Foto/Emerson Flores

Fotogalería

Cuidar el manglar para enfrentar la crisis climática

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Emerson Flores

Emerson Flores

Habitantes de las comunidades de Barra de Santiago, Ahuachapán, se han organizado para propiciar un manejo sustentable de los manglares, así fue como surgió ProBosque, una asociación con 150 integrantes que colaboran activamente para restaurar y preservar el manglar que es hábitat del cangrejo, proporciona madera y leña y es el hogar de decenas de especies que se encuentran en peligro de extinción o son vulnerables. 

El cuidado del ecosistema les ha permitido, además de enfrentar los efectos de la crisis climática, mejorar sus condiciones de vida. Juan Campos, encargado de comunicaciones de ProBosque, afirmó: “Si extraemos con medida, la especie sobrevive”. 

Los manglares de Barra de Santiago son el hábitat de diferentes especies y son la fuente de sustento de cientos de familias en la zona. Según el biólogo Alberto González, la Barra de Santiago conserva ciertas especies que están en la Lista Roja de la UICN, como el caballito de mar, el mero goliath y pez lagarto. Por estas y otra razones fue elegida como sitio Ramsar, detalló. Foto/Emerson Flores.

Los pobladores de Barra de Santiago están distribuidos en un conjunto de islas. Para pasar de unas a otras, por el mangle, improvisan puentes. Foto/Emerson Flores.

Líderes de ProBosque se trasladan en la bocana de la Barra de Santiago. El estilo de vida de los habitantes de la comunidad gira en torno a los manglares que constituyen su fuente de trabajo y su misión que es cuidar de este recurso y restaurarlo. Foto/Emerson Flores.

El manglar es hogar y fuente de alimento para las iguanas verdes que se encuentran en situación de vulnerabilidad en el país. Foto/Emerson Flores.

Los cocodrilos son también especies que viven en el manglar de Barra de Santiago. Foto/Emerson Flores

El humedal de la Barra de Santiago también es el hábitat del caimán, que salen a tomar el sol al mediodía en el manglar. Foto/Emerson Flores.

Juan Campos es el secretario de comunicaciones de ProBosque. Solo el año pasado, la Asociación sembró 50,000 candelillas de mangle. El monocultivo de la caña es una de las amenazas que atentan contra el humedal de la Barra de Santiago. ProBosque se ha constituido como el protector del manglar que han colocado, desde 2,014, 2 millones semillas de manglar. Foto/Emerson Flores

Juan Campos es veterano de guerra. Desde que regresó a la Barra de Santiago al finalizar el conflicto armado, se dedica a la captura de cangrejo. Le lleva tres horas colocar las 70 trampas, para capturar cangrejo. Esta cantidad es parte de un acuerdo con el MARN, para evitar la explotación. Foto/Emerson Flores.

Los miembros de la Asociación ProBosque también realizan actividades de limpieza en la playa, para que los desechos no lleguen a los manglares. ProBosque está conformada por 150 pobladores de ocho comunidades de la zona. Foto/Emerson Flores.

Salvador Nolasco del PLAS La Chácara muestra cangrejos capturados en la zona. Muchas personas se dedican a la captura de este tipo de cangrejo que ha resurgido gracias al cuido del manglar. Foto/Emerson Flores.

Los manglares posibilitan entre el  80 y 90 % de la biodiversidad de las zonas costeras, garantizan oxígeno  y constituyen una barrera de protección contra huracanes y otras amenazas naturales- El beneficio para los habitantes de la zona son muchos, aunque no sean conscientes de ellos.  Foto/Emerson Flores

Los miembros de ProBosque se dedican a la pesca y salvaguardar los recursos. Les importa dar a conocer su trabajo, para obtener más recursos y seguir beneficiando a los habitantes de la Barra de Santiago y zonas aledañas. Foto/Emerson Flores

Pequeños retoños de mangle rojo comienzan a crecer en la zona del bosque El Imposible-Barra de Santiago. Foto/Emerson Flores.

Más de GatoEncerrado

Publicidad

Publicidad