Foto/Emerson Flores

Una sesión solemne para jactarse de la concentración del poder

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Emerson Flores

Emerson Flores

El presidente de la República, Nayib Bukele, llegó la noche del 1 de junio a la Asamblea Legislativa, en el aniversario de su segundo año de gobierno, para dar un discurso motivador a sus seguidores y desafiante para sus críticos, a través de una cadena nacional de radio y televisión. La primera sesión solemne de la nueva Asamblea, dominada por el partido oficialista Nuevas Ideas, tenía como propósito escuchar el informe de labores del presidente del segundo año de gobierno, pero en su lugar lo que hubo fue una ceremonia para celebrar que los tres poderes del Estado ahora están concentrados en la persona del presidente Bukele y su equipo de gobierno. La última vez que Bukele estuvo en el Salón Azul fue el 9 de febrero de 2020, cuando llegó con militares y usurpó la silla presidencial del poder legislativo.

Este 1 de junio, diputados, funcionarios del gobierno, miembros del cuerpo diplomático y familiares del presidente presenciaron el momento vestidos de gala. Estas algunas imágenes de esa noche. 

Los momentos previos a la sesión solemne estuvieron marcados por el control sobre la prensa que Casa Presidencial intentó tener sobre los periodistas. Durante la tarde, encargados de comunicaciones de la Asamblea avisaron a la prensa que los periodistas serían trasladados desde las instalaciones del INDES hasta la Asamblea, para poder asistir al evento. Esa era la forma de ingresar al recinto legislativo. No como en años anteriores, cuando los periodistas llegaban directamente y sin ningún tipo de control a cubrir la rendición de cuentas de los funcionarios. Foto/Emerson Flores.

En la parte de afuera del Salón Azul, el canal estatal 10 y el oficialista Diario El Salvador colocaron tarimas para dar cobertura en vivo al discurso de Bukele. Los comunicadores institucionales llegaron temprano para prepararse. Foto/Emerson Flores

Desde el 1 de mayo, cuando los alcaldes del partido Nuevas Ideas tomaron posesión de sus cargos, los escudos de las diferentes alcaldías fueron modificados para tener los colores institucionales del gobierno central. Lo mismo ha pasado con los emblemas y colores de la Fiscalía y otras instituciones de gobierno. Foto/Emerson Flores.

El comisionado de la Cicíes, Ronalth Ochaeta, estuvo presente durante el discurso del presidente Bukele. La Cicíes fue una de las propuestas emblema que prometió el presidente Bukele en su campaña, hasta que comenzó a investigar las compras realizadas durante la pandemia. Foto/Emerson Flores.

La familia de la primera dama, Gabriela de Bukele, también asistió para escuchar el discurso del mandatario. Foto/Emerson Flores.

El secretario jurídico de la Presidencia, Conan Castro, saluda a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, elegidos en un proceso irregular por la nueva Asamblea Legislativa el 1 de mayo. Foto/Emerson Flores.

La familia Bukele tuvo su lugar entre los invitados al discurso del presidente. Los hermanos de Nayi: Karim, Ibrajim y Yusef Bukele Ortez, son sus hombres de confianza y principales estrategas y lobbistas, aunque no ostentan cargos públicos. Foto/Emerson Flores. 

Carolina Recinos, jefa del gabinete de gobierno, apareció públicamente después de ser señalada en una lista oficial del departamento de Estado de los Estados Unidos, donde se menciona a funcionarios salvadoreños ligados a corrupción o narcotráfico. En la lista también apareció Rogelio Rivas, exministro de Seguridad y Justicia. Foto/Mónica Campos.

La encargada de negocios de la Embajada de los Estados Unidos, Jean Manes, y la embajadora de la República Popular de China, Ou Jianhong, asistieron a escuchar el discurso del presidente Bukele. En los últimos meses de gobierno, Bukele ha tenido una relación tensa con Estados Unidos y se ha acercado más a China. Foto/Emerson Flores.

La nueva encargada de negocios de la Embajada de los Estados Unidos, Jean Manes, llegó al país el 1 de mayo. Antes de asistir al discurso dijo públicamente que Estados Unidos pide separación de poderes en el país. Foto/Mónica Campos.

El presidente Bukele saluda a pabellón nacional. Los símbolos nacionalistas y militares tienen una gran predominancia para el gobernante. Uno de los mayores logros del gobierno, aunque no se ha revelado cómo, es la disminución de los homicidios. Bukele le atribuye este avance a su plan Control Territorial, en el que los militares tienen protagonismo con la Policía Nacional Civil. Foto/Emerson Flores.

Bukele se mostró desafiante contra sus opositores que, según él, tienen una agenda para desprestigiarlo. Mencionó entre esos enemigos a los partidos políticos minoritarios, organizaciones de sociedad civil y medios de comunicación que no son afines a sus ideas, aunque en son de burla se refiere a ellos como "el 3%" de la población. Foto/Emerson Flores.

Nayib Bukele también aprovechó el discurso para comprometer a sus seguidores, a través de un juramento, a que luchen contra todo lo que califica como "aparato ideológico", en lo que mete a críticos de su gobierno, académicos, organizaciones de sociedad civil y medios de comunicación independiente. Foto/Emerson Flores.

Simpatizantes del presidente fueron movilizados en autobuses hacia el Salón Azul, desde distintos puntos del país, para aplaudir a Bukele durante el discurso. Foto/Emerson Flores.

Además de ser un comité de aplausos para el presidente, mientras daba su discurso, también abuchearon a los diputados de la oposición. Al menos a los que conocían. Aplaudieron también a los diputados oficialistas de Nuevas Ideas, al menos a los que conocían. Foto/Emerson Flores.

En su discurso, el presidente Bukele aseguró que en su gobierno ha ocurrido una reducción histórica de homicidios y dijo que no ha negociado con pandillas. Lo dijo a pesar de que investigaciones periodísticas, del periódico El Faro, han revelado que funcionarios de Bukele han pactado con pandillas. Foto/Emerson Flores.

Los diputados del partido oficialista hacen todo juntos y bajo un mismo lineamiento, incluso actividades que no son netamente legislativas. El fin de semana anterior, algunos de esos legisladores compraron ropa formal en una tienda de segunda mano, como señal de austeridad, aunque en realidad aún no han utilizado esa ropa en la Asamblea Legislativa. Foto/Emerson Flores.

Al terminar el discurso de Bukele, empleados del área de comunicaciones de Casa Presidencial obstaculizaron la salida de la prensa. Estos también definieron los lineamientos para dar cobertura al evento, con una serie de restricciones como trasladarse en microbuses desde el INDES hasta la Asamblea, evitar fotos en los alrededores del Palacio Azul y no bajar de la segunda planta. En años anteriores y con diferentes gobiernos, los periodistas nunca fueron censurados para hacer su trabajo en el recinto legislativo. Foto/Emerson Flores.

Al salir del evento, los simpatizantes del presidente Bukele se cubrieron con los carteles que llevaron, mientras esperaban bajo la lluvia a los autobuses que los trasladarían hacia sus hogares. Foto/Emerson Flores. 

Más de GatoEncerrado

Publicidad

Publicidad