atacados. El vehículo quedó estacionado a un costado de la entrada de emergencias del hospital Rosales. Foto/Emerson Flores.

En la escena donde ocurrió el tiroteo, la Policía también acordonó y la inspección ocular fue tan rápida que a las 8:20 de la noche ya no había diligencias de investigación en la zona. Un vigilante que pasaba por el lugar hacia uno de los edificios cercanos fue interrogado por agentes de la Policía y se lo querían llevar detenido, pero lo dejaron ir a su trabajo hasta que demostró que no participó en el tiroteo. 

A las 9:45 de la noche, el fiscal general Raúl Melara confirmó, afuera del hospital Rosales, que dos de los atacantes fueron capturados y aclaró que para esa hora todavía no tenía información sobre cómo es que uno de los atacantes también estaba herido. Unos minutos después, actualizó la información y aseguró que un tercer involucrado había sido detenido. 

“Uno de los capturados está herido, no tengo los detalles, pero sí está detenido aquí en el MQ (hospital Médico Quirúrgico). Lo importante es que este tipo de hechos no puede repetirse en el país”, dijo el fiscal Melara. 

El fiscal Raúl Melara llegó al hospital Rosales y confirmó la detención de tres de los supuestos atacantes. Foto/Emerson Flores

Hasta la mañana de este lunes 1 de febrero no había una versión oficial sobre cómo resultó herido uno de los atacantes. El secretario general del FMLN, Óscar Ortiz, aseguró que ninguno de los militantes que se conducía en el pick up iba armado, pero el ministro de Salud, Francisco Alabí, dijo en la entrevista matutina del canal 12 que se trató de un ataque “mutuo”.

Los detenidos, según información preliminar de la Policía, son agentes asignados a la seguridad del ministro de Salud. El funcionario, sin embargo, se limitó a decir vagamente en esa entrevista que uno de ellos estaba asignado a Salud.

“El presidente (Nayib Bukele) era bastante claro el día de ayer: uno de los elementos es del Ministerio de Salud y precisamente estaba siendo intervenido al recibir impactos de bala también. Existe ya todo un proceso, las autoridades van a ser las responsables de hacer toda la investigación correspondiente”, dijo Alabí.

El presidente Bukele también tuiteó que la Policía capturó a dos militantes del FMLN por herir de bala a uno de los atacantes. 

Discursos de odio

El secretario general del FMLN atribuyó lo ocurrido a los discursos de odio que el presidente Nayib Bukele mantiene en contra del FMLN y aseguró que este tipo de violencia política, que deja fallecidos, no se registraba en el país desde los primeros años de la década de 1990, después de los Acuerdos de Paz.

Secretario General del FMLN, Óscar Ortiz, señala que el ataque es consecuencia directa de los discursos de odio del presidente Bukele.

“Está claro que hemos tenido de manera reiterada (el discurso de odio). Posiblemente tengamos a la persona más violenta, más violador de todos, que es el presidente de la República. Es el que ha estado incitando a la violencia, incitando al odio, incitando a la confrontación (...) Desconozco a ese tipo que está en la presidencia, porque creo que es un salvaje, no puede jugar así con la situación de los salvadoreños. Está llevando al país a un caos y a una situación innecesaria de confrontación social”, dijo Ortiz.

El secretario agregó que “tarde o temprano vamos a tener hechos más lamentables” y que la violencia que el presidente incita se le devolverá, porque “no es una cosa de una sola parte”. También hizo un llamado a la comunidad internacional para que esté pendiente de El Salvador, tras los discursos de odio de Bukele.

Unos minutos después de ocurrido el ataque armado, el presidente Bukele tuiteó, fiel a su estilo incendiario, que los “partidos moribundos han puesto en marcha su último plan”, con lo que insinuó que el FMLN hizo un autoatentado para dañar su imagen presidencial en medio de la campaña para elegir a los nuevos diputados y alcaldes. La imagen presidencial es, de hecho, la campaña del partido Nuevas Ideas, de la que sus candidatos se cuelgan para pedir el voto. 

Desde su campaña presidencial, en 2019, Bukele ha mantenido un discurso de odio en contra de los partidos tradicionales, incluido y principalmente el FMLN, del cual fue expulsado. El presidente Bukele también ha incluido en sus discursos de odio a académicos, defensores de derechos humanos y periodistas que lo cuestionan. En ocasiones hasta ha dedicado la mayor parte de cadenas nacionales de radio y televisión para desprestigiar a todos los que lo cuestionan por casos de corrupción o la improvisación de su gobierno en medio de crisis.

Su discurso, acompañado, aplaudido y repetido por sus funcionarios y personajes como Walter Araujo, le sirvió para ganar la presidencia y crear un ambiente en el que personas como Aaron Elías Martínez Santos se atrevieran a amenazar en redes sociales, con un fusil, a los opositores del presidente Bukele. Martínez Santos fue capturado en abril de 2020 y luego de un proceso judicial fue condenado a tres años de prisión por cometer apología de delito e incitación pública a actos de Terrorismo.

El vicepresidente Félix Ulloa, siguiendo la narrativa de Bukele, se reunió este domingo 31 de enero con veteranos, en un evento para entregarles paquetes alimentarios, a unas calles de donde ocurrió el ataque armado en contra de los militantes del FMLN. En su discurso, utilizó frases incendiarias como “estamos en una nueva guerra con nuevos actores”. Una guerra, según el vicepresidente, que debe ganarse en las elecciones del 28 de febrero por el partido Nuevas Ideas.

Más de GatoEncerrado

Publicidad

Publicidad