Opinión

Bicentenario: 200 años de negación, 200 años de silencio y olvido

Yohalmo Cabrera

Yohalmo Cabrera

Salvadoreño autoidentificado como afrodescendiente , con antepasados de la etnia de los Panunes. Panunes es un residuo lingüístico modificado de Vanunes , región esclavizada en Senegambia, África Occidental, durante el siglo XVl. Es miembro activo y fundador de AFROOS (Afrodescendientes Organizados Salvadoreños).
Con el esfuerzo de sus padres, trabajó en el taller de herrería y estudió al mismo tiempo, logrando graduarse de Profesor de Educación Primaria, ha realizado también estudios de Ciencias Jurídicas. Se ha desempeñado como docente de los niveles básico, bachillerato y universitario.

Durante 200 años, la élite gobernante ha tergiversado el concepto de raza y nación, ha impuesto su posición oficial desde la academia, la escuela, las universidades, los medios de comunicación y su política interna y exterior. Secularmente ha negado la existencia y derechos de nuestra población afrodescendiente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Por Yohalmo Cabrera*

Este 15 de septiembre se cumplieron 200 años de la firma del acta de la Independencia de las provincias Unidas de Centroamérica, incluyendo la de San Salvador, pero también significan 200 años de negación, 200 años de exclusión, olvido y desamparo de la población indígena y afrodescendiente del país.

Las secuelas de la post independencia son brutales, no ha habido tiempo y no hay lugar para pensar en los excluidos de siempre en la historia oficial; se despojó del idioma, de su vestimenta, de su tierra y de su identidad a los pueblos indígenas, se ha borrado y subsumido a la población afrosalvadoreña a través del mito del mestizaje.

Durante 200 años la élite gobernante ha tergiversado el concepto de raza y nación, ha impuesto su posición oficial desde la academia, la escuela, las universidades, los medios de comunicación y su política interna y exterior, secularmente han negado la existencia y derechos de nuestra población afrodescendiente.

En el año 2001, el gobierno de El Salvador participó y suscribió la declaración de la "Conferencia mundial contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia", celebrada en Durban, Sudáfrica, en la que se demandó a los Estados, evaluar y formular políticas de Estado encaminadas a la reparación de la población afrodescendiente resultante de la deuda a partir de la trata de esclavos a la que se vieron sometidos, sin embargo el Estado salvadoreño nunca ha cumplido esta recomendación.

En el Bicentenario es importante traer a la memoria histórica parte del texto de la Declaración de Durban, en la cual se reconoce que: "... los afrodescendientes han sido durante siglos víctimas del racismo, la discriminación racial, la esclavización y de la denegación histórica de muchos de sus derechos…" , es inaudito que a pesar de esta declaración el Estado salvadoreño cumple hoy 200 años de negar la descendencia africana de gran parte de su población.

Es más, como si esto fuera poco, en el año 2005 el Gobierno de El Salvador presentó un informe ante la Convención para la Eliminación de la Discriminación Racial de Naciones Unidas en el que afirma que : "... la población salvadoreña no está compuesta por grupos con características raciales diferentes…", dando con ello el tiro de gracia a la posibilidad de existencia de afrodescendientes, con el argumento alegado que "aquí no existe población negra, porque El Salvador es el único país de Centroamérica que no tiene costas en el Mar Caribe", un argumento ridículo y absurdo.

En ocasión del Bicentenario, es válido decir que son 200 años de imposición de un proyecto político de un Estado Nación fundado por una élite criollista hegemónica y excluyente que inculcó en el imaginario colectivo un mestizaje entre españoles e indígenas, una población indígena mermada por la esclavitud, el maltrato y despojo de su tierra y su identidad, invisibilizando y excluyendo a los descendientes de africanos esclavizados que llegaron a estas tierras, a partir de la invasión, ocupación y colonización española a mediados del siglo XVI, lo cual está documentado en el Archivo General de la Nación, Archivo General de C.A y Archivo General de Indias en Sevilla, España.

¿Qué podemos celebrar los afrosalvadoreños en este Bicentenario? Hace un par de meses la bancada oficial de la Asamblea Legislativa mandó al archivo del olvido, la pieza de correspondencia que contenía la propuesta de reforma Constitucional al Art. 63 para que el Estado salvadoreño reconozca la existencia y derechos de su población afrodescendiente.

El mito de una nación mestiza no existe, nosotros surgimos cómo nación, de tres raíces, la española, la indígena y la africana.

Yohalmo Cabrera

Yohalmo Cabrera

Salvadoreño autoidentificado como afrodescendiente , con antepasados de la etnia de los Panunes. Panunes es un residuo lingüístico modificado de Vanunes , región esclavizada en Senegambia, África Occidental, durante el siglo XVl. Es miembro activo y fundador de AFROOS (Afrodescendientes Organizados Salvadoreños).
Con el esfuerzo de sus padres, trabajó en el taller de herrería y estudió al mismo tiempo, logrando graduarse de Profesor de Educación Primaria, ha realizado también estudios de Ciencias Jurídicas. Se ha desempeñado como docente de los niveles básico, bachillerato y universitario.

Más de GatoEncerrado

Publicidad