Foto/Asamblea Legislativa

Comisión de la mujer desecha la ley de identidad de género y otras 29 iniciativas heredadas

Diputados de la bancada de Nuevas Ideas decidieron engavetar 30 propuestas de reformas y leyes heredadas de las legislaturas anteriores, entre esas se fue el anteproyecto de una Ley de Identidad de Género y la Ley Especial por la Igualdad y la no Discriminación, iniciativas que han sido luchas históricas del movimiento LGBTI. Durante la reunión de este 14 de mayo, la diputada Marcela Pineda pidió mandarlas al archivo bajo el argumento de que eran “abanderadas por cúpulas” y por estar “obsoletas y no apegadas a la realidad”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Mónica Campos

Mónica Campos

La Comisión de la Mujer y la Igualdad de Género de la nueva Asamblea Legislativa, integrada en su mayoría por diputadas de Nuevas Ideas, decidió archivar 30 iniciativas que estaban pendientes de estudio y aprobación desde anteriores legislaturas. Entre esos expedientes que fueron desechados está la Ley de Identidad de Género y la Ley por la igualdad y la no Discriminación (LEID).

Los activistas y defensores de derechos lamentaron que los legisladores archivaran una ley que tardó más de 10 años en construirse y que no nació de los partidos políticos de las anteriores legislaturas, sino del trabajo de las organizaciones que velan por los derechos humanos de la población LGBTI, la cual además tuvo el apoyo de instituciones nacionales y organismos internacionales.

La diputada de Nuevas Ideas, Marcela Pineda, propuso que mandaran todos los expedientes al archivo argumentando que “no se puede abanderar iniciativas lideradas por cúpulas”, según escribió en Twitter la bancada cian. Posteriormente, al ser consultada por un periodista, Pineda justificó que había propuestas desde 2012 que ya no están acorde a la realidad. “Bajo esas circunstancias y siendo que la realidad y los derechos de las mujeres han cambiado, y las exigencias han cambiado, es que se toma la decisión de mandar a archivo esos 30 expedientes”, sostuvo. Sin embargo, algunas de esas propuestas eran leyes recientes y buscaban el avance en materia de derechos humanos. 

La diputada de Vamos, Claudia Ortiz, explicó a GatoEncerrado que se abstuvo de votar y pidió dejar registrado su razonamiento, ya que no tuvo acceso a los expedientes completos y, por lo tanto, no los había estudiado. “Yo voté con una abstención y tuve que decir y pedí que se registrara en el sentido de que no estoy en contra de reducir la mora legislativa pero que era necesario razonar cada una en cada uno de los expedientes”, dijo. 

Ortiz aseguró que les prometieron darles acceso, en la nube, a unos archivos con cada uno de los expedientes para ser estudiados, sin embargo nunca se los hicieron llegar. Ella pidió que se los pasaran a un dispositivo USB, pero tampoco pudo obtenerlos porque al ser insertado en varias computadoras de la Asamblea se llenó de virus. “La misma situación de debilidad en temas tecnológicos de la Asamblea no ha permitido que se puedan digitalizar todos los expedientes”, dijo. 

La diputada de Vamos sostuvo que si bien la Ley de Identidad de Género no es parte de su agenda, pues se describe como una persona conservadora, era necesario la discusión antes de decir archivar todas las iniciativas. 

En cuatro páginas que publicó en su cuenta de Twitter se encuentra un listado de expedientes, en los cuales también está la Ley Especial para Prevenir y Erradicar la Muerte Violenta de Niñas y Mujeres. 

“Mi postura era que había que analizar. La postura de la bancada cian era que había que limpiar la mora legislativa para empezar con una agenda nueva. Fueron bastantes radicales en decir que no se podía confiar en nada de lo que propusieran otros partidos. Han usado de manera abusiva su mayoría”, cuestionó.

Una Ley  de Identidad de Género en abandono

La propuesta de una Ley de Identidad de Género llevaba más de tres años en espera, después de que el FMLN le dio iniciativa. La ley no ha tenido el apoyo de partidos conservadores de derecha como Arena, Gana y PCN.

El proyecto de ley fue presentado por la Mesa Permanente por la Identidad de Género el 22 de marzo de 2018, con el objetivo de garantizar el derecho al nombre a las personas trans, amparándose en el artículo 36, inciso 3 de la Constitución de la República que dice que “toda persona tiene derecho a tener un nombre que la identifique”. 

Con la decisión de las legisladoras, la iniciativa quedaría suspendida y a la espera de una nueva propuesta. La diputada Ortiz aseguró que la técnica les dijo que el hecho de mandar los expedientes al archivo no significa que no se puedan discutir en seis meses. “Lo que no se puede discutir en seis meses es lo que ha sido discutido en el pleno, pero no quiere decir que lo que se manda al archivo (en comisión) no se puede discutir”, dijo.

Sin embargo, el Reglamento Interior de la Asamblea Legislativa, en el artículo 96, indica que “cuando un proyecto de Ley fuere desechado o no fuere ratificado, o una moción se rechazare, no podrán ser propuestos nuevamente dentro de los próximos seis meses”.

Por su parte, la diputada Marcela Pineda alegó que los expedientes quedan "intactos" y "simplemente se sacan de la mora legislativa". Además, dijo que la ley habilita a los diputados para dar iniciativa de ley a las propuestas.

Karla Guevara, abogada, defensora de Derechos humanos e integrante de la Mesa Permanente por una Ley de Identidad de Género, lamentó que esta propuesta hubiera estado en abandono en la anterior legislatura. La propuesta sobre identidad de género pasó tres años en la comisión sin obtener los votos necesarios para ser discutida en el pleno. “Lo más que hicieron fue darnos dos, tres reuniones”, explicó Guevara, quien además dijo que ya se esperaban una acción como esta por parte de la nueva legislatura.

“Es un revanchismo político lo que estamos viendo. Primero sus oponentes eran Arena y el FMLN. Ahora, como ya no están ellos, los enemigos somos la sociedad civil”, dijo. 

La activista recalcó que el anteproyecto de ley no nació de los partidos de la anterior legislatura sino del trabajo de las organizaciones que velan por los derechos humanos de la población LGBTI. 

“Son 10 años de esfuerzo tirados a la basura. Esa ley la venimos trabajando como mesa desde el 2011. Hicimos muchas consultas con instituciones del Estado, con el Centro Nacional de Registros (CNR), con el Registro Nacional de Personas Naturales (RNPN), con juzgados de familia, con personas de la sociedad civil. Invertimos mucho dinero en este proyecto de ley para que ellos solo vengan y por un revanchismo político lo manden a archivo”. 

Guevara, además, desaprobó que la acción se haya realizado sin consultar a las organizaciones. “¿Cómo van a decir que es obsoleto? Sí, es cierto, habían cosas en la Ley de Identidad de Género que pudieron haber arreglado con respecto a los nuevos estándares de derechos humanos, por ejemplo, en lugar de hacer un proceso judicial hacer uno administrativo; pero, para hacer eso tuvieron que primero escuchar a las organizaciones de sociedad civil para sentarnos y ver si es una buena voluntad lo que tienen, pero lo que tienen es revanchismo político”, reiteró Guevara.

Bianka Rodríguez, directora de Comcavis Trans, otra de las impulsoras de la ley, condenó esta acción por considerar que atenta contra el trabajo que por años han realizado las organizaciones sociales con apoyo de organismos internacionales como Naciones Unidas, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados  (Acnur), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Humans Rights Watch. 

Rodríguez calificó el hecho como un grave retroceso y recalcó que el deber de cualquier legislador es garantizar el aval de los derechos humanos, sobre todo para poblaciones que han sido vulnerabilizadas. 

“Aquí no se trata de tintes políticos, aquí se trata de derechos humanos y los derechos humanos no se pueden negociar a través de partidos políticos. Si ese es el mensaje del presidente o de la bancada cian están cometiendo un grave error al engavetar leyes que ya tenían un avance y sobre todo es que son leyes que ni siquiera las legislaciones anteriores dieron la garantía de poder ser estudiadas. Se supone que son legisladores que vienen con un cambio”, zanjó la activista. 

¿En qué consistía la Ley de Identidad de Género?

Ambar Alfaro, activista y derechos humanos subió a su cuenta de facebook un video en el que se le ve muy conmocionada con la noticia. En el video dice “esta ley no solo tiene esfuerzo si no la sangre de nuestras hermanas”. Y es que en El Salvador las personas trans son excluidas del ámbito laboral y educativo, donde se enfrentan a burlas, amenazas y agresiones y algunas veces hasta a ser asesinadas. Ante la falta de oportunidades muchas optan por ejercer el trabajo sexual, lo cual las pone en contexto de vulnerabilidad.

Comcavis trans por años ha documentado las muertes de las personas trans de manera independiente, ya que el sistema judicial, la Fiscalía General y la Policía Nacional Civil no registran la identidad de género de las personas asesinadas o fallecidas por otras causas. En 2019, la organización registró ocho asesinatos de mujeres trans, en 2020 se registraron cuatro y en lo que va del 2021 la organización ha registrado el asesinato de tres personas trans. 

En el terreno de lo judicial, esta población ha sido históricamente ignorada. Fue hasta 2020 que se dictó la primera condena contra los culpables del asesinato de una mujer trans en El Salvador. Por el asesianto de Camila Díaz fueron condenados a 20 años de prisión cuatro agentes policiales. Las organizaciones han insistido en que uno de los mayores agresores hacia la población trans son los cuerpos de seguridad del Estado. 

Bianka Rodríguez explicó que la Ley de Identidad de género no solo buscaba para la población trans el derecho al nombre sino que era una puerta para que esta población históricamente excluida accediera a otros derechos fundamentales. 

“La ley de identidad de género no es una ley que solo venía a decir te vas a llamar Bianka, Karla o Garbiel, viene a reconocer derechos como el que no se nos discrimine al querer acceder a un empleo formal o querer acceder a una educación formal con nuestra identidad de género. La ley de identidad busca reconocer las problemáticas y deudas que tiene El Salvador con la población trans y de igual manera eso buscaba la Ley contra la Discriminación”, explicó.

Las activistas esperan que el Sistema Internacional de Derechos Humanos se pronuncie sobre este hecho. “El día de ahora estamos en comunicación con el Relator de Naciones Unidas de la orientación sexual y la Identidad de Género, Víctor Madrigal, sobre este grave retroceso”, dijo Rodríguez. La activista también aseguró que harán llegar a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos una petición para que se pronuncie ante el bloqueo del avance de esta ley.

Esta no es la única propuesta de ley que ha sido descartada. Los diputados de Nuevas Ideas han enviado los expedientes de todas las comisiones de la Asamblea Legislativa al archivo, entre ellas el proyecto de ley general de agua, el cual tenía un avance de 111 artículos acordados en la legislatura anterior, de un total de 160, es decir, un 69.38 % de avance.

Más de GatoEncerrado

Publicidad

Publicidad